El humor como elemento de retención

El humor es uno de las mayores dones que Dios ha dado a la humanidad para librarla de la desesperación”, dijo Steve Lipman, investigador del humor durante el Holocausto.

Mientras las organizaciones se achican, se fusionan, se reestructuran, etc, etc,
los empleados viven una incertidumbre permanente. Casi siempre para ellos cambia
todo: lo que tienen que hacer, cómo lo tienen que hacer, para quién,
o si lo van a seguir haciendo. Y como casi nunca controlan esas situaciones, les
invade una sensación de impotencia que se traduce en aumento de estrés,
angustia, desmoralización, ausentismo y baja productividad. De ahí
a decidir irse a trabajar en otra parte hay un solo paso dice el investigador
David Granirer, experto en relaciones humanas. De manera que la incertidumbre
y la angustia se refleja directamente en la tasa de retención del empleado.
Y, como bien saben los patrones, la gente es el activo más importante de
la organización y perderla cuesta dinero.

Entonces la gran pregunta es cómo hacer para mantener al personal de buen
humor, sano de cuerpo y mente y productivo, aun en circunstancias estresantes.
Un equipo de trabajadores sociales interrogados por Granirer contestó que
el camino es la risa. Según ellos, las organizaciones deben alentar a sus
empleados a que, si bien no controlan la situación que los angustia, al
menos decidan cómo reaccionar. En días oscuros, cuando se sienten
a punto de estallar, lo mejor que pueden hacer es juntarse ponerse a payasear
un poco.

Si la gerencia de una empresa que ha sometido a su personal a una larga etapa
de transformaciones no piensa en cómo han quedado los “sobrevivientes”
y no hace algo para levantarles el ánimo, lo más seguro es que perderá
sus empleados más valiosos, esos mismos que tuvo mucho cuidado en no echar.
Con gente tensa y preocupada, el trabajo en equipo no funciona porque la gente
se refugia en una actitud de “yo primero”. La atmósfera de la
oficina se envenena y campean los rumores y las traiciones.

Según Steve Lipman, quien realizó una investigación sobre
el uso del humor durante el Holocausto: “el ingenio que nacía en el
vórtice del infierno no era frivolidad sino una necesidad psicológica.
El humor es uno de las mayores dones que Dios ha dado a la humanidad para librarla
de la desesperación”. Lipman cita el ejemplo de un grupo de residentes
de Auschwitz preparaban shows de vodevil para hacer reír a la población
del campo. Según recuerda hoy uno de ellos, “teníamos que hacer
chistes para salvarnos de la depresión profunda”.
De alguna forma, esa gente, al borde de la muerte, advertía que su supervivencia
dependía de no perder su capacidad para reír. Como grupo, se tomó
el tiempo y el trabajo para que eso no ocurriera.

En la incertidumbre del ambiente laboral actual, el humor es un recurso necesario
para levantar el humor de la gente. Cuando varios empleados se ponen a hacer payasadas
no están perdiendo el tiempo sino aprovechando una de las pocas herramientas
que tienen para aumentar y mantener el espíritu de cuerpo. La risa puede
no cambiar la realidad externa, pero sí ayuda a la gente a sobrellevarla.

Mientras las organizaciones se achican, se fusionan, se reestructuran, etc, etc,
los empleados viven una incertidumbre permanente. Casi siempre para ellos cambia
todo: lo que tienen que hacer, cómo lo tienen que hacer, para quién,
o si lo van a seguir haciendo. Y como casi nunca controlan esas situaciones, les
invade una sensación de impotencia que se traduce en aumento de estrés,
angustia, desmoralización, ausentismo y baja productividad. De ahí
a decidir irse a trabajar en otra parte hay un solo paso dice el investigador
David Granirer, experto en relaciones humanas. De manera que la incertidumbre
y la angustia se refleja directamente en la tasa de retención del empleado.
Y, como bien saben los patrones, la gente es el activo más importante de
la organización y perderla cuesta dinero.

Entonces la gran pregunta es cómo hacer para mantener al personal de buen
humor, sano de cuerpo y mente y productivo, aun en circunstancias estresantes.
Un equipo de trabajadores sociales interrogados por Granirer contestó que
el camino es la risa. Según ellos, las organizaciones deben alentar a sus
empleados a que, si bien no controlan la situación que los angustia, al
menos decidan cómo reaccionar. En días oscuros, cuando se sienten
a punto de estallar, lo mejor que pueden hacer es juntarse ponerse a payasear
un poco.

Si la gerencia de una empresa que ha sometido a su personal a una larga etapa
de transformaciones no piensa en cómo han quedado los “sobrevivientes”
y no hace algo para levantarles el ánimo, lo más seguro es que perderá
sus empleados más valiosos, esos mismos que tuvo mucho cuidado en no echar.
Con gente tensa y preocupada, el trabajo en equipo no funciona porque la gente
se refugia en una actitud de “yo primero”. La atmósfera de la
oficina se envenena y campean los rumores y las traiciones.

Según Steve Lipman, quien realizó una investigación sobre
el uso del humor durante el Holocausto: “el ingenio que nacía en el
vórtice del infierno no era frivolidad sino una necesidad psicológica.
El humor es uno de las mayores dones que Dios ha dado a la humanidad para librarla
de la desesperación”. Lipman cita el ejemplo de un grupo de residentes
de Auschwitz preparaban shows de vodevil para hacer reír a la población
del campo. Según recuerda hoy uno de ellos, “teníamos que hacer
chistes para salvarnos de la depresión profunda”.
De alguna forma, esa gente, al borde de la muerte, advertía que su supervivencia
dependía de no perder su capacidad para reír. Como grupo, se tomó
el tiempo y el trabajo para que eso no ocurriera.

En la incertidumbre del ambiente laboral actual, el humor es un recurso necesario
para levantar el humor de la gente. Cuando varios empleados se ponen a hacer payasadas
no están perdiendo el tiempo sino aprovechando una de las pocas herramientas
que tienen para aumentar y mantener el espíritu de cuerpo. La risa puede
no cambiar la realidad externa, pero sí ayuda a la gente a sobrellevarla.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades