El Societé Generalé vuelve a llamarse Supervielle Banco

Desde el 27 de junio cambia la cartelería y se lanza la campaña publicitaria: Societé Générale vuelve a ser Supervielle. El cambio se da después del largo proceso por el que el banco Banex compró a la entidad francesa su operatoria en Argentina.

La campaña de lanzamiento busca enfatizar que se trata de un regreso y no de un lanzamiento. El nuevo bautismo aprovecha la identidad histórica entre el Societé y el Supervielle y vuelve a poner al banco el apellido del presidente del Banex, Julio Patricio Supervielle, siguiendo la tendencia de los últimos años de que “los negocios vuelven a ser nacionales y sus dueños vuelven a estar presentes”.

En el nuevo diseño de marca trabajó el estudio Shakespeare y la campaña fue elaborada por la agencia Stratos. La frase/slogan completa, que se desarticula en partes en las gráficas callejeras, busca sensación de cercanía y confianza en el estilo directo: “El banco que te vio crecer, el que creyó en tus proyectos y sabe lo que querés. Volvió Supervielle. Banco Supervielle, lo dice todo”.

Al presentar la nueva/vieja marca, los directivos aclararon que las dos entidades –Banex y Supervielle- mantendrán identidades propias y apuntarán a segmentos diferenciados, y que aunque el primero es dueño del segundo, será éste el que actuará como marca paraguas. Por el momento, el Banex mantendrá sus logos y cartelería.

El Banex, que tiene 22 sucursales, 62 centros de pago y 37 cajeros automáticos, seguirá operando principalmente como un “banco de jubilados” –atiende a 400.000-, mientras que el nuevo Supervielle, con 60 sucursales y 117 cajeros, pondrá énfasis, entre otros, en las Pymes, los microemprendimientos y los comercios, así como en las operatorias de leasing y prendas, factoring y comercio exterior. En todos los casos, aclara Superville, buscando ser “un banco de 180 días, securitizando todos los créditos de largo plazo”.

Durante la presentación de la nueva marca, Gabriel Coqueugniot, gerente general del banco, confirmó que en la operación de adquisición el Banex pagó una cifra positiva al Societé Générale –sobre la que hay un acuerdo de confidencialidad- y sostuvo que fue una transacción que dejó a todos contentos: “Los franceses porque se fueron, y nosotros porque tenemos un banco más grande y una oportunidad en Argentina”.

La campaña de lanzamiento busca enfatizar que se trata de un regreso y no de un lanzamiento. El nuevo bautismo aprovecha la identidad histórica entre el Societé y el Supervielle y vuelve a poner al banco el apellido del presidente del Banex, Julio Patricio Supervielle, siguiendo la tendencia de los últimos años de que “los negocios vuelven a ser nacionales y sus dueños vuelven a estar presentes”.

En el nuevo diseño de marca trabajó el estudio Shakespeare y la campaña fue elaborada por la agencia Stratos. La frase/slogan completa, que se desarticula en partes en las gráficas callejeras, busca sensación de cercanía y confianza en el estilo directo: “El banco que te vio crecer, el que creyó en tus proyectos y sabe lo que querés. Volvió Supervielle. Banco Supervielle, lo dice todo”.

Al presentar la nueva/vieja marca, los directivos aclararon que las dos entidades –Banex y Supervielle- mantendrán identidades propias y apuntarán a segmentos diferenciados, y que aunque el primero es dueño del segundo, será éste el que actuará como marca paraguas. Por el momento, el Banex mantendrá sus logos y cartelería.

El Banex, que tiene 22 sucursales, 62 centros de pago y 37 cajeros automáticos, seguirá operando principalmente como un “banco de jubilados” –atiende a 400.000-, mientras que el nuevo Supervielle, con 60 sucursales y 117 cajeros, pondrá énfasis, entre otros, en las Pymes, los microemprendimientos y los comercios, así como en las operatorias de leasing y prendas, factoring y comercio exterior. En todos los casos, aclara Superville, buscando ser “un banco de 180 días, securitizando todos los créditos de largo plazo”.

Durante la presentación de la nueva marca, Gabriel Coqueugniot, gerente general del banco, confirmó que en la operación de adquisición el Banex pagó una cifra positiva al Societé Générale –sobre la que hay un acuerdo de confidencialidad- y sostuvo que fue una transacción que dejó a todos contentos: “Los franceses porque se fueron, y nosotros porque tenemos un banco más grande y una oportunidad en Argentina”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades