Una tendencia que se confirma

El e-commerce como motor de reactivación de la economía

En los últimos años, el comercio electrónico crece de manera sostenida a tasas superiores al 60%.

6 octubre, 2020

Por: Gustavo Sambucetti (*)

Durante 2019 se registraron casi 19 millones de compradores, $ 403 mil millones en ventas y más de 146 millones de productos entregados. Estas cifras exponen la relevancia alcanzada.

 La pandemia del Covid-19 llevó al límite la capacidad de respuesta de los gobiernos, las naciones y las empresas a escala global.

El comercio electrónico no fue la excepción, más aún, se transformó en una actividad esencial que posibilita a las personas seguir accediendo a productos, a pesar de la coyuntura.

En nuestro país, la medida del aislamiento social preventivo y obligatorio en sus distintas fases aceleró aún más el crecimiento de la actividad que trepó a niveles esperados para dentro de dos o tres años, todo en tan sólo un par de meses.

En abril, por ejemplo, el crecimiento en los rubros relacionados con bienes esenciales y compras cotidianas superó al de los 12 meses previos acumulados.

Los resultados de la reciente edición del HotSale (27, 28 y 29 de julio), del que participaron 710 empresas (20% más que el 2019), se vendieron 6,5 millones de productos (79% más que el año anterior), por un total de $19.360 millones, confirman esta tendencia.

Capacidades tecnológicas

Durante estos meses, el comercio electrónico no sólo permitió a los compradores acceder a bienes y servicios de una manera segura, sino que también fue un motor de reactivación de la economía, con impacto directo sobre las empresas que venden online y todo su ecosistema de proveedores.

Respecto de la oferta, observamos que las empresas hicieron grandes esfuerzos para desarrollar sus capacidades tecnológicas y operativas.

Las que ya venían trabajando en sus estrategias de venta online fueron quienes lograron capitalizar rápidamente la oportunidad. Sin embargo, también registramos muchas empresas de distintos rubros y tamaños que mostraron una gran capacidad y velocidad de adaptación al nuevo escenario.

Desde la demanda, la incorporación del hábito de compra online por parte de nuevos usuarios y el incremento en la frecuencia de compra de los actuales nos permiten afirmar que la tendencia va a continuar una vez que volvamos a una “nueva normalidad”.

Es importante destacar que los usuarios aceleraron el proceso de incorporación de tecnología en distintos aspectos de su vida, lo cual seguramente se combinará y potenciará con experiencias físicas una vez que la situación sanitaria lo permita.

La tecnología y los servicios de apoyo al comercio electrónico han evolucionado generando alternativas accesibles para todo tipo de empresas.

El desafío radica ahora en la capacidad y la velocidad que tengan las empresas para reconvertir sus estrategias de negocio, sus procesos operativos y su capital humano a esta nueva realidad.

(*) Director Institucional de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE)

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades