Correr, también una pasión de las marcas

En poco más de una década, el running se convirtió de un hábito saludable que modificó la geografía de las ciudades e impulsó a las marcas a invertir en el marketing deportivo. Corre, Lola, corre. Por Mauro Maciel

En poco más de una década salir a correr se convirtió en un hábito apasionado para una buena parte de la sociedad, que se hace evidente tanto en la geografía de parques y plazas como en las planillas de inscripción de las cerca de 100 carreras al año que se realizan en el país. Alrededor de 400.000 fueron los runners que se anotaron para participar de las carreras en 2014 y se espera llegar al medio millón para 2015.

 

El fenómeno deportivo, que no discrimina en género, edad ni clase social, y que seguramente debe provocar satisfacción a los responsables de políticas de Salud en todos los niveles del Estado, en verdad, es un paraíso para las marcas deportivas que supieron advertir la presencia de un mercado cada vez más creciente de consumidores bien dispuestos a adquirir productos deportivos para ejercitar la actividad. Basta acercarse a los locales de ropa deportiva para comprobar que la línea de negocios de artículos para running ocupa hoy un protagonismo similar a disciplinas de larguísima tradición, como fútbol, tenis o básquet.

 

Pero las marcas no deportivas tampoco quieren dejar pasar esta oportunidad y buscan sponsorear las carreras para decir presente, frente a una convocatoria que puede llegar a reunir unas 10 mil personas.

 

“Las marcas deportivas aprovechan estos eventos para estar con contacto directo con su mercado objetivo y apostar a sus productos -dice Antonella Clausi, docente de la Licenciatura en Comercialización de Fundación UADE-, mientras que para las marcas no deportivas, los eventos contribuyen a construir imagen de marca y posicionamiento”.

 

Salomon, marca de referencia histórica con actividades de montaña, empezó a incursionar en el running a partir del año 2005, con calzado e indumentaria para las carreras de montaña. “A partir de 2011 comenzamos a advertir una mayor demanda de artículos de running y empezamos a incorporar calzado para correr en la ciudad”, cuenta Luciana Iudice, responsable de Marketing de Salomon, y agrega que en la Argentina “entre el 70% y 80% de los productos Salomon son para running”.

 

En el caso de la empresa Mizuno, el 95% de su oferta está conformada por artículos de running, cuya estrategia su relanzada en el país en el año 2012: “Ser la marca de performance running mas deseada por los corredores”, dice su gerente de MKT, Fermín Amézqueta.

 

Según la consultora Kantar Worldpanel, la venta de zapatillas para runners equivale al 18% de la venta de calzado deportivo, en unidades, y al 22%, en facturación, de un mercado liderado por Nike, seguido de Topper, Adidas y Reebok.

 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades