El síndrome postvacacional

Mucha gente detesta al volver al trabajo luego de disfrutar sus vacaciones estivales. El cuadro se parece bastante a la depresión, aunque no tenga síntomas.

La primera semana de trabajo tras las vacaciones siempre es difícil y de adaptación para el común de los trabajadores. Volverse a sentar en el escritorio luego de pasar días al sol en la playa, en la montaña o paseando por ciudades desconocidas es una experiencia descorazonadora y traumática para muchos.  

Según los estudiosos del tema, es en estos momentos de regreso de las vacaciones cuando a mucha gente le recrudece la sensación de incomodidad, muchas veces porque no está a gusto con el empleo. Según datos suministrados por Prevention World, recrudecen los casos de acoso laboral, lo cual a su vez, aumenta el consumo de antidepresivos.

Es habitual, en muchos lugares de trabajo,  escuchar quejas por la vuelta al trabajo tras las vacaciones. Inclusive parece que para estar integrados al grupo todos deben auto-compadecerse por volver a la rutina.

Con el comienzo de un nuevo almanaque laboral es conveniente plantearse seriamente si su empleo no le satisface y de ser así tendrá que decidir entre quedarse o abandonarlo, pero caer en un espiral de lamentaciones es una situación dañina para el empleado y para la empresa, y no se conseguirá obtener el 100% de la dedicación.

Algunos consejos  para facilitar la transición:

1. Volver un día antes a casa: Veinticuatro horas de antelación para llegar, relajarse, acomodar la ropa y organizarse planificando la vuelta a la rutina. El regreso así es menos traumático.

2. Contar brevemente las aventuras y pasar a otra cosa: cuente las vacaciones a sus compañeros de trabajo, diviértanse juntos un rato, escuche las experiencias de los demás y luego pónganse todos a trabajar con mejor humor. Si le faltó tiempo para contar, vayan juntos a almorzar o a tomar un café.

3. Comience el día planificando el día, la semana y el mes. No comience contestando mails que le enviaron dos semanas antes. Eso puede quedar para la tarde. Lo primero es volver a centrarse en el trabajo y en cómo retomarlo con entusiasmo y con objetivos.

Finalmente conviene no olvidarse de pensar en la fortuna de tener empleo, de poder regresar de unas vacaciones para volver a hacerse cargo de sus responsabilidades. Eso, en tiempos de crisis, es un lujo para muchos.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades