5 maneras de reconocer a un mal jefe en una entrevista

Un jefe puede construir o destruir nuestra carrera laboral. Lo ideal es tratar de adivinar, en la entrevista de trabajo, qué tipo de persona es y si nos va a resultar cómodo trabajar juntos. Aquí hay cinco maneras de conocerlos es antes de aceptar el trabajo.

14 diciembre, 2011

<p>Un buen jefe puede hacernos sentir involucrados y con libertad de acci&oacute;n en el trabajo, puede mantenernos fuera de los tironeos pol&iacute;ticos y tambi&eacute;n puede detectar y enriquecer nuestros puntos fuertes. <br />
<br />
Pero un mal jefe tiene la capacidad de lograr que el mejor sueldo y la mejor tarea nos resulten insoportables. No s&oacute;lo conseguir&aacute; que odiemos por lo menos 80% de nuestra semana laboral sino que tambi&eacute;n podr&iacute;an sufrir nuestras relaciones personales. Un estudio reciente realizado en la universidad de Baylor (Texas, Estados Unidos), descubri&oacute; que el estr&eacute;s y la tensi&oacute;n provocados por un jefe abusivo &ldquo;afecta la relaci&oacute;n marital y, por ende, toda la familia del empleado sufre&rdquo;. <br />
<br />
El abuso de un supervisor no siempre es evidente como una explosi&oacute;n a los gritos; puede ser que se enoje con nosotros sin motivo, que ignore nuestras ideas en una reuni&oacute;n o simplemente que sea grosero y cr&iacute;tico con nuestro trabajo sin ofrecer ninguna manera constructiva para mejorarlo. Merideth Ferguson, coautora del estudio y profesora de management en Baylor explica que &ldquo;podr&iacute;a ocurrir que el abuso del supervisor aumente la tensi&oacute;n en la relaci&oacute;n, que el empleado est&eacute; menos motivado o dispuesto a las interacciones positivas con la pareja y otros miembros de la familia.&rdquo;<br />
<br />
Se puede tratar de combatir los efectos de un mal jefe, sea hablando cara a cara o pedir que nos pasen a otro departamento, o solicitar la ayuda de RRHH. Pero ninguna de esas t&aacute;cticas garantiza mejoras, y a menudo, generan m&aacute;s tensi&oacute;n. La mejor soluci&oacute;n es tratar de descubrir c&oacute;mo va a ser nuestro jefe antes de que se convierta en nuestro jefe. Aqu&iacute;, cinco maneras de saber c&oacute;mo es el entrevistador.<br />
<br />
<strong>1. El uso de los pronombres. </strong>Seg&uacute;n el consultor John Brubaker, dice que lo m&aacute;s revelador de un jefe es su elecci&oacute;n de pronombres y el contexto en que los usa. Si el (o la) entrevistador(a) usa &ldquo;usted&rdquo; para comunicar informaci&oacute;n negativa (por ejemplo &ldquo;usted va a tener que manejar mucha ambig&uuml;edad) no espere tener un mentor. Si elige la palabra &ldquo;yo&rdquo; para describir el &eacute;xito del departamento, all&iacute; hay una bandera roja. Si dice &ldquo;ellos&rdquo; con relaci&oacute;n a un determinado desaf&iacute;o para el equipo o la compa&ntilde;&iacute;a, podr&iacute;a indicar que desv&iacute;a la responsabilidad y pone la culpa afuera.</p>

<p><strong>2. Preocupación por nuestros hobbies.</strong> Hay una delgada línea entre entablar una relación genuina y sonsacar información, de modo que conteste con cuidado. Es posible que tenga un interés genuino en saber si usted esté muy involucrado con las obras de caridad.La pregunta, en ese caso, no tiene un doble sentido. Es curiosidad con intención de conocerlo. Pero también podría estar tratando de determinar si usted tiene demasiados compromisos fuera del trabajo. Legalmente no puede preguntar si usted está casado o si tiene hijos, entonces escarbar en su vida personal puede ser una forma inteligente de entender cuán disponible estará usted.<br />
<br />
<strong>3. Están distraídos.</strong> La era del email, los BlackBerrys y otros teléfonos inteligentes ha hecho que la gente acepte hábitos de comunicación poco respetuosos en nombre del trabajo. Particularmente en una oficina, leer un email mientras una persona está hablando, hacer “multi-tasking en una llamada en conferencia y mirar los mensajes en el Blackberry en medio de una conversación, son cosas que se han vuelto la norma de las comunicaciones empresariales. Pero el entrevistador, cualquiera sea su rol en la compañía, debería estar esforzándose por hacer una buena impresión, y eso requiere apagar todas las herramientas tecnológicas para darle a usted toda su atención. Si el entrevistador está mirando emails mientras usted habla, o aceptando llamadas, o llega tarde a la entrevista, no espere tener un jefe que se haga tiempo para usted.<br />
<br />
<strong>4. No dan respuestas directas.</strong> Caren Goldberg, doctora en recursos humanos, dice que lo más revelador son las respuestas vagas a nuestra preguntas. Preste atención a las pausas, a las incomodidades o a las respuestas demasiado genéricas cuando usted pregunte qué pasó con la persona que tenía el cargo para el cual usted se postula y qué creó la necesidad de contratar a alguien. Por ejemplo, si le dicen que la persona no encajaba en la compañía podría indicar que el lugar no dedica mucho tiempo a desarrollo de empleados y los culpa cuando las cosas no van bien.<br />
<br />
5. <strong>Ellos tienen una historia.</strong> Pregunte al jefe potencial si lleva mucho tiempo en la compañía, en ese cargo y dónde trabajó antes de llegar a él para tener una idea de su estilo gerencial. Por ejemplo, los jefes que saltan de una gran corporación a una empresa pequeña pueden tener un estilo de liderazgo más formal. Por otro lado, los entrepreneurs tienden a involucrarse apasionadamente en el negocio, lo cual puede ser una ayuda o un inconveniente, según cómo sea nuestro estilo de trabajar.</p>
<p> </p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades