Gracias, carótida.

Por Patricio Cavalli Nos alegra a todos que el ex Presidente Kirchner evoluciones favorablemente. Lo que preocupa es el mensaje que deja su atribulada carótida, lo que emerge detrás del coagulo ahora estenizado.

<p>La pregunta que desnuda la emergencia m&eacute;dica es: &iquest;Qu&eacute; hace el Presidente internado en el Sanatorio Los Arcos?<br />
Hay que agradecerle a la car&oacute;tida dos cosas: primero, que le haya dado una segunda oportunidad al Sr. Kirchner, algo que no todos tienen; y segundo, que haya desnudado las preferencias m&eacute;dicas del Sr. Kirchner, algo que tampoco todos tienen. <br />
Miles y miles de argentinos hacen colas en los hospitales nacionales, provinciales y municipales a la espera de ser atendidos. Miles esperan horas bajo la lluvia para obtener un turno para dentro de dos o tres meses para una consulta o para operarse. <br />
Miles deben recurrir a la Red Solidaria u otra instituci&oacute;n similar para obtener sus medicamentos. <br />
Pero el Sr. Kirchner no. El ex Presidente est&aacute; tranquilo, internado en uno de los hospitales m&aacute;s caros y modernos del pa&iacute;s. <br />
L&eacute;ase de nuevo: caros. <br />
La inmediata internaci&oacute;n del ex Presidente no es algo que consigan todos. En horas, el Sr. Kirchner pas&oacute; de estar en su casa con una molestia a estar en la sala de operaciones. <br />
Un privilegio que no todos los argentinos tienen. En realidad, que la gran mayor&iacute;a no tiene. <br />
El mensaje que la car&oacute;tida interna del Sr. Kirchner ha desnudado es precisamente ese: el gobernante (ex Presidente, l&iacute;der del partido gobernante y diputado nacional) no comparte los destinos de la mayor&iacute;a de su pueblo. <br />
Estos languidecen en pasillos donde la implantaci&oacute;n en horas de un stent salvador de un stroke isqu&eacute;mico es una utop&iacute;a irrealizable. El l&iacute;der del gobierno nacional y popular se recupera en un sanatorio privado. <br />
Atr&aacute;s queda la &eacute;poca donde se dec&iacute;a que se har&iacute;a atender en la Unidad Presidencial del Hospital Argerich. E in&uacute;til qued&oacute; la misma Unidad Presidencial del Hospital Municipal de Vicente L&oacute;pez, donde ir&iacute;a en caso de emergencia domiciliaria. <br />
La distancia entre la Cl&iacute;nica Olivos y el Hospital Bernardo Houssay de Vicente L&oacute;pez es de s&oacute;lo unas cuadras. Pero la distancia econ&oacute;mica es grande. <br />
Con toda su eficiencia y capacidad de sus m&eacute;dicos, ni el Argerich ni el Houssay son suficientes para el ex Presidente Kirchner. <br />
El acto reflejo de la emergencia desnud&oacute; al gobierno sin dejarlo pensar. <br />
No le dio tiempo a inventar justificaciones idiotas, frases agresivas, verbatim shots o respuestas publicitarias. Ning&uacute;n think tank comunicacional pudo activarse para justificar lo evidente.<br />
El mensaje de ayer &ndash;y cuya claridad debemos a una car&oacute;tida que no dio tiempo a pensar, s&oacute;lo permiti&oacute; actuar por instinto- es claro: &ldquo;Si tiene prepaga o tiene plata, &uacute;sela. Int&eacute;rnese en sanatorio privado&rdquo;. <br />
Todo comunica. Los actos tambi&eacute;n. Los gobernantes argentinos no comparten la suerte de su pueblo, es el intertexto de este comunicado f&aacute;ctico, no verbal o escrito. <br />
Y es un mensaje detestable.</p>
<p><br />
&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades