La remuneración ejecutiva: ¿regularla o hacerla diáfana?

El debate sobre lo que ganan en Estados Unidos las cúpulas del sector privado viene de bastante lejos. ¿La paga es adecuada e incentiva el desempeño?, ¿o se premia sea el exceso de cautela, sea la toma de riesgos innecesarios? Los máximos ejecutivos, es verdad, cobran muy bien, tanto en números absolutos como en relación con el personal subalterno.

20 febrero, 2010

<p>Pero existe un grupo de propuestas que ambos no consideran serias. Sea como fuere, es preciso tener cautela y reconocer que la paga ejecutiva viene evolucionando desde hace tres décadas en muchos sectores y compañías. <br />
Por tanto, carece de sentido práctico –señalan- echar todo por la borda y empezar de nuevo. <br />
Al respecto, Guay menciona una nota donde Timothy Geithner, secretario del Tesoro y ex director de la Reserva Federal, delineaba algunos puntos relevantes a remuneraciones y su utilidad para el buen management, los intereses de accionistas o la estabilidad del sistema. <br />
<br />
Uno de ellos es que la paga debiera reflejar apropiadamente el desempeño y combinarlo con una adecuada gestión de riesgo. ¿Están haciéndolo en Wall Street? Esgrimiendo datos propios, Core sostiene que cunden las remuneraciones por desempeño en la mayoría de firmas. De hecho, comparando el sistema norteamericano con los de otras economías centrales, sus planes se acercan mucho más a los resultados efectivos.<br />
<br />
En el campo financiero, específicamente, los analistas no notan amplias diferencias remuneratorias entre sus cúpulas y las de otros sectores. Por otra parte, el término “paga por desempeño” desorienta hasta cierto punto. A su juicio, sería conveniente tomar como parámetro los incentivos centrados en resultados anuales. Eso no sería tan susceptible al desempeño trimestral o semestral, pero influiría en la cartera accionaria del ejecutivo, o sea en su fortuna personal. <br />
<br />
Obviamente, la paga por desempeño busca incentivar a ejecutivos y operadores estelares. Esto explica que el asunto preocupe a sus beneficiarios, porque se relaciona con la idea de premios y castigos. Pero los accionistas no suelen tenerlos en cuenta, salvo si representan incentivos para hacer un buen trabajo. Por ende, el eje paga por desempeño/premios y castigos plantea una pregunta: ¿tiene el ejecutivo estímulos para defender el interés de los accionistas? Aquí es donde acciones y opciones, agregadas a lo acumulado en el tiempo, definen esos incentivos.</p>

<p>Un estudio de hace a&ntilde;os, publicado ahora en Knowledge@Wharton, revela que &ldquo;medida en salario promedio, la remuneraci&oacute;n en los altos estamentos fue subiendo de treinta a uno en 1971 a 120/1 en 2000. <br />
Es m&aacute;s: un sector, los servicios financieros, sobrepasa al resto. Otro trabajo, sobre un d&eacute;cimo del estrato superior en compa&ntilde;&iacute;as no financieras, muestra que representa 3,9% del total. Entretanto, los operadores de bancas inversoras llegan a 5,2% y a 4,8% los de fondos de cobertura (derivados). <br />
<br />
Por supuesto, sueldos y bonificaciones en Wall Street alimentan una serie de resonantes titulares en el &uacute;ltimo bienio y estos debates no parecen bajar de tono. A tal punto que crecen presiones pol&iacute;ticas y sociales para Washington regule la paga de ejecutivos en servicios financieros, segmento que algunos llaman &ldquo;industria&rdquo;, aunque no cree valor agregado.<br />
<br />
Dos especialistas consultados por la escuela de negocios Wharton, John Core y Wayne Guay, son autores del trabajo citado m&aacute;s arriba, varias de cuyas conclusiones son heterodoxas. Por de pronto, se pregunta si realmente debe cuestionarse la paga a ejecutivos superiores en la actividad financiera, como sugieren los reguladores federales. En particular, Kenneth Feinberg, m&aacute;ximo operador de Barack Obama en la materia. <br />
<br />
Naturalmente, este an&aacute;lisis intenta poner las cosas en contexto y compararlas con otros sectores econ&oacute;micos. Los autores concluyen que, en verdad, existen dos razones para no sobrerregular remuneraciones en las finanzas. Primera, parte de los esquemas manejados por el gobierno ya se practica en muchas instituciones. Segunda, las propuestas de Feinberg, Paul Volcker &ndash;otro consejero presidencial- y algunos legisladores no lograr&aacute;n sus objetivos, al menos tal como se plantean.<br />
<br />
Guay y Core, empero no quieren que se los tache de oponerse a todo tipo de regulaci&oacute;n salarial o a la actividad financiera en particular. Pero insisten en que varias formas de regulaci&oacute;n ya se observan en bancos comerciales y bancas de inversi&oacute;n. Por supuesto, pueden mejorarse e, inclusive, tomar en cuenta lineamientos oficiales.<br />
<br />
&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades