El CEO extranjero podría desaparecer

En un clima de creciente hostilidad entre algunos países, la nacionalidad de los ejecutivos cobra vital importancia.

La globalización fue buena para las empresas en por lo menos un aspecto: les permitió encontrar talento en cualquier parte del planeta. Sin embargo, a medida que aumentan las tensiones geopolíticas, se van acabando los días de la empresa sin fronteras. Comienzan a importar las nacionalidades.

Se supone que la primera obligación de los ejecutivos es para con sus stakeholders, pero a medida que se intensifica la confrontación geopolítica, el tema de las alianzas nacionales vuelve a aparecer, estima Elisabeth Braw en el Financial Times. Los temas relacionados con la confidencialidad comienzan entonces a verse desde otra óptica.

Hoy según el lugar donde esté basada una empresa puede beneficiarla o perjudicarla. Existe también el riesgo de que un alto ejecutivo extranjero tenga lazos fuertes con su país de origen y que esos lazos entren en conflicto con los objetivos de la compañía. El hecho que algunos países no se estén llevando bien significa que las empresas podrían comenzar a discriminar algunas nacionalidades-

 

 

 

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades