Isabella Rossellini vuelve a ser la musa de Lancôme

A los 43 la echaron por vieja. Hoy, a los 65, la vuelven a contratar.

La hija de Ingrid Bergman y Roberto Rossellini, durante mucho tiempo una de las principales figuras que representaron la marca francesa, llega a los 65 años a reclamar nuevamente su lugar en la firma de belleza. A los 65 años, y luego de haber sido echada a los 43 por “vieja”, la belleza italiana recupera su posición de embajadora de Lancôme para demostrar, una vez más, que la belleza no tiene edad.

Rossellini firmó por primera vez con la marca a los 30 años y terminó con ella a los 43. En esa oportunidad declaró a la prensa: me dijeron que necesitaban alguien más joven. La publicidad era aspiracional y, aunque tienen clientas de muchas edades, el deseo era de juventud”.

Pero 10 años más tarde, la actriz volvió a firmar contrato en 2015, a la edad de 63 años, para una campaña limitada. Ahora, dos años más tarde, Rossellini vuelve en forma oficial para una campaña. “Me alegra que después de 25 años, vuelvo a figurar en una campaña oficial de Lancôme .

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades