Los medios interactivos embarullan el cerebro

 Un estudio realizado en la Universidad de Stanford señala los efectos adversos que puede tener la realización de varias tareas simultáneas en dispositivos móviles. También menciona posibles consecuencias serias en desarrollo humano y productividad en el trabajo.

29 octubre, 2013

 Clifford Nass es profesor de la Stanford University especializado en aspectos psicológicos y sociales de la interacción humanos. Medios. Nass descubrió que el estudiante promedio de la universidad accede a tres medios en forma simultánea y que 25% de ellos usa cuatro o más dispositivos. La investigación indica con claridad que el realizar multitasking con esos aparatos impide la capacidad de concentrarse en la información relevante. Dicho con más precisión, les impide “prestar atención”.

Por ejemplo, si alguien mira un programa de televisión que muestra una línea de información en texto en la parte inferior de la pantalla, es menos probable que retenga la información del programa o la información del texto que corre.

Nass cita estudios que muestran que quienes hacen multitasking tienen dificultades para identificar la información importante y son incapaces de ignorar la información irrelevante. Lo irónico del caso, dice el profesor en las conclusiones, es que quienes hacen multitasking son menos capaces de realizar varias tareas en simultáneo que el resto de la gente porque no pueden dejar de pensar en lo que no están haciendo. El dice que esta incapacidad para procesar bien la información distrae a muchos gerentes y los hace tomar muchas veces decisiones equivocadas. Cita estudios que demuestran que los “multitaskers” no están en condiciones de escribir con tanta coherencia como la gente que se concentra en una cosa a la vez.

Los “multitaskers” no sólo no prestan atención a sus profesores, o jefes, o compañeros o clientes. Tienen problemas con las interacciones sociales en general. Según lo que Daniel Goleman llama la “inteligencia emocional”, los adictos a los nuevos medios no son buenos para leer las intenciones de los demás y tienden a ser socialmente y emocionalmente inmaduros. Prefieren retraerse en la comodidad de textear en lugar de hacer una conexión emocional ( y posiblemente conflictiva) con los que están en la habitación.

Nass señala que las políticas empresariales que alientan la actividad múltiple en medios – aquellas que piden a la gente que responda mails en cuestión de minutos, o piden a los miembros del equipo que mantengan la ventana del chat abierta o que usen celulares personales para el trabajo, lo que hacen es dañar la capacidad de los empleados para hacer su trabajo y trabajar eficientemente en sus equipos. Su conclusión es que esas políticas están “recableando el cerebro” de los empleados y sugiere que , por lo menos, los gerentes deberían insistir en que las laptop se mantengan cerradas durante las reuniones en vivo.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades