E-commerce como nuevo paradigma

Las características de Internet hacen que el comercio electrónico tenga poco que ver con el comercio tradicional. El marketing se debe implementar en forma renovada para ser efectivo.

El nuevo modelo que subyace las comunicaciones de marketing en Internet es un modelo muchos a muchos en el que los consumidores pueden interactuar con el medio, las firmas pueden dar contenido al medio, y los consumidores también aportan contenido al medio.

En este modelo donde el medio está en el centro, las relaciones primarias ya no son entre quien envía y quien recibe, sino de ambos con el medio. Por eso, la información o contenido no es simplemente transmitida de uno a otro sino, con la mediación del entorno, es creada por los participantes.

Una consideración importante en el análisis estructural de la Web como medio de marketing es que posee características únicas que la distinguen del contexto comercial tradicional.

Primero, incorpora la interactividad con la gente y con las computadoras, por eso no es una simulación de un contexto de vida real, es un alternativa a los contextos de vida real.

Además, dentro del contexto virtual, compiten conductos de tipo experiencial (por ejemplo, la navegación en la red que produce experiencias) y conductas movidas por un objetivo (compra on line) compiten por captar la atención del consumidor.

Tercero, la habilidad del consumidor en el ambiente virtual, además de los desafíos que plantea el medio, introducen el tema de la competencia, algo que no existe tan poderosamente en el mundo físico.

Como la Internet presenta un contexto para las actividades de marketing que es fundamentalmente diferente de los medios tradicionales, las actividades convencionales de marketing se están transformando, ya que muchas veces son difíciles de implementar en su forma actual.

Esto significa que, en muchos casos, esas actividades de marketing deben ser recreadas en formas que son más adecuadas para el nuevo medio.

La actual turbulencia en el mercado y en la tecnología que provoca la Web representa mucho más que una evolución tecnológica.

Por eso, para que los esfuerzos de marketing tengan éxito en la Internet exigen una evolución en el concepto del marketing. Marketing debe ser no sólo los intentos que hace la firma por descubrir y satisfacer -en forma rentable- las necesidades del consumidor, sino también actividades que contribuyan positivamente a la evolución del medio mismo, desarrollando nuevos paradigmas para el comercio electrónico.

Aunque todavía es pronto para predecir la forma en que tomarán estos esfuerzos, algunos desarrollos parecen encaminarse hacia ese objetivo.

De este modo, se están tomando medidas para construir la infraestructura que sostendrá todo el comercio electrónico, también aparecen mecanismos que aprovechan las características únicas del medio y hay muchos intentos por desarrollar interesantes ambientes ricos en contenido.

El nuevo modelo que subyace las comunicaciones de marketing en Internet es un modelo muchos a muchos en el que los consumidores pueden interactuar con el medio, las firmas pueden dar contenido al medio, y los consumidores también aportan contenido al medio.

En este modelo donde el medio está en el centro, las relaciones primarias ya no son entre quien envía y quien recibe, sino de ambos con el medio. Por eso, la información o contenido no es simplemente transmitida de uno a otro sino, con la mediación del entorno, es creada por los participantes.

Una consideración importante en el análisis estructural de la Web como medio de marketing es que posee características únicas que la distinguen del contexto comercial tradicional.

Primero, incorpora la interactividad con la gente y con las computadoras, por eso no es una simulación de un contexto de vida real, es un alternativa a los contextos de vida real.

Además, dentro del contexto virtual, compiten conductos de tipo experiencial (por ejemplo, la navegación en la red que produce experiencias) y conductas movidas por un objetivo (compra on line) compiten por captar la atención del consumidor.

Tercero, la habilidad del consumidor en el ambiente virtual, además de los desafíos que plantea el medio, introducen el tema de la competencia, algo que no existe tan poderosamente en el mundo físico.

Como la Internet presenta un contexto para las actividades de marketing que es fundamentalmente diferente de los medios tradicionales, las actividades convencionales de marketing se están transformando, ya que muchas veces son difíciles de implementar en su forma actual.

Esto significa que, en muchos casos, esas actividades de marketing deben ser recreadas en formas que son más adecuadas para el nuevo medio.

La actual turbulencia en el mercado y en la tecnología que provoca la Web representa mucho más que una evolución tecnológica.

Por eso, para que los esfuerzos de marketing tengan éxito en la Internet exigen una evolución en el concepto del marketing. Marketing debe ser no sólo los intentos que hace la firma por descubrir y satisfacer -en forma rentable- las necesidades del consumidor, sino también actividades que contribuyan positivamente a la evolución del medio mismo, desarrollando nuevos paradigmas para el comercio electrónico.

Aunque todavía es pronto para predecir la forma en que tomarán estos esfuerzos, algunos desarrollos parecen encaminarse hacia ese objetivo.

De este modo, se están tomando medidas para construir la infraestructura que sostendrá todo el comercio electrónico, también aparecen mecanismos que aprovechan las características únicas del medio y hay muchos intentos por desarrollar interesantes ambientes ricos en contenido.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades