Michael Dell otra vez al timón

Michael S. Dell recuperó el liderazgo de la compañía que fundó. Reemplaza a Kevin B. Rollins después de más de un año de acumulación de problemas en Dell.

1 febrero, 2007

La compañía anunció el último día de enero la renuncia de Rollins como director ejecutivo y la asunción a ese cargo de Michael Dell, quien ahora volverá a ser CEO y presidente del directorio.

El cambio, del cual se viene hablando en Wall Street desde hace más de un año, fue presentado por la compañía como una decisión del directorio Sam Nunn, the former Georgia senator who is the presiding director of Dell’s board, was quoted in a company release as saying: “The board believes that Michael’s vision and leadership are critical to building Dell’s leadership in the technology industry for the long term.”

La compañía señaló en el mismo comunicado que los ingresos y ganancias correspondientes al último trimestre del año pasado serán inferiores a las predicciones de Wall Street. Ese tampoco fue un anuncio inesperado porque analistas de la industria dijeron hace varias semanas que mientras otros fabricantes de PC tuvieron muy buenas ventas, las de Dell son flojas.

Rollins no está autorizado a cobrar ni indemnización ni un plan de pensión. No obstante, se retira con opciones accionarias con un valor aproximado de US$ 30 millones, que ganó durante su período de mandato. Según Equilar, una firma que analiza los pagos a ejecutivos, Rollins ganó un total de US$ 42 en remuneración directa mientras fue director ejecutivo.

Dell y Rollins tenían una estrecha relación, compartían la oficina en la casa central (Texas) incluso después de que Dell dejara el cargo de director ejecutivo en 2004. Rollins entró a la compañía hace diez años como mano derecha de Dell después de haber actuado como consultor durante los tres años anteriores.

El tema de cuánto duraría en el cargo estaba en boca de todos desde que la compañía comenzó a revelar problemas a finales de 2005. Primero fue menor crecimiento de ingresos y luego, el año pasado, problemas contables que provocaron investigación de la Securities and Exchange Commission y el Departamento de Justicia.

Durante todo ese tiempo Dell defendió a su amigo a capa y espada. Diciendo, entre otras cosas, que los dos formaban un equipo y que si alguien tenía algún cargo que hacer que se lo hiciera a él también.

Entrevistado por la prensa en el día de ayer, se negó a comentar el cambio y a reflexionar sobre la larga relación que los une. Habló de su entusiasmo por volver a manejar la compañía y agregó que se siente como en 1984, cuando fundó Dell, sólo que con más experiencia.

Planes

Dell dijo que se propone orientar a la compañía hacia la provisión de servicios de consultoría a sus grandes clientes empresariales. Los servicios son un negocio que deja grandes márgenes, pero el sector actualmente está dominado por IBM y consultores como Electronic Data Systems. Hewlett-Pacxkard, el principal rival de Dell en el negocio de la computación, acaba de remozar su negocio de servicios porque lo considera una forma importante de vender más hardware y software.

Dell no descartó la posibilidad de que la compañía esté dispuesta a reexaminar su modelo de negocios de venta directa, que desarrolló para crear la compañía.

La compañía anunció el último día de enero la renuncia de Rollins como director ejecutivo y la asunción a ese cargo de Michael Dell, quien ahora volverá a ser CEO y presidente del directorio.

El cambio, del cual se viene hablando en Wall Street desde hace más de un año, fue presentado por la compañía como una decisión del directorio Sam Nunn, the former Georgia senator who is the presiding director of Dell’s board, was quoted in a company release as saying: “The board believes that Michael’s vision and leadership are critical to building Dell’s leadership in the technology industry for the long term.”

La compañía señaló en el mismo comunicado que los ingresos y ganancias correspondientes al último trimestre del año pasado serán inferiores a las predicciones de Wall Street. Ese tampoco fue un anuncio inesperado porque analistas de la industria dijeron hace varias semanas que mientras otros fabricantes de PC tuvieron muy buenas ventas, las de Dell son flojas.

Rollins no está autorizado a cobrar ni indemnización ni un plan de pensión. No obstante, se retira con opciones accionarias con un valor aproximado de US$ 30 millones, que ganó durante su período de mandato. Según Equilar, una firma que analiza los pagos a ejecutivos, Rollins ganó un total de US$ 42 en remuneración directa mientras fue director ejecutivo.

Dell y Rollins tenían una estrecha relación, compartían la oficina en la casa central (Texas) incluso después de que Dell dejara el cargo de director ejecutivo en 2004. Rollins entró a la compañía hace diez años como mano derecha de Dell después de haber actuado como consultor durante los tres años anteriores.

El tema de cuánto duraría en el cargo estaba en boca de todos desde que la compañía comenzó a revelar problemas a finales de 2005. Primero fue menor crecimiento de ingresos y luego, el año pasado, problemas contables que provocaron investigación de la Securities and Exchange Commission y el Departamento de Justicia.

Durante todo ese tiempo Dell defendió a su amigo a capa y espada. Diciendo, entre otras cosas, que los dos formaban un equipo y que si alguien tenía algún cargo que hacer que se lo hiciera a él también.

Entrevistado por la prensa en el día de ayer, se negó a comentar el cambio y a reflexionar sobre la larga relación que los une. Habló de su entusiasmo por volver a manejar la compañía y agregó que se siente como en 1984, cuando fundó Dell, sólo que con más experiencia.

Planes

Dell dijo que se propone orientar a la compañía hacia la provisión de servicios de consultoría a sus grandes clientes empresariales. Los servicios son un negocio que deja grandes márgenes, pero el sector actualmente está dominado por IBM y consultores como Electronic Data Systems. Hewlett-Pacxkard, el principal rival de Dell en el negocio de la computación, acaba de remozar su negocio de servicios porque lo considera una forma importante de vender más hardware y software.

Dell no descartó la posibilidad de que la compañía esté dispuesta a reexaminar su modelo de negocios de venta directa, que desarrolló para crear la compañía.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades