Cargos contra Ogilvy

El director de finanzas y una ex ejecutiva de Ogilvy & Mather – la agencia de publicidad que pertenece a WPP -- son acusados de sobrefacturar al gobierno de Estados Unidos por una campaña publicitaria anti droga, según informa el New York Times.

Se trata de Thomas Early y Shona Seifert, a quienes se acusa de ordenar a sus
empleados que modifiquen planillas de mayo 1999 a abril 2000 y entreguen, en consecuencia,
documentos falsos a la oficina de control de la Casa Blanca (Office of National
Drug Control Policy, ONDCP)
.
La acusación vuelve a llevar a punto crítico un viejo pleito sobre
el trabajo de Ogilvy para lal ONDCP, que comenzó en 1998 con un contrato
de un año para lanzar una campaña que se suponía costaría
US$ 684 millones en cinco años. Funcionarios del gobierno cuestionaron
las prácticas de facturación de la agencia ya en el año 2000,
lo cual motivó que la Casa Blanca interrumpiera sus pagos.

En 2001, investigadores de la General Accounting Office concluyeron que Ogilvy
había sobrefacturado a la ONDCP en US$7,6 millones y refirieron el caso
al Departamento de Justicia. Ogilvy siguió consiguiendo renovaciones al
contrato a pesar de la oposición de algunos legisladores.

Pero la agencia admitió la existencia de algunos “deslices” en
sus registros y en 2002 pagó US$ 1,8 millón para resolver la situación.
Ayer dijo a la prensa que está orgullosa de su trabajo para la ONDCP y
de las medidas tomadas para mejorar sus procedimientos de facturación.
Agregó que si los cargos contra Early y Seifert resultan ciertos, “su
conducta no guarda relación con los altos niveles que sostiene y promueve
la compañía”.
Seifert, que desde 2002 trabaja en TBWA, hizo una declaración en la que
niega rotundamente los cargos. Early no pudo ser contactado para obtener sus comentarios,
advierte el diario.

Se trata de Thomas Early y Shona Seifert, a quienes se acusa de ordenar a sus
empleados que modifiquen planillas de mayo 1999 a abril 2000 y entreguen, en consecuencia,
documentos falsos a la oficina de control de la Casa Blanca (Office of National
Drug Control Policy, ONDCP)
.
La acusación vuelve a llevar a punto crítico un viejo pleito sobre
el trabajo de Ogilvy para lal ONDCP, que comenzó en 1998 con un contrato
de un año para lanzar una campaña que se suponía costaría
US$ 684 millones en cinco años. Funcionarios del gobierno cuestionaron
las prácticas de facturación de la agencia ya en el año 2000,
lo cual motivó que la Casa Blanca interrumpiera sus pagos.

En 2001, investigadores de la General Accounting Office concluyeron que Ogilvy
había sobrefacturado a la ONDCP en US$7,6 millones y refirieron el caso
al Departamento de Justicia. Ogilvy siguió consiguiendo renovaciones al
contrato a pesar de la oposición de algunos legisladores.

Pero la agencia admitió la existencia de algunos “deslices” en
sus registros y en 2002 pagó US$ 1,8 millón para resolver la situación.
Ayer dijo a la prensa que está orgullosa de su trabajo para la ONDCP y
de las medidas tomadas para mejorar sus procedimientos de facturación.
Agregó que si los cargos contra Early y Seifert resultan ciertos, “su
conducta no guarda relación con los altos niveles que sostiene y promueve
la compañía”.
Seifert, que desde 2002 trabaja en TBWA, hizo una declaración en la que
niega rotundamente los cargos. Early no pudo ser contactado para obtener sus comentarios,
advierte el diario.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades