II.- De trabajador invitado a ciudadano global

Esta es la segunda entrega de diez lineamientos que surgieron en los noventa y prometen consolidarse en los próximos años. Hoy: El nuevo carácter de la migración en un mundo globalizado.

La migración económica cambia el carácter de la aldea económica global. Aparece una nueva clase de inmigrante económico: el ciudadano global. A diferencia de los trabajadores invitados de las anteriores migraciones económicas, contratados en masa para hacer trabajos que los locales no querían hacer, los ciudadanos globales de hoy cruzan las fronteras nacionales ya sea para forjarse un camino en la vida o para ascender entre las filas de sus empleadores transnacionales. Muchos de ellos son altamente calificados, casi todos hacen su aporte al país anfitrión como consumidores y contribuyentes, y muchos se hacen ricos como entrepreneurs.

Muchas veces impulsados por la globalización de los negocios y la reducción de las tarifas aéreas, estos ciudadanos globales van a modificar profundamente el panorama económico y político en el siglo XXI.

Los negocios transnacionales exigirán libertad para trasladar empleados de país a país para aliviar la escasez de especializaciones. Esto se hizo especialmente evidente en Estados Unidos, cuando las empresas de alta tecnología presionaron para aumentar la cuota de visas en el programa H-1B para así poder llenar cientos de miles de puestos vacantes. El Congreso finalmente aceptó hacerlo en forma gradual para contrarrestar la crítica, que decía que eso llevaría a importar trabajadores baratos y mantener todos los sueldos bajos.

Los temas relacionados con la inmigración serán cada vez más polémicos. Los californianos se quejarán de los mexicanos, los malayos prohibirán la entrada a los indonesios, los holandeses negarán empleo a los survietnamitas; hasta las naciones más tolerantes están tratando de resolver el tema inmigración mientras evalúan sus costos económicos y sociales y se preguntan si es posible -o deseable- el objetivo de la asimilación. Unos 125 millones de personas residen fuera de su país de origen.

Los inmigrantes cambiarán el carácter de los países que los reciben más de lo que esos países los cambiarán a ellos. Junto a los McDonald´s que brotan por todo París, gran parte del mundo desarrollado se está convirtiendo en un mosaico de culturas. Un ejemplo: más de 17% de los ciudadanos canadienses nació en otra parte. Y así como los lenguajes, las comidas étnicas, la música, las tradiciones y religiones coexisten con las del país anfitrión, también la gente aprenderá a hacer lo mismo.

Aquí, las oportunidades estarán en:

* Capacitación multicultural.

* Enseñanza de idiomas extranjeros.

* Servicios de traducción.

* Cursos de ciudadanía.

* Financiamiento para empresas de inmigrantes.

* Restaurantes y comercios étnicos.

En los años que vienen, los gerentes del nivel superior y medio en empresas transnacionales que, para progresar, antes se trasladaban de un estado a otro, ahora lo harán de un país a otro. Muchos ciudadanos volverán a sus países, facilitando la transferencia de tecnología y creando nuevas empresas y negocios. La discriminación en el lugar de trabajo aparecerá como un tema importante en los países con grandes minorías. La doble nacionalidad será mucho más común.

La migración económica cambia el carácter de la aldea económica global. Aparece una nueva clase de inmigrante económico: el ciudadano global. A diferencia de los trabajadores invitados de las anteriores migraciones económicas, contratados en masa para hacer trabajos que los locales no querían hacer, los ciudadanos globales de hoy cruzan las fronteras nacionales ya sea para forjarse un camino en la vida o para ascender entre las filas de sus empleadores transnacionales. Muchos de ellos son altamente calificados, casi todos hacen su aporte al país anfitrión como consumidores y contribuyentes, y muchos se hacen ricos como entrepreneurs.

Muchas veces impulsados por la globalización de los negocios y la reducción de las tarifas aéreas, estos ciudadanos globales van a modificar profundamente el panorama económico y político en el siglo XXI.

Los negocios transnacionales exigirán libertad para trasladar empleados de país a país para aliviar la escasez de especializaciones. Esto se hizo especialmente evidente en Estados Unidos, cuando las empresas de alta tecnología presionaron para aumentar la cuota de visas en el programa H-1B para así poder llenar cientos de miles de puestos vacantes. El Congreso finalmente aceptó hacerlo en forma gradual para contrarrestar la crítica, que decía que eso llevaría a importar trabajadores baratos y mantener todos los sueldos bajos.

Los temas relacionados con la inmigración serán cada vez más polémicos. Los californianos se quejarán de los mexicanos, los malayos prohibirán la entrada a los indonesios, los holandeses negarán empleo a los survietnamitas; hasta las naciones más tolerantes están tratando de resolver el tema inmigración mientras evalúan sus costos económicos y sociales y se preguntan si es posible -o deseable- el objetivo de la asimilación. Unos 125 millones de personas residen fuera de su país de origen.

Los inmigrantes cambiarán el carácter de los países que los reciben más de lo que esos países los cambiarán a ellos. Junto a los McDonald´s que brotan por todo París, gran parte del mundo desarrollado se está convirtiendo en un mosaico de culturas. Un ejemplo: más de 17% de los ciudadanos canadienses nació en otra parte. Y así como los lenguajes, las comidas étnicas, la música, las tradiciones y religiones coexisten con las del país anfitrión, también la gente aprenderá a hacer lo mismo.

Aquí, las oportunidades estarán en:

* Capacitación multicultural.

* Enseñanza de idiomas extranjeros.

* Servicios de traducción.

* Cursos de ciudadanía.

* Financiamiento para empresas de inmigrantes.

* Restaurantes y comercios étnicos.

En los años que vienen, los gerentes del nivel superior y medio en empresas transnacionales que, para progresar, antes se trasladaban de un estado a otro, ahora lo harán de un país a otro. Muchos ciudadanos volverán a sus países, facilitando la transferencia de tecnología y creando nuevas empresas y negocios. La discriminación en el lugar de trabajo aparecerá como un tema importante en los países con grandes minorías. La doble nacionalidad será mucho más común.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades