Gerenciamiento temporal, una alternativa frente a la crisis

Existen diversas situaciones que se dan actualmente en el mercado, tales como empresas locales que han crecido por la restricción de importaciones,  empresas familiares que no tienen prevista la manera de realizar la sucesión, o simplemente pérdida de la rentabilidad, en  donde los recursos humanos gerenciales no son suficientes. 

28 octubre, 2015

Para las empresas que están transitando algunas de esas situaciones, el  gerenciamiento temporal puede ser una herramienta de gran utilidad.

 

Por gerenciamiento temporal nos referimos al ingreso a la empresa de un profesional o un equipo profesional altamente calificado, asumiendo operativamente la Gerencia General de la organización, con el previo acuerdo de accionistas y directorios, por un período que no suele ser mayor a los dos años.

 

Este servicio surgió hace más de dos décadas, justamente cuando se profesionalizó la gestión de las empresas como consecuencia de la apertura económica. Allí se comenzó a diferenciar la propiedad de una empresa de su gestión. En ese contexto, se pudieron dividir más claramente los roles entre los accionistas, los directores y el Management, lo que permitió dar espacio al Management temporal como servicio.   

 

Casos más habituales

 

Pueden ser variadas las razones por las cuales una empresa necesite el servicio de management temporal. Puede ocurrir frente a situaciones de crisis financieras, también en los casos de fusiones o start-ups, gran crecimiento o traspaso generacional.

 

Cuando se trata de una fusión, el servicio de gerenciamiento temporal puede ser útil también para contar con una gestión profesional, objetiva e imparcial,  no condicionada por la operación en sí.

 

Otro caso es el de las empresas familiares grandes. Generalmente suelen darse problemas cuando se tiene que llevar adelante un traspaso generacional. En ese caso, la creación de un nuevo protocolo, los cambios societarios y las nuevas conformaciones en el poder, van a ser más transparentes y objetivos si son conducidos por un interlocutor externo.

 

En cada una de estas situaciones la función principal del gerenciamiento temporal es tanto gerenciar como mediar. La clave está en separar la cúpula accionaria de la gestión, concentrándose en trabajar desde la transparencia, la estrategia y la eficiencia.

 

Todas estas acciones requieren perfiles profesionales con experiencia, conocimiento y habilidad para el manejo de las relaciones interpersonales con diferentes grupos, tranquilidad para tener reflexión ante la toma de decisiones de peso y, por encima de todo, una fuerte orientación a la acción.

 

Resistencias y continuidad

 

En algunos casos ocurre que las cúpulas directivas de las empresas tienen algo de temor en dejar la compañía en manos de otra persona o equipo. Allí se debe señalar que un buen servicio de gerenciamiento temporal contempla un plan de acción que la empresa conocerá previamente, y que debe ser analizado y evaluado antes de su implementación.

 

Como reaseguro, además, este modelo establece un organismo conformado por accionistas y profesionales de la consultora, se define la forma de monitoreo de la gestión y se elabora el plan de acción con un plazo de tiempo definido, a fin de dar por cumplidos los objetivos.

 

Para darle continuidad al proyecto, habiendo finalizado la gestión gerencial, se realiza un acompañamiento, bajo formas acordadas, a los ejecutivos que queden en el manejo del negocio, hasta que los accionistas vean que el proceso mantiene la estabilización lograda con la gestión temporal.

 

 

Por Federico Montelatici, Director de Management, en Managers

 

 

 

 

 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades