Lecciones de marketing de Disney World

"El lugar más feliz del planeta", como se autodenomina, es un territorio mágico para las familias pero también para los marketineros. ¿Cómo se pueden aplicar técnicas exitosas del parque a otras industrias? 

25 febrero, 2013

El Instituto Disney existe desde hace dos décadas y su objetivo en este mundo es enseñarle a empresarios de todos los sectores cómo aplicar técnicas de negocios y marketing que han funcionado en sus parques por años. Es imposible no pasear por Magic Kingdom o Disney Studios sin sentirse rodeado por una planificación estratégica en lo que a marketing se refiere.
Hay mucho  que aprender de Disney; presentamos seis lecciones a tener en cuenta. 
1) Presencia de marca
En Disney no se puede mirar para ningún lado sin toparse con los emblemáticos nombres y logos de la empresa. Eso sirve para que los concurrentes se rodeen de “la experiencia Disney† todo el tiempo; también sirve para fortalecer aún más el vínculo de la marca con su público y para negociar posibles beneficios con aliados estratégicos que quieran poner su nombre al lado del de Disney.
2) Que los consumidores sean vagos no es malo
Nadie respeta las reglas de espacio para cochecitos en Disney. A pesar de que es un lugar frecuentado por niños y muchos de ellos están todavía en cochecitos, sus padres no parecen muy preocupados por seguir las indicaciones de dónde aparcarlos. En cualquier otro lugar esto podría resultar caótico pero no en Disney: hay personas dedicadas para cada inconveniente que pueden ocasionar los “huéspedes”. Es decir, en los parques hay personas cuyo trabajo es organizar los cochecitos y ponerlos en fila. Si los clientes quieren ser vagos, que lo sean.
3) Acepte el dinero fácil
En Disney hay algunos  paseos patrocinados por empresas. Por ejemplo el “People Mover”, un paseo en tren que te lleva de estación en estación, es patrocinado por la empresa de alquiler de autos Alamo. Esto no tiene mucho sentido porque Alamo no tiene nada que ver con trenes pero Disney fue inteligente: no importa que no tenga mucho sentido, si alguien quiere patrocinar, es su dinero.
4) Una sorpresa por día
El sistema FastPass de Disney fue diseñado para que las personas se muevan eficientemente de atracción en atracción y de manera sencilla: solo se pasa el ticket por un lector de tarjetas y sale un FastPass para hacer menos fila más tarde ese día. En muchos de los paseos generalmente regalan un ticket extra para una atracción cercana y menos popular que funciona como bono. 
5) No hay que ponerse en el camino de los consumidores
En todos los parques de diversiones se sacan fotos en las montañas rusas. En Disney hay una persona en cada atracción para responder preguntas. Tiene un doble propósito: para instar a las personas a comprar la foto, un ingreso extra, y para dificultar las cosas a aquellos que quieren sacar fotos de la pantalla y ahorrarse los U$ 20. Lo importante: no les impide sacar esa foto si desean, solo se los hace más difícil. 
6) Conteste preguntas
Siempre hay personas que se sienten perdidas o que miran el mapa constantemente porque no saben bien dónde están. Se sienten nerviosos y eso no es bueno para el negocio. En Disney hay personas que están listas a responder preguntas y  centros de información para dar respuesta a inquietudes. 
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades