Cuando la longevidad abre mercados

La tasa de natalidad se reduce y las empresas que sepan aprovechar esta nueva realidad obtendrán ventajas importantes. La importancia de sectores como educación y salud.

En Europa occidental, central y Japón la tasa de natalidad ya ha caído por debajo de la necesaria para reproducir la población en los niveles actuales. Los nacimientos equivalen hoy a 0,8 hijos por mujer en Japón y 1,5 en el norte y oeste de Europa. Estados Unidos también está experimentando una declinación con algo menos de dos hijos por mujer. Para mantener la población mundial de hoy, esas regiones necesitarían tener una tasa por mujer de 2,1 nacimientos.

Acompañando la declinación de nacimientos habrá un cambio correspondiente en la edad de la población. Como nacen menos niños, una mayor proporción de la población será más vieja.

Si a eso se le agrega que la gente vive más que en las décadas anteriores, habrá una explosión de gente vieja y escasez de jóvenes. Esta es una experiencia inédita. Por lo menos en los últimos 200 años, todas las instituciones mundiales modernas, incluyendo las empresas, habían descontado que la población continuaría creciendo.

Ante esta situación los empresarios deberán comprender que los negocios deben adoptar supuestos totalmente diferentes. Uno de ellos, que se irá contrayendo la población de gente joven. Una nueva realidad será que la edad de la jubilación tendrá que elevarse, tal vez hasta los 70 años. De lo contrario no habrá suficientes trabajadores para satisfacer la demanda.

Las empresas, por tanto, deben comenzar a forjar nuevas relaciones e trabajo con los trabajadores de más edad, especialmente con aquellos que pertenecen a la categoría de trabajadores de conocimiento. Los trabajadores de conocimiento son aquellos cuyo valor está en lo que saben y pueden hacer con ese conocimiento.

Las empresas que primero logren atraer y mantener a los trabajadores de conocimiento durante más años una vez pasada la edad tradicional de la jubilación tendrán una enorme ventaja competitiva. La productividad tendrá que seguir creciendo en forma rápida o de lo contrario los países perderán posiciones y se empobrecerán.

La distribución el ingreso

Cualquier cambio en la participación del ingreso disponible en las próximas décadas hará impacto en las empresas. Para aprovechar la ventaja en los cambios en el ingreso, los empresarios deberán conocer una cifra fundamental: qué porcentaje del dinero que tiene para gastar destinan los clientes a comprar productos o servicios de una determinada empresa. Esa cifra es importante porque las tendencias en gasto disponible tienen a mantenerse durante largos intervalos de tiempo.

Si un empresario es capaz de identificar tempranamente un cambio, obtendrá la ventaja de la tendencia durante un largo tiempo.

El gasto en actividades relacionadas con el esparcimiento está creciendo. Pero la tendencia puede comenzar a declinar dado que es poco probable, dada la declinación de la población, que la norma sea mayor cantidad de tiempo libre. El gobierno ha tenido un gran impacto sobre el ingreso disponible a través de la redistribución del ingreso, que pasó de un segmento de la población a otro.

El sector educación crecerá a medida que los trabajadores necesitan una continua actualización de sus conocimientos. Y el cuidado de la salud crecerá a medida que la población envejece.

Los cuatro segmentos en crecimiento son altamente insensibles a los precios. Esto es, los consumidores probablemente van a pagar sobre la base del valor percibido del producto o servicio en lugar de dejar que la oferta y la demanda sean el factor determinante.

Las empresas deben vigilar las tendencias y aprovechar las oportunidades que presentan.

En Europa occidental, central y Japón la tasa de natalidad ya ha caído por debajo de la necesaria para reproducir la población en los niveles actuales. Los nacimientos equivalen hoy a 0,8 hijos por mujer en Japón y 1,5 en el norte y oeste de Europa. Estados Unidos también está experimentando una declinación con algo menos de dos hijos por mujer. Para mantener la población mundial de hoy, esas regiones necesitarían tener una tasa por mujer de 2,1 nacimientos.

Acompañando la declinación de nacimientos habrá un cambio correspondiente en la edad de la población. Como nacen menos niños, una mayor proporción de la población será más vieja.

Si a eso se le agrega que la gente vive más que en las décadas anteriores, habrá una explosión de gente vieja y escasez de jóvenes. Esta es una experiencia inédita. Por lo menos en los últimos 200 años, todas las instituciones mundiales modernas, incluyendo las empresas, habían descontado que la población continuaría creciendo.

Ante esta situación los empresarios deberán comprender que los negocios deben adoptar supuestos totalmente diferentes. Uno de ellos, que se irá contrayendo la población de gente joven. Una nueva realidad será que la edad de la jubilación tendrá que elevarse, tal vez hasta los 70 años. De lo contrario no habrá suficientes trabajadores para satisfacer la demanda.

Las empresas, por tanto, deben comenzar a forjar nuevas relaciones e trabajo con los trabajadores de más edad, especialmente con aquellos que pertenecen a la categoría de trabajadores de conocimiento. Los trabajadores de conocimiento son aquellos cuyo valor está en lo que saben y pueden hacer con ese conocimiento.

Las empresas que primero logren atraer y mantener a los trabajadores de conocimiento durante más años una vez pasada la edad tradicional de la jubilación tendrán una enorme ventaja competitiva. La productividad tendrá que seguir creciendo en forma rápida o de lo contrario los países perderán posiciones y se empobrecerán.

La distribución el ingreso

Cualquier cambio en la participación del ingreso disponible en las próximas décadas hará impacto en las empresas. Para aprovechar la ventaja en los cambios en el ingreso, los empresarios deberán conocer una cifra fundamental: qué porcentaje del dinero que tiene para gastar destinan los clientes a comprar productos o servicios de una determinada empresa. Esa cifra es importante porque las tendencias en gasto disponible tienen a mantenerse durante largos intervalos de tiempo.

Si un empresario es capaz de identificar tempranamente un cambio, obtendrá la ventaja de la tendencia durante un largo tiempo.

El gasto en actividades relacionadas con el esparcimiento está creciendo. Pero la tendencia puede comenzar a declinar dado que es poco probable, dada la declinación de la población, que la norma sea mayor cantidad de tiempo libre. El gobierno ha tenido un gran impacto sobre el ingreso disponible a través de la redistribución del ingreso, que pasó de un segmento de la población a otro.

El sector educación crecerá a medida que los trabajadores necesitan una continua actualización de sus conocimientos. Y el cuidado de la salud crecerá a medida que la población envejece.

Los cuatro segmentos en crecimiento son altamente insensibles a los precios. Esto es, los consumidores probablemente van a pagar sobre la base del valor percibido del producto o servicio en lugar de dejar que la oferta y la demanda sean el factor determinante.

Las empresas deben vigilar las tendencias y aprovechar las oportunidades que presentan.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades