Claves para renunciar a tu trabajo

Un momento tenso al que todo trabajador se tiene que enfrentar alguna vez. ¿Cuál es la mejor forma de renunciar a un trabajo y buscar nuevos horizontes?

14 septiembre, 2015

Presentar la carta de renuncia puede ser muy difícil. Incluso si odiamos nuestro trabajo actual o si sentimos que estamos en la cuerda floja y que  el trabajo podría terminar en cualquier momento renunciar de buena manera es toda una epopeya. Pero existen algunas claves para facilitar el proceso.

Seguridad

Es esencial sentirse lo más seguro posible sobre la decisión. Sopesar los pros y los contra o ver otras ofertas de trabajo de nuestro rubro de interés por ejemplo. Siempre se puede charlar la decisión con colegas o incluso con el jefe. Pero es necesario estar seguro de la decisión, porque la salida de un empleado puede ser una situación de mucho estrés para la empresa y para nosotros mismos. No se puede ver el futuro y saber con antelación que el próximo trabajo será mejor, pero si se puede ver el presente con claridad.

Avisar con anticipación

La regla general es seguir al pie de la letra lo que indique el contrato, aunque es común que en la ausencia de esa indicación se avise con al menos dos semanas de antelación. En algunos casos es imposible cumplir con lo pactado. Por lo que siempre se puede charlar con nuestro jefe e intentar llegar a una arreglo como ayudar algunas horas extra a la semana o ayudar a quien ocupe el puesto con asistencia telefónica o por email.

Retirarse con elegancia

Es muy recomendable escribir una carta de renuncia y presentarla en persona a quien corresponda. La idea es dejar una buena impresión en nuestro empleador, sobre todo si se mantuvo una buena relación de trabajo antes de la renuncia. Nunca se sabe cuando se va a necesitar una referencia o un nuevo puesto en la misma empresa. La carta de renuncia tiene que ser lo más profesional posible y tiene que recordarle al ex jefe los puntos más altos de nuestro rendimiento que seguramente olvide.

Pedir una entrevista de salida

Una opción que no muchos tienen en cuenta. Si creemos que tenemos algo que decir o algo que queremos escuchar sobre nuestro tiempo en la compañía, siempre se puede pedir una entrevista de renuncia con RR.HH. o quien corresponda. Es una buen oportunidad para no quedar en malos términos, para recibir feedback de nuestros empleadores o incluso para hablar sobre nuestro futuro. ¿Qué tal si renunciamos para emprender en algo que podría ser beneficioso para la compañía? Si ya conocen nuestro buen desempeño es una excelente forma de ganar un cliente. A ambos les conviene mantener una buena relación entre sí.

Mantener el profesionalismo

El mundo cabe en un pañuelo. Así que lo más conveniente es mantener el profesionalismo hasta el último día de trabajo. Jamás es aconsejable pelearse con algún compañero o supervisor, o tomarse licencias para trabajar menos o peor sólo porque sabemos que nos retiramos de la empresa. Lo mismo vale para el papeleo. Dejar todo lo más ordenado posible. Desde los papeles físicos del escritorio hasta el papeleo virtual como una cartera de clientes, la lista de mail o los archivos de la computadora. Deja una mejor impresión de nosotros retirarnos con la frente en alto que con los murmullos de todos como música de fondo.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades