Las empresarias usan la Web para trabajar

Se detectó primero en Alemania y Holanda. Más tarde, también en Estados Unidos: la gran mayoría de empresarias usa la Red principalmente para asuntos de negocios. O sea, destina más tiempo on line para operaciones comerciales que para cosas personales.

7 noviembre, 2001

Así lo reveló un estudio de Simmons Graduate School of Management, realizado a partir de sondeos hechos durante la XXI conferencia anual de liderazgo femenino (Annual Leadership Conference for Women). Sobre más de 2.000 empresarias, casi 20% de las concurrentes participó de la encuesta sondeo.

El análisis agrupó mujeres relativamente exitosas. Setenta por ciento tenía de 30 a 50 años y poco más de la mitad contaba con ingresos anuales de por lo menos US$ 75.000. Un tercio ganaba más de US$ 100.000 al año.

Este informe demuestra que las mujeres toman en serio la tecnología como herramienta comercial, en una nueva economía que parece relativamente equitativa para hombres y mujeres.
En rigor, la muestra (370 personas) fue bastante reducida pero, por otro lado, sus resultados pesan porque las mujeres involucradas pertenecen a un grupo muy representativo: los estamentos directivos medios en distintos sectores de la economía estadounidense.

El principal hallazgo del estudio: dos tercios de las participantes afirmaron que usan Internet, básicamente, para investigar temas comerciales. La motivación de organizar viajes y comprar regalos se ubicaron en un lejano segundo y tercer plano.

El estudio determinó que 30% de las encuestadas utiliza Internet 16 horas o más por semana para realizar tareas relacionadas con sus actividades comerciales. Ello contrasta con menos de 10% que manifestó que navega frecuentemente por la Web por motivos personales. Los sitios más visitados resultaron ser los vinculados a negocios y finanzas: interesan a 60% de las mujeres encuestadas. Los sitios que siguen en el orden de los más visitados son los de viajes, mapas, clima y noticias.

Parece algo paradójico que menos de un cuarto de las encuestadas contestara que visitó sitios pensados exclusivamente para mujeres. Máxime si se considera que la institución anfitriona del congreso cuenta con el único programa de MBA (Master in Business Administration) en el mundo diseñado exclusivamente para mujeres. Algunos docentes suponen que el fenómeno se debe a que, tal vez, los sitios “pensados para las mujeres” no ofrecen lo que las mujeres buscan en la Red.

Las mujeres de la encuesta mostraron un excesivo optimismo respecto del comercio electrónico. 83% de ellas cree que el comercio electrónico seguirá creciendo. Según explicaron muchas, esto tendrá efectos positivos en sus carreras profesionales.

Setenta y dos por ciento sostuvo que muy probablemente cambiaría de empleo durante los próximos 18 meses y que este cambio empleo estaría impulsado por la falta de desafíos profesionales, reconocimiento y/u oportunidades de crecimiento laboral. Esta actitud podría reflejar discriminaciones de viejo arraigo.

Aunque la Internet suele ser definida como un medio “relativamente equitativo”, una cantidad impresionante de encuestadas (97%) afirmó que, algunas veces, el sexo traba el avance profesional. Después se aclaró que lo de “equitativo” se refiere a la uniformidad de la Red y a la posibilidad de acceder a las mismas herramientas comerciales, cualquiera sea el sexo.

Más de la mitad de las empresarias con experiencia en Internet señaló que le interesaría asistir a cursos de desarrollo profesional o comercial on line. Más de un cuarto aseguró que ya había comenzado a tomar clases de ese tipo. En este plano, las más dispuestas provenían de ciudades pequeñas y medianas.

Así lo reveló un estudio de Simmons Graduate School of Management, realizado a partir de sondeos hechos durante la XXI conferencia anual de liderazgo femenino (Annual Leadership Conference for Women). Sobre más de 2.000 empresarias, casi 20% de las concurrentes participó de la encuesta sondeo.

El análisis agrupó mujeres relativamente exitosas. Setenta por ciento tenía de 30 a 50 años y poco más de la mitad contaba con ingresos anuales de por lo menos US$ 75.000. Un tercio ganaba más de US$ 100.000 al año.

Este informe demuestra que las mujeres toman en serio la tecnología como herramienta comercial, en una nueva economía que parece relativamente equitativa para hombres y mujeres.
En rigor, la muestra (370 personas) fue bastante reducida pero, por otro lado, sus resultados pesan porque las mujeres involucradas pertenecen a un grupo muy representativo: los estamentos directivos medios en distintos sectores de la economía estadounidense.

El principal hallazgo del estudio: dos tercios de las participantes afirmaron que usan Internet, básicamente, para investigar temas comerciales. La motivación de organizar viajes y comprar regalos se ubicaron en un lejano segundo y tercer plano.

El estudio determinó que 30% de las encuestadas utiliza Internet 16 horas o más por semana para realizar tareas relacionadas con sus actividades comerciales. Ello contrasta con menos de 10% que manifestó que navega frecuentemente por la Web por motivos personales. Los sitios más visitados resultaron ser los vinculados a negocios y finanzas: interesan a 60% de las mujeres encuestadas. Los sitios que siguen en el orden de los más visitados son los de viajes, mapas, clima y noticias.

Parece algo paradójico que menos de un cuarto de las encuestadas contestara que visitó sitios pensados exclusivamente para mujeres. Máxime si se considera que la institución anfitriona del congreso cuenta con el único programa de MBA (Master in Business Administration) en el mundo diseñado exclusivamente para mujeres. Algunos docentes suponen que el fenómeno se debe a que, tal vez, los sitios “pensados para las mujeres” no ofrecen lo que las mujeres buscan en la Red.

Las mujeres de la encuesta mostraron un excesivo optimismo respecto del comercio electrónico. 83% de ellas cree que el comercio electrónico seguirá creciendo. Según explicaron muchas, esto tendrá efectos positivos en sus carreras profesionales.

Setenta y dos por ciento sostuvo que muy probablemente cambiaría de empleo durante los próximos 18 meses y que este cambio empleo estaría impulsado por la falta de desafíos profesionales, reconocimiento y/u oportunidades de crecimiento laboral. Esta actitud podría reflejar discriminaciones de viejo arraigo.

Aunque la Internet suele ser definida como un medio “relativamente equitativo”, una cantidad impresionante de encuestadas (97%) afirmó que, algunas veces, el sexo traba el avance profesional. Después se aclaró que lo de “equitativo” se refiere a la uniformidad de la Red y a la posibilidad de acceder a las mismas herramientas comerciales, cualquiera sea el sexo.

Más de la mitad de las empresarias con experiencia en Internet señaló que le interesaría asistir a cursos de desarrollo profesional o comercial on line. Más de un cuarto aseguró que ya había comenzado a tomar clases de ese tipo. En este plano, las más dispuestas provenían de ciudades pequeñas y medianas.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades