La defensa de la marca

Un estudio reciente del  National Business Research Institute (NBRI) asegura que un empleado involucrado es clave para mejorar la productividad en cualquier negocio.

 Dice también que un empleado involucrado produce el doble que uno no involucrado en el mismo tiempo. Otras de sus conclusiones afirman que el adulto promedio pasa entre un tercio y un cuarto de su vida en el trabajo; y que 40% – 80% de la satisfacción del cliente es reflejo de las actitudes de lsos empleados.
Además, el NBRI identificó las siguientes seis características de los empleados involucrados:

1.    Creen en su organización
2.    Quieren trabajar para que las cosas estén mejor
3.    Comprenden el contexto del negocio y el cuadro completo.
4.    Respetan y ayudan a sus colegas.
5.    Están dispuestos a hacer algo más.
6.    Están actualizados con los desarrollos dentro de su industria.

Muchas organizaciones se están perdiendo la oportunidad de involucrar e interesar a sus empleados para convertirlos en abogados de la marca. Michael Brito y Matt Ridings comentaron en NMX Las Vegas la necesidad de que haya abogados dentro y fuera de la organización. Y adentro, dijeron, nadie mejor que los empleados.
El apoyo a una marca es señal de confianza. La gente le compra a las compañías que les inspira confianza. Y sin embargo, muchas veces las empresas se olvidan de sus empleados cuando buscan desarrollar un apoyo a sus marcas. Lo que en cambio deberían hacer es “venderles†la compañía, o sea, convencerlos de que lo que hace es importante. Con empleados convencidos, los clientes se acercarán solos.

Si bien no todos los empleados estarán en condiciones de hablar en defensa de la compañía, tal vez tengan cierto poder de influencia. Como influyentes pueden usar su red personal de contactos para amplificar el mensaje de su marca.  Un defensor activo, en cambio, se cuadra con la compañía y personaliza, promueve y defiende su marca.

Claro que esto último significaría pedirle que haga más cosas que las específicas para la cual se lo contrató. Convengamos que lograr apoyo del empleado significa trabajo adicional para ambas partes: jefe y empleado.  Al jefe le cabe convencer al otro que el trabajo que está haciendo tiene un significado importante. Al empleado el trabajo que hace le debe parecer importante y decisivo. Sin ese convencimiento, no podrá convencer luego a nadie.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades