Inalámbricos: el nuevo canal

Teléfonos celulares, agendas electrónicas, radiomensajes. Y allí no termina la serie. La publicidad contará con más herramientas para llegar a “objetivos en movimiento”, como se denomina a los consumidores en la calle.

Los teléfonos celulares llegan hoy a todos los rincones. Ya no son el acompañante exclusivo de los ejecutivos de empresas sino que han llegado a convertirse en una herramienta cotidiana de mucha gente.

Eso ha hecho pensar en la posibilidad de incorporarlo a la ola de los servicios inalámbricos. Hasta ahora hay teléfonos celulares, organizadores personales electrónicos y pagers.

Pronto habrá instrumentos inalámbricos de pulsera, computadoras para llevar puestas y una serie de aparatos futuristas.

Para los marquetineros, todo usuario móvil de inalámbricos es un objetivo en movimiento. Cuentan con que la gran cantidad de dispositivos proporcione nuevos canales de ingresos mediante la publicidad y las promociones. Se espera que nuevos diseños e interfaces software, apoyo de las empresas de telecomunicaciones y medios simples de participación en promociones ayuden a que crezca el negocio naciente de la distribución de publicidad mediante dispositivos inalámbricos.

“Nos encontramos en la etapa embrionaria del acceso a Internet por medio de los teléfonos celulares o, mejor dicho, en estado larval”, sostiene Mike Isgrig, director de marketing de producto para Ericsson Mobile Phones.

La tercera ola

Ahora bien, entre el presente y el futuro se encuentra la compleja cuestión de los estándares. Europa y Asia, muy por delante de Estados Unidos en el mercado de inalámbricos, ya esperan con ansiedad la llegada de la 3Go Tercera Generación: tercera ola de tecnología inalámbrica que fusiona equipos inalámbricos con banda ancha para lograr una perfecta combinación de voz, datos a alta velocidad y comercio electrónico en un teléfono celular. La primera ola fue la voz; la segunda, envío de voz y datos limitados.

Podría ser que el futuro esté en la tecnología de 3G; o si no pudiese repetirse el esquema que aplicó Time-Warner a mediados de los años ´90, que conectaba los hogares con una poderosa red interactiva; aquella fue una idea estupenda y muy promocionada pero no resultó rentable ni tampoco logró superar la prueba de costos y de los desafíos técnicos.

Mark Zohar, analista para Forrester Research, es un escéptico de la tecnología 3G y la describe como un “ardid” innecesario.

En busca de compatibilidad

Si es que logra entrar al mercado estadounidense, no lo hará hasta dentro de algunos años. Si eso no ocurre, las redes inalámbricas de Estados Unidos cuentan con varias opciones para mejorar los sistemas existentes.

Existen campañas mundiales –como el Foro WAP (Wireless Application Protocol)– que permiten la interacción de los dispositivos y los servicios inalámbricos.

Entre los miembros que integran el ForoWAP se encuentran fabricantes de teléfonos inalámbricos de gran envergadura, Palm Inc., empresas como Charles Schwab y negocios de Internet como Agency.com, Ogilvy Interactive, Rapp Digital, Rare Medium y Razorfish.

La presencia de las compañías y agencias en el Foro WAP refleja el inmenso interés del mundo del marketing en lograr la compatibilidad del mundo inalámbrico.

Por el momento, los fabricantes de teléfonos inalámbricos, las empresas de comunicaciones, los participantes de la Web y los marquetineros interesados en Internet inalámbrica deben luchar con sistemas inalámbricos estadounidenses que no son compatibles con las plataformas que ofrecen Europa y Asia.

Incluso dentro de Estados Unidos, los sistemas inalámbricos no son compatibles.
Dado que los sistemas inalámbricos en Europa son más avanzados y compatibles, no es de sorprender que los desarrolladores de inalámbricos y los responsables de preparar esquemas de marketing para los inalámbricos concedan mayor atención a Europa.

Gran parte del trabajo inalámbrico de las agencias interactivas y de las redes de publicidad de los Estados Unidos se realiza con empresas europeas y asiáticas.

Mientras se discuten cuestiones de estándares, los marquetineros y las agencias estadounidenses se ven obstaculizadas al seguir adelante con el desarrollo de aplicaciones y publicidad inalámbrica atractivas y funcionales para los clientes.

Aun así, operan 107,5 millones de teléfonos celulares en Estados Unidos, lo cual representa casi 20% de la cantidad mundial total, según informa Gartner Group.
Asimismo, la Internet inalámbrica se aproxima a los estados del norte, la cual vendrá acompañada de innumerables posibilidades para el marketing y la publicidad.

Advertising Age/MERCADO

Los teléfonos celulares llegan hoy a todos los rincones. Ya no son el acompañante exclusivo de los ejecutivos de empresas sino que han llegado a convertirse en una herramienta cotidiana de mucha gente.

Eso ha hecho pensar en la posibilidad de incorporarlo a la ola de los servicios inalámbricos. Hasta ahora hay teléfonos celulares, organizadores personales electrónicos y pagers.

Pronto habrá instrumentos inalámbricos de pulsera, computadoras para llevar puestas y una serie de aparatos futuristas.

Para los marquetineros, todo usuario móvil de inalámbricos es un objetivo en movimiento. Cuentan con que la gran cantidad de dispositivos proporcione nuevos canales de ingresos mediante la publicidad y las promociones. Se espera que nuevos diseños e interfaces software, apoyo de las empresas de telecomunicaciones y medios simples de participación en promociones ayuden a que crezca el negocio naciente de la distribución de publicidad mediante dispositivos inalámbricos.

“Nos encontramos en la etapa embrionaria del acceso a Internet por medio de los teléfonos celulares o, mejor dicho, en estado larval”, sostiene Mike Isgrig, director de marketing de producto para Ericsson Mobile Phones.

La tercera ola

Ahora bien, entre el presente y el futuro se encuentra la compleja cuestión de los estándares. Europa y Asia, muy por delante de Estados Unidos en el mercado de inalámbricos, ya esperan con ansiedad la llegada de la 3Go Tercera Generación: tercera ola de tecnología inalámbrica que fusiona equipos inalámbricos con banda ancha para lograr una perfecta combinación de voz, datos a alta velocidad y comercio electrónico en un teléfono celular. La primera ola fue la voz; la segunda, envío de voz y datos limitados.

Podría ser que el futuro esté en la tecnología de 3G; o si no pudiese repetirse el esquema que aplicó Time-Warner a mediados de los años ´90, que conectaba los hogares con una poderosa red interactiva; aquella fue una idea estupenda y muy promocionada pero no resultó rentable ni tampoco logró superar la prueba de costos y de los desafíos técnicos.

Mark Zohar, analista para Forrester Research, es un escéptico de la tecnología 3G y la describe como un “ardid” innecesario.

En busca de compatibilidad

Si es que logra entrar al mercado estadounidense, no lo hará hasta dentro de algunos años. Si eso no ocurre, las redes inalámbricas de Estados Unidos cuentan con varias opciones para mejorar los sistemas existentes.

Existen campañas mundiales –como el Foro WAP (Wireless Application Protocol)– que permiten la interacción de los dispositivos y los servicios inalámbricos.

Entre los miembros que integran el ForoWAP se encuentran fabricantes de teléfonos inalámbricos de gran envergadura, Palm Inc., empresas como Charles Schwab y negocios de Internet como Agency.com, Ogilvy Interactive, Rapp Digital, Rare Medium y Razorfish.

La presencia de las compañías y agencias en el Foro WAP refleja el inmenso interés del mundo del marketing en lograr la compatibilidad del mundo inalámbrico.

Por el momento, los fabricantes de teléfonos inalámbricos, las empresas de comunicaciones, los participantes de la Web y los marquetineros interesados en Internet inalámbrica deben luchar con sistemas inalámbricos estadounidenses que no son compatibles con las plataformas que ofrecen Europa y Asia.

Incluso dentro de Estados Unidos, los sistemas inalámbricos no son compatibles.
Dado que los sistemas inalámbricos en Europa son más avanzados y compatibles, no es de sorprender que los desarrolladores de inalámbricos y los responsables de preparar esquemas de marketing para los inalámbricos concedan mayor atención a Europa.

Gran parte del trabajo inalámbrico de las agencias interactivas y de las redes de publicidad de los Estados Unidos se realiza con empresas europeas y asiáticas.

Mientras se discuten cuestiones de estándares, los marquetineros y las agencias estadounidenses se ven obstaculizadas al seguir adelante con el desarrollo de aplicaciones y publicidad inalámbrica atractivas y funcionales para los clientes.

Aun así, operan 107,5 millones de teléfonos celulares en Estados Unidos, lo cual representa casi 20% de la cantidad mundial total, según informa Gartner Group.
Asimismo, la Internet inalámbrica se aproxima a los estados del norte, la cual vendrá acompañada de innumerables posibilidades para el marketing y la publicidad.

Advertising Age/MERCADO

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades