Internet: ¿rumbo a una exuberancia irracional de otro tipo?

La espuma de fusiones, adquisiciones y nuevos negocios en la Red es distinta al auge puntocom de 1998/2000. Pero puede tener efectos casi tan dañinos, temen algunos analistas. Especialmente por el volumen de algunas alianzas.

14 octubre, 2005

Por el momento, las cotizaciones bursátiles de papeles y paquetes no parecen tan desmedidas como en la burbuja anterior. Por lo menos en Wall Street y Londres. Existe una diferencia, si se quiere positiva: la inflación de precios la pagan las empresas –y sus accionistas-, no los inversores.

Una serie de transacciones bastante caras, vinculadas a Internet, despierta en muchos expertos la sensación de haber visto esa película. El síntoma más llamativo radica en Microsoft, sus negociaciones para comprarles America OnLine a Time Warner, el intento de Google para interferir y las crecientes preocupaciones de Bill Gates, justamente en cuanto a Google (el nuevo cuco de Silicon Valley, la ha definido Lawrence Ellison, de Oracle).

Sucede que la última adquisición donde estuvo envuelta AOL fue algo muy grande (US$ 145.000 millones). En enero de 2000 –mientras la especulación bursátil, sus operadores y medios adictos llegaban a un extremo alarmante-, Timer Warner tomaba esa firma. Todavía no termina de arrepentirse.

Nadie cree que Microsoft comete el mismo error. Sin ir más lejos, hoy AOL no vale más de US$ 15.000 millones. El problema es que Gates parece dispuesto a oblar 20.000 millones y eso puede empezar una inflación de valores capaz de generar la primera burbuja importante del siglo XXI. Cifrada, claro, en firmas de un modo u otro vinculadas a la web. Una participación de Microsoft en AOL –la fusionaría con el portal MSN- habría sido anticipada por otra, ya efectuada: la compra de Skype por parte de eBay, el sitio de remates virtuales.

Esa operación remite a la telefonía por Internet, un segmento de vasto potencial y toda una amenaza para las telefónicas inalámbricas convencionales. Pero el negocio de Skype es demasiado nuevo y plantea lógicas incertidumbres. Al analizar números quedan evidentes algunos factores negativos: la firma se toma por US$ 2.600 millones, pero pierde dinero, tiene perspectivas limitadas e ingresos brutos potenciales de apenas 60 millones este año.

Nada de eso obsta para que estén subiendo peligrosamente las cotizaciones en segmentos como los buscadores, donde influye la venta de AskJeeves a IC/Interactive (US$ 1.900 millones, en agosto). Más pesa la adquisición de IGN (sitio de juegos de video) e Intermix Media (contactos sociales, sexo inclusive) por parte de News Corporation, que desembolsó en total US$ 1.200 millones.

Paralelamente, Yahoo! se quedaba con Alibaba.com, portal chino cuyo mayor “mérito” es carecer de un modelo de negocios definido. A cambio, Yahoo! tuvo que aceptar imposiciones de la censura local y entregar un disidente a Beijing. A esta altura –principios de octubre- bastan rumores sobre adquirentes potenciales para inflar cotizaciones de firmas como The Knot (una casamentero en línea) o CNET, un portal de reciente aparición. Sus precios saltaron 50% en pocos meses.

La consultora de inversiones tecnológicas Coburn Ventures no vacila e calificar esas movidas como “regreso liso y llano a los últimos años 90. Particularmente la compra de Skype”. Así lo sostuvo ante Bloomberg’s, el “Economist” y el Wall Street Journal” en la web. En defensa de la operación, eBay comparó lo de Skype con la toma de PayPal, un sistema de pagos virtuales. El precio abonado equivalìa a 8% de su capitalización bursátil, en tanto el abonado por Skype no pasa de 4,8%.

No obstante, varios analistas se preguntan si es un parámetro válido. El crecimiento de ventas de Skype, en el año desde que empezó a cobrar servicios, superó al de eBay en la fase similar de su propio desarrollo. Pero ambas representan modelos de negocios totalmente distintos. Si bien podrían generar sinergias lucrativas, el analista Harold Varlan no cree que la fórmula funcione.

En rigor, las técnicas de Skype son fáciles de copiar y la telefonía por Internet está muy abierta a la competencia. Los dos suecos creadores de la empresa, Niklas Zennström y Janus Friis, fueron astutos al aceptar el “regalo” de eBay. Exactamente como lo fue Steve Case, hace cinco años, al intercambiar las acciones sobrepreciadas de AOL por los sólidos activos de TW, por entonces subvaluados porque databan de la “vieja economía”.

Sin embargo, el clima financiero no es el de 1998/2000. Inversores, especuladores y fondos norteamericanos ya no van en pos de ofertas accionarias iniciales de firmas con apenas una buena idea y un escueto plan de negocios. Pero, en verdad, las relaciones precio/ganancia de las cotizantes mejor conocidas están en la estratósfera: Google marcaba 90% a mediados de septiembre, eBay estaba en 54%, mientras el promedio del índice Dow Jones industrial no subía de 18%.

Google tiene una tasa tan alta, en gran medida, porque logró dominar uno de los modelos de negocios por la Red verdaderamente rentables: la venta de publicidad, que los usuarios sufren como perverso castigo. Pero su éxito está advirtieron a sus competidores sobre ese tipo de publicidad. En cuanto aparezca una variante sin ese problema, la sobrevaluación bursàtil del negocio será puesta en evidencia.

Por de pronto, las empresas de medios (TV, radio, prensa gráfica) empiezan a entender los riesgos potenciales para su negocio publicitario. Entretanto, algunos expertos sospechan que varias firmas virtuales no debieron haberse registrado en Wall Street tan temprano en sus trayectorias operativas.

Por el momento, las cotizaciones bursátiles de papeles y paquetes no parecen tan desmedidas como en la burbuja anterior. Por lo menos en Wall Street y Londres. Existe una diferencia, si se quiere positiva: la inflación de precios la pagan las empresas –y sus accionistas-, no los inversores.

Una serie de transacciones bastante caras, vinculadas a Internet, despierta en muchos expertos la sensación de haber visto esa película. El síntoma más llamativo radica en Microsoft, sus negociaciones para comprarles America OnLine a Time Warner, el intento de Google para interferir y las crecientes preocupaciones de Bill Gates, justamente en cuanto a Google (el nuevo cuco de Silicon Valley, la ha definido Lawrence Ellison, de Oracle).

Sucede que la última adquisición donde estuvo envuelta AOL fue algo muy grande (US$ 145.000 millones). En enero de 2000 –mientras la especulación bursátil, sus operadores y medios adictos llegaban a un extremo alarmante-, Timer Warner tomaba esa firma. Todavía no termina de arrepentirse.

Nadie cree que Microsoft comete el mismo error. Sin ir más lejos, hoy AOL no vale más de US$ 15.000 millones. El problema es que Gates parece dispuesto a oblar 20.000 millones y eso puede empezar una inflación de valores capaz de generar la primera burbuja importante del siglo XXI. Cifrada, claro, en firmas de un modo u otro vinculadas a la web. Una participación de Microsoft en AOL –la fusionaría con el portal MSN- habría sido anticipada por otra, ya efectuada: la compra de Skype por parte de eBay, el sitio de remates virtuales.

Esa operación remite a la telefonía por Internet, un segmento de vasto potencial y toda una amenaza para las telefónicas inalámbricas convencionales. Pero el negocio de Skype es demasiado nuevo y plantea lógicas incertidumbres. Al analizar números quedan evidentes algunos factores negativos: la firma se toma por US$ 2.600 millones, pero pierde dinero, tiene perspectivas limitadas e ingresos brutos potenciales de apenas 60 millones este año.

Nada de eso obsta para que estén subiendo peligrosamente las cotizaciones en segmentos como los buscadores, donde influye la venta de AskJeeves a IC/Interactive (US$ 1.900 millones, en agosto). Más pesa la adquisición de IGN (sitio de juegos de video) e Intermix Media (contactos sociales, sexo inclusive) por parte de News Corporation, que desembolsó en total US$ 1.200 millones.

Paralelamente, Yahoo! se quedaba con Alibaba.com, portal chino cuyo mayor “mérito” es carecer de un modelo de negocios definido. A cambio, Yahoo! tuvo que aceptar imposiciones de la censura local y entregar un disidente a Beijing. A esta altura –principios de octubre- bastan rumores sobre adquirentes potenciales para inflar cotizaciones de firmas como The Knot (una casamentero en línea) o CNET, un portal de reciente aparición. Sus precios saltaron 50% en pocos meses.

La consultora de inversiones tecnológicas Coburn Ventures no vacila e calificar esas movidas como “regreso liso y llano a los últimos años 90. Particularmente la compra de Skype”. Así lo sostuvo ante Bloomberg’s, el “Economist” y el Wall Street Journal” en la web. En defensa de la operación, eBay comparó lo de Skype con la toma de PayPal, un sistema de pagos virtuales. El precio abonado equivalìa a 8% de su capitalización bursátil, en tanto el abonado por Skype no pasa de 4,8%.

No obstante, varios analistas se preguntan si es un parámetro válido. El crecimiento de ventas de Skype, en el año desde que empezó a cobrar servicios, superó al de eBay en la fase similar de su propio desarrollo. Pero ambas representan modelos de negocios totalmente distintos. Si bien podrían generar sinergias lucrativas, el analista Harold Varlan no cree que la fórmula funcione.

En rigor, las técnicas de Skype son fáciles de copiar y la telefonía por Internet está muy abierta a la competencia. Los dos suecos creadores de la empresa, Niklas Zennström y Janus Friis, fueron astutos al aceptar el “regalo” de eBay. Exactamente como lo fue Steve Case, hace cinco años, al intercambiar las acciones sobrepreciadas de AOL por los sólidos activos de TW, por entonces subvaluados porque databan de la “vieja economía”.

Sin embargo, el clima financiero no es el de 1998/2000. Inversores, especuladores y fondos norteamericanos ya no van en pos de ofertas accionarias iniciales de firmas con apenas una buena idea y un escueto plan de negocios. Pero, en verdad, las relaciones precio/ganancia de las cotizantes mejor conocidas están en la estratósfera: Google marcaba 90% a mediados de septiembre, eBay estaba en 54%, mientras el promedio del índice Dow Jones industrial no subía de 18%.

Google tiene una tasa tan alta, en gran medida, porque logró dominar uno de los modelos de negocios por la Red verdaderamente rentables: la venta de publicidad, que los usuarios sufren como perverso castigo. Pero su éxito está advirtieron a sus competidores sobre ese tipo de publicidad. En cuanto aparezca una variante sin ese problema, la sobrevaluación bursàtil del negocio será puesta en evidencia.

Por de pronto, las empresas de medios (TV, radio, prensa gráfica) empiezan a entender los riesgos potenciales para su negocio publicitario. Entretanto, algunos expertos sospechan que varias firmas virtuales no debieron haberse registrado en Wall Street tan temprano en sus trayectorias operativas.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades