Trabajar para vivir y no vivir para trabajar

Las empresas son cada vez más conscientes de la importancia de adoptar una política que respete las necesidades del individuo, cliente y la organización. El concepto de “work life balance” sostiene que todos tienen derecho a un trabajo que no dañe su libertad para realizar actividades fuera del lugar de trabajo.

27 febrero, 2009

Eso significa implementar un proceso de negociaciones y transacciones entre empleados y empleadores. Pero si la organizaci&oacute;n tiene una responsabilidad, otra le cabe al individuo, que deber&aacute; tomar decisiones y aprender a poner l&iacute;mites entre el mundo del trabajo y el privado. <br />
La expresi&oacute;n &ldquo;equilibrio entre vida privada y trabajo&rdquo; fue usada por primera vez en 1986 en Estados Unidos (aunque ya en los a&ntilde;os 70 la hab&iacute;an aplicado organizaciones brit&aacute;nicas como <em>New Ways to Work</em> y la <em>Working Mother&rsquo;s Association</em>) para aludir a h&aacute;bitos poco saludables de trabajo que llevaban a alguna gente a descuidar otras &aacute;reas importantes de sus vidas, como familia, amigos y entretenimiento. Se cree que la extensi&oacute;n en el horario de trabajo que se hizo sentir en los &uacute;ltimos 25 a&ntilde;os se debi&oacute; en parte al surgimiento de la tecnolog&iacute;a de la informaci&oacute;n y tambi&eacute;n al aumento de la competitividad en el ambiente de trabajo. <br />
Lo cierto es que en el &uacute;ltimo cuarto de siglo hubo una importante transformaci&oacute;n en el ambiente laboral: se quebr&oacute; aquel t&aacute;cito contrato mediante el cual la empresa garantizaba trabajo de por vida a cambio de lealtad y esp&iacute;ritu de cuerpo. Y entonces la lealtad y el clima de &ldquo;gran familia&rdquo; fueron reemplazados por una cultura del desempe&ntilde;o que espera mucho de sus empleados pero no les ofrece mucha seguridad. <br />
En el aspecto de la vida privada, la llegada de la tecnolog&iacute;a gener&oacute; expectativas que no se cumplieron. Muchos vaticinaban, all&aacute; por finales de los 70, que la tecnolog&iacute;a reemplazar&iacute;a la mano humana en tareas hogare&ntilde;as dejando m&aacute;s tiempo libre para la diversi&oacute;n y el entretenimiento. No fue as&iacute;: en lugar de divertirse la gente decidi&oacute; trabajar cada vez m&aacute;s. As&iacute; lo requer&iacute;a la implacable econom&iacute;a del consumo. El mundo se llen&oacute; entonces de &ldquo;esclavos voluntarios&rdquo; (t&iacute;tulo de un libro de Madeleine Bunting) que trabajaban cada vez m&aacute;s horas por semana. A esa situaci&oacute;n de creciente esclavitud se lleg&oacute; &ndash;seg&uacute;n explicaciones recogidas por el Center for <em>Work-Life Policy</em>, de Estados Unidos&ndash; por una serie de factores entre los que figura la ambici&oacute;n personal, la presi&oacute;n de las obligaciones familiares y la aceleraci&oacute;n del avance tecnol&oacute;gico. El estudio realizado por ese centro muestra que 81% de los entrevistados en todo el planeta dice que el trabajo le afecta la salud y que el estr&eacute;s le da&ntilde;a las relaciones interpersonales y sexuales. <br />
Con el tiempo fueron apareciendo los problemas. Se popularizaron el <em>&ldquo;burnout&rdquo;</em> (agotamiento) y el estr&eacute;s, que comenzaron a afectar a trabajadores de todas las ocupaciones. Crecieron la violencia en el trabajo, el ausentismo y los reclamos laborales de todo tipo. Todo eso se interpreta hoy como resultado de un insalubre desequilibrio entre vida privada y vida laboral. Desequilibrio provocado por una cultura de trabajo de 24 horas al d&iacute;a los siete d&iacute;as de la semana para producir y brindar servicios en forma continuada. <br />
As&iacute; comenzaron a observarse casos de altos ejecutivos que se retiran para probar suerte con emprendimientos personales y de empleados que pelean, no ya por aumentos de sueldo sino por m&aacute;s &ldquo;tiempo personal&rdquo;.
<p>&nbsp;</p>
<p><strong>Estabilizar el ambiente laboral</strong><br />
Hay poderosas razones, entonces, para que los empleadores tomen el tema con seriedad. Primero, porque tienen la obligaci&oacute;n de cuidar y respetar la salud mental y f&iacute;sica de sus empleados, y por ende deber&iacute;an tener pol&iacute;ticas para asegurar que se toman las medidas pertinentes. Segundo, porque los costos de la rotaci&oacute;n de personal son altos, y el desaf&iacute;o de mantener productividad cuando el personal est&aacute; en permanente renovaci&oacute;n se vuelve especialmente dif&iacute;cil. <br />
&iquest;Se desprende de esto que, si la empresa cuida de sus empleados, ver&aacute; beneficios? Quienes defienden a rajatabla la necesidad de que las organizaciones implementen pol&iacute;ticas para equilibrar la vida laboral y privada de la gente, dicen que al hacerlo ayudan a solucionar problemas de:<br />
<strong>Ausentismo:</strong> porque los empleados satisfechos faltan menos.<br />
Reclutamiento y retenci&oacute;n: porque la gente elige trabajar en empresas que respetan su tiempo y no se van a dejar tentar por la competencia.<br />
<strong>Productividad: </strong>porque la gente satisfecha trabaja m&aacute;s y mejor.<br />
Sin embargo hay investigaciones serias que refutan estos tres supuestos.<br />
No hay soluciones f&aacute;ciles para reducir estr&eacute;s, fomentar el compromiso y garantizar un equilibrio entre vida laboral y personal. El estr&eacute;s se alivia cuando la gente sabe que puede tomarse una licencia cuando la necesita, o cuando le queda tiempo para el gimnasio o para descansar. Se puede flexibilizar el horario de trabajo para facilitar la labor de la mujer o de quienes se acercan a la jubilaci&oacute;n. Se pueden hacer las reuniones de negocios en horarios que no demoren el regreso a casa y quiten tiempo a la familia. O reducir los viajes internacionales. <br />
Algunos aspectos que integran el temario: <br />
<strong>Trabajo de medio tiempo.</strong> En los &uacute;ltimos a&ntilde;os, aument&oacute; el trabajo de medio tiempo, especialmente entre las mujeres madres, los j&oacute;venes que ingresan al mercado laboral y los adultos que se acercan a la jubilaci&oacute;n. <br />
<strong>Licencia por paternidad. </strong>Ya existe en algunos pa&iacute;ses de Europa, donde los hombres pueden pedir licencia por paternidad casi tan larga como la de la madre. Sin embargo, varias investigaciones demuestran una marcada renuencia entre los hombres a ejercer ese derecho. <br />
<strong>Flexibilidad laboral. </strong>Los horarios flexibles de trabajo son vistos como positivos tanto para empleados como para empleadores: porque aumentan la satisfacci&oacute;n laboral de los primeros y adaptan la carga laboral a las cambiantes necesidades de los segundos. <br />
Pero la flexibilidad ha demostrado que no es siempre algo bueno. Puede volverse negativa si sus condiciones son impuestas y no pactadas por ambas partes. </p>
<p><strong>La otra punta del problema</strong><br />
Si a esta situaci&oacute;n de &ldquo;esclavitud voluntaria&rdquo; se lleg&oacute;, como dicen algunos, tambi&eacute;n por una cuesti&oacute;n de ambici&oacute;n personal o p&eacute;rdida de foco, hay algunas modificaciones que el trabajador debe introducir en su vida.<br />
Los altos ejecutivos de empresa y especialmente los emprendedores que trabajan en pos de un sue&ntilde;o, deber&iacute;an clarificar algunas cosas si tambi&eacute;n quieren una vida personal llena de satisfacciones. Deber&aacute;n, entre otras cosas:<br />
<strong>Averiguar qu&eacute; es lo que m&aacute;s importante en su vida</strong> y, en virtud de eso, decidir si hay actividades que pueden relegar o eliminar.<br />
<strong>Proteger su vida privada</strong>, y encontrar el tiempo necesario para dedicar a su persona, familia y relaciones. Si son su propio jefe, ser&aacute;n libres de poner l&iacute;mites para que el trabajo no se entrometa en la vida familiar.<br />
<strong>Buscar ayuda para encontrar el equilibrio.</strong> Turnarse con la pareja para algunas cosas o pedir a amigos o familiares que cubran ocasionalmente alguna obligaci&oacute;n que no est&aacute; en el tope de las prioridades.<br />
<strong>Divertirse y relajarse.</strong> Ambas cosas son esenciales en una vida bien equilibrada. Salir con la pareja, con amigos, o hacer aquello que divierta. Quien crea firmemente que lo m&aacute;s importante en la vida es ser feliz, se las arreglar&aacute; para encontrar el tiempo.</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades