Límites entre educación y empresa

Esta es la séptima entrega de diez lineamientos que surgieron en los noventa y prometen consolidarse en los próximos años. Hoy: las instituciones educativas tradicionales no son operativas con las necesidades actuales.

La tecnología y la escasez de trabajadores calificados alimentan la tendencia hacia la educación paga. El costo cada vez más alto de la educación y la capacitación (US$ 665.000 millones al año en Estados Unidos solamente) está demostrando que se malgasta el dinero. Encuesta tras encuesta entre ejecutivos de empresas señalan una epidemia de trabajadores carentes de conocimientos básicos de matemáticas y de lectura, para no mencionar exigencias mayores como lógica, razonamiento intuitivo y la capacidad para comunicar conceptos complejos.

Los empresarios no son los únicos. Son muchos los padres que sienten que las escuelas públicas no están haciendo un buen trabajo en la educación de sus niños. Enseñar lo mínimo se ha convertido en la línea de base en un momento en que maestros y profesores tropiezan con barreras idiomáticas, violencia y políticas que ordenan promocionar a los alumnos sin importar las habilidades educativas.

Para suplir esa falta saltan al ruedo empresas con fines de lucro. Su objetivo no es sólo crear un banco de trabajadores capacitados, sino además aprovechar en enorme y lucrativo mercado. He aquí cómo lo hacen:

*Universidades empresarias. Por lo menos 1.600 empresas han instalado escuelas para contar con una sostenida oferta de trabajadores bien preparados. Está la Motorola University, con 100.000 estudiantes y presencia en 19 países, y también el Instituto DigiPen de Tecnología de Seattle, sostenido en parte por Nintendo of America, que ofrece un diploma de cuatro años en Real Time Interactive Simulation.

*Colegios franquiciados con fines de lucro. Este sector compite directamente con las universidades convencionales y las facultades comunitarias, y su participación en el gasto de educación superior crece continuamente. Entre los que marcan la tendencia figura el Apollo Group, operador de la University of Phoenix, y el DeVry Institute of Technology.

*Educación a distancia. Una de las razones por las cuales la University of Phoenix ha tenido tanto éxito es porque permite a los alumnos asistir a clases cuando les quede cómodo, mediante clases virtuales en la Internet. Ya hay una serie de facultades en Estados Unidos que ofrecen esta posibilidad, especialmente atractiva a los estudiantes que trabajan a tiempo completo. Alumnos de lugares tan diferentes como Suiza y Hong Kong pagan US$ 82.500 por un MBA Global Online de la Duke Univeristy. Eso es más de US$ 30.000 más de lo que pagarían por un MBA cursado en el campus de la misma Universidad de Duke, y prueba que la gente está dispuesta a pagar más a cambio de conveniencia y prestigio internacional.

*Edu-tenimiento. Juegos, libros, juguetes y programas de computación que educan mientras a la vez entretienen será el negocio de mayor crecimiento durante la década que se avecina. Este sector está dominado ahora por los creadores de software, pero se va a poblar mucho más a medida que marcas como Mattel, Microsoft y Knowledge Universe se sumen al juego.

* Escuelas pagas. La insatisfacción con las escuelas públicas tradicionales está llevando a muchos padres a enviar a sus hijos a otra parte. Ya hay en Estados Unidos unas 800 escuelas financiadas públicamente y administradas privadamente. Y el número de empresas que abren este tipo de escuelas crece rápidamente al amparo del dinero que aportan los inversores.

Las mejores oportunidades estarán en:

* Capacitación para empleados.

* Programas suplementarios para nivel pre-escolar, elemental y secundario.

* Preparación para exámenes de ingreso a universidades.

* Programas de tutoría.

* Software y juegos interactivos.

La tendencia hacia la educación paga pronto va a desdibujar la ya borrosa línea entre negocio y educación. Nuevas amenazas competitivas obligarán a las escuelas públicas a ofrecer a padres e hijos más opciones; y a los colegios tradicionales a poner más énfasis en las habilidades que en los títulos y a formar asociaciones con empresas para financiar la capacitación en áreas urgentemente necesitadas. Se está creando un mercado para un “aprendizaje perpetuo”.

La tecnología y la escasez de trabajadores calificados alimentan la tendencia hacia la educación paga. El costo cada vez más alto de la educación y la capacitación (US$ 665.000 millones al año en Estados Unidos solamente) está demostrando que se malgasta el dinero. Encuesta tras encuesta entre ejecutivos de empresas señalan una epidemia de trabajadores carentes de conocimientos básicos de matemáticas y de lectura, para no mencionar exigencias mayores como lógica, razonamiento intuitivo y la capacidad para comunicar conceptos complejos.

Los empresarios no son los únicos. Son muchos los padres que sienten que las escuelas públicas no están haciendo un buen trabajo en la educación de sus niños. Enseñar lo mínimo se ha convertido en la línea de base en un momento en que maestros y profesores tropiezan con barreras idiomáticas, violencia y políticas que ordenan promocionar a los alumnos sin importar las habilidades educativas.

Para suplir esa falta saltan al ruedo empresas con fines de lucro. Su objetivo no es sólo crear un banco de trabajadores capacitados, sino además aprovechar en enorme y lucrativo mercado. He aquí cómo lo hacen:

*Universidades empresarias. Por lo menos 1.600 empresas han instalado escuelas para contar con una sostenida oferta de trabajadores bien preparados. Está la Motorola University, con 100.000 estudiantes y presencia en 19 países, y también el Instituto DigiPen de Tecnología de Seattle, sostenido en parte por Nintendo of America, que ofrece un diploma de cuatro años en Real Time Interactive Simulation.

*Colegios franquiciados con fines de lucro. Este sector compite directamente con las universidades convencionales y las facultades comunitarias, y su participación en el gasto de educación superior crece continuamente. Entre los que marcan la tendencia figura el Apollo Group, operador de la University of Phoenix, y el DeVry Institute of Technology.

*Educación a distancia. Una de las razones por las cuales la University of Phoenix ha tenido tanto éxito es porque permite a los alumnos asistir a clases cuando les quede cómodo, mediante clases virtuales en la Internet. Ya hay una serie de facultades en Estados Unidos que ofrecen esta posibilidad, especialmente atractiva a los estudiantes que trabajan a tiempo completo. Alumnos de lugares tan diferentes como Suiza y Hong Kong pagan US$ 82.500 por un MBA Global Online de la Duke Univeristy. Eso es más de US$ 30.000 más de lo que pagarían por un MBA cursado en el campus de la misma Universidad de Duke, y prueba que la gente está dispuesta a pagar más a cambio de conveniencia y prestigio internacional.

*Edu-tenimiento. Juegos, libros, juguetes y programas de computación que educan mientras a la vez entretienen será el negocio de mayor crecimiento durante la década que se avecina. Este sector está dominado ahora por los creadores de software, pero se va a poblar mucho más a medida que marcas como Mattel, Microsoft y Knowledge Universe se sumen al juego.

* Escuelas pagas. La insatisfacción con las escuelas públicas tradicionales está llevando a muchos padres a enviar a sus hijos a otra parte. Ya hay en Estados Unidos unas 800 escuelas financiadas públicamente y administradas privadamente. Y el número de empresas que abren este tipo de escuelas crece rápidamente al amparo del dinero que aportan los inversores.

Las mejores oportunidades estarán en:

* Capacitación para empleados.

* Programas suplementarios para nivel pre-escolar, elemental y secundario.

* Preparación para exámenes de ingreso a universidades.

* Programas de tutoría.

* Software y juegos interactivos.

La tendencia hacia la educación paga pronto va a desdibujar la ya borrosa línea entre negocio y educación. Nuevas amenazas competitivas obligarán a las escuelas públicas a ofrecer a padres e hijos más opciones; y a los colegios tradicionales a poner más énfasis en las habilidades que en los títulos y a formar asociaciones con empresas para financiar la capacitación en áreas urgentemente necesitadas. Se está creando un mercado para un “aprendizaje perpetuo”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades