Lo que jamás hay que decir cuando te despiden

Cuando dejamos un trabajo, hay cosas que simplemente no podemos decir. Porque nuestros futuros jefes van a querer saber por qué nos despidieron.

21 octubre, 2015

Que nos despidan es un problema. De hecho, parece ser la última y definitiva derrota en un trabajo. La culminación de un cúmulo de errores. Pero como no se puede ganar siempre hay que hacer que los errores sean al menos parcialmente beneficiosos. Hay que saber convertir un fracaso en una oportunidad.

 

Nuestros futuros jefes van a querer saber por qué nos despidieron y qué hicimos para remendar lo que salió mal. Y van a querer escuchar una respuesta sensata, honesta y convincente. Lo que jamás tenemos que decir es “no funcionó”. Eso no dice nada sobre nosotros ni sobre la empresa donde trabajamos ni sobre nuestro ex jefe. Esa clase de respuestas no explican cómo y por qué nos fuimos y la variedad de respuestas a ese cómo y por qué es demasiado grande como para dejarlo a la libre interpretación de nuestro entrevistador. Tenemos una oportunidad única que nuestra contraparte en la historia no posee y es que nosotros podemos dar una explicación personal, cara a cara, de lo que pasó en nuestros último trabajo.

 

Una persona comprometida con encontrar un nuevo y mejor empleo, en cambio, va a pensar bien esa respuesta. Va a ser realista y a sopesar las virtudes y habilidades que adquirió durante el tiempo que trabajó pero también tiene que reconocer cuáles fueron los errores que cometió. Siempre se puede hacer una lista de las grandes victorias laborales, como un proyecto exitoso que coordinamos o una situación de conflicto que resolvimos. Siempre podemos recurrir a viejos compañeros para recibir feedback sobre nosotros que incluso podríamos haber pasado por alto porque los demás tienen una mirada distinta sobre nosotros. Esto, de paso, sirve para no cortar los vínculos con los ex compañeros que no sabemos cuando podrían ser de utilidad.

 

Los despidos son duros. Pero también son una buena oportunidad para la reflexión y la introspección, que nos van a ayudar a llegar mejor capacitados a la próxima entrevista y al futuro trabajo. Lo importante es hacerle saber a los demás que aprendemos de nuestros errores y que sabemos por qué algo no funciona cuando no funciona.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades