La sustentabilidad crea valor

La mayoría de las empresas no están gestionando activamente la sustentabilidad aunque sus ejecutivos crean que es importante para varias actividades corporativas. En cambio, las que la gestionan, están cosechando jugosos resultados para sí mismas y para la sociedad. No muchas empresas tienen una definición clara del concepto.

<p>Seg&uacute;n la &uacute;ltima encuesta de McKinsey, m&aacute;s de 50% de los ejecutivos considera que la sustentabilidad &ndash;el manejo de temas ambientales, sociales y de gobernanza&ndash; es &ldquo;muy&rdquo; o &ldquo;extremadamente&rdquo; importante para toda una serie de &aacute;reas, que incluyen desarrollo de nuevos productos, creaci&oacute;n de reputaci&oacute;n y estrategia general. <br />
Sin embargo, las empresas no est&aacute;n adoptando un procedimiento proactivo para su gesti&oacute;n: solo 30% de los ejecutivos dicen que sus compa&ntilde;&iacute;as buscan oportunidades para invertir en sustentabilidad o formas de incorporarla a sus pr&aacute;cticas de negocios. <br />
La encuesta, que recibi&oacute; respuestas de 1.946 ejecutivos de diversos sectores y lugares del mundo, indag&oacute; la forma en que las empresas definen sustentabilidad, c&oacute;mo la manejan, por qu&eacute; realizan actividades relacionadas y c&oacute;mo eval&uacute;an y comunican ese compromiso. <br />
Las defini&oacute; como muy comprometidas si sus ejecutivos dicen que el tema figura entre las primeras tres prioridades de la agenda del CEO, que est&aacute; formalmente incorporada a las pr&aacute;cticas del negocio y que las compa&ntilde;&iacute;as son &ldquo;extremadamente&rdquo; o &ldquo;muy eficaces&ldquo;en su gesti&oacute;n.</p>
<p><strong><br />
Involucrarse en sustentabilidad</strong><br />
<br />
Una de las razones posibles para explicar por qu&eacute; son tantas las empresas que no toman medidas a pesar de la atenci&oacute;n que el tema recibe en los medios, es que muchas no tienen una definici&oacute;n clara del concepto. En general, esa es la explicaci&oacute;n que da 20% de los ejecutivos. <br />
Entre los que s&iacute; la tienen, esa definici&oacute;n var&iacute;a: 55% define sustentabilidad como el manejo de temas relacionados con el ambiente (por ejemplo, emisi&oacute;n de gases de invernadero, eficiencia energ&eacute;tica, manejo de desechos, desarrollo de productos verdes y conservaci&oacute;n de agua). Adem&aacute;s, 48% dice que incluye gesti&oacute;n de temas de gobernanza (como cumplimiento de regulaciones, mantenimiento de pr&aacute;cticas &eacute;ticas y cumplimiento de los est&aacute;ndares aceptados para la industria), y 41% dice que incluye la gesti&oacute;n de temas sociales (por ejemplo, condiciones de trabajo y est&aacute;ndares laborales). 56% de todos los respondentes define sustentabilidad de dos o m&aacute;s formas.<br />
Los ejecutivos en empresas<em> b-to-b</em> son m&aacute;s proclives que sus colegas en empresas en contacto con consumidores a buscar nuevas oportunidades de crecimiento con actividades de sustentabilidad (20% frente a 14%).<br />
Aun con esta diferencia en las definiciones, la mayor&iacute;a de los respondentes ve la sustentabilidad como creaci&oacute;n de valor real: 76% de los ejecutivos dice que ella contribuye positivamente a aumentar el valor para el accionista a largo plazo, y 50% ve creaci&oacute;n de valor al corto plazo. <br />
72% de los respondentes dice que la sustentabilidad es &ldquo;extremadamente&rdquo; o &ldquo;muy importante&rdquo; para la reputaci&oacute;n y marcas de la compa&ntilde;&iacute;a. Adem&aacute;s, 55% coincide en que la inversi&oacute;n en sustentabilidad ayuda a la compa&ntilde;&iacute;a a crear reputaci&oacute;n y 36% cree que ella es una raz&oacute;n prioritaria para ocuparse de esos temas. <br />
As&iacute; se explica que la mayor&iacute;a de los respondentes informen que sus empresas incorporan sustentabilidad a los esfuerzos por crear una buena reputaci&oacute;n. <br />
Alrededor de 60% considera que el tema es importante para la estrategia general de la compa&ntilde;&iacute;a. Dada la importancia de la sustentabilidad, sorprende que solo 27% de los respondentes diga que sus CEO y altos ejecutivos manejan las iniciativas sin un plan preconcebido. 31% dice que las unidades de negocios o gerentes funcionales asumen esta responsabilidad, y 25% dice que lo hace el departamento de RSE.</p>
<p><strong><br />
Esfuerzos desparejos </strong><br />
<br />
A pesar de la importancia que tiene la sustentabilidad en diversas actividades de las compa&ntilde;&iacute;as, solo un cuarto de los ejecutivos dice que el tema figura entre las primeras tres prioridades de la agenda del CEO. La falta de peso en la agenda del liderazgo se pone de manifiesto en el n&uacute;mero relativamente bajo de actividades que las empresas realmente hacen con relaci&oacute;n a la sustentabilidad: solo 28% coincide en que sus compa&ntilde;&iacute;as buscan oportunidades para invertir en eso, 29% indica que la sustentabilidad est&aacute; integrada a las pr&aacute;cticas comerciales de sus compa&ntilde;&iacute;as y a penas 16% dice que sus empresas fijan alg&uacute;n tipo de regulaci&oacute;n. <br />
Las compa&ntilde;&iacute;as donde la sustentabilidad es una de las tres primeras prioridades en la agenda del CEO prefieren alinearla con sus metas de negocios (38%) a crear reputaci&oacute;n (27%). <br />
Por el contrario, los ejecutivos en el sector energ&eacute;tico toman una postura activa en la gesti&oacute;n de sustentabilidad. 10% de los ejecutivos de energ&iacute;a dice que ocuparse del tema es prioridad uno en las agendas de sus CEO (4% general), y 31% dice que es una de las primeras tres prioridades (22% general). Adem&aacute;s, los ejecutivos del sector energ&eacute;tico se muestran m&aacute;s activos en la b&uacute;squeda de oportunidades para invertir en sustentabilidad (40% frente a 28%), en integrarla a las pr&aacute;cticas comerciales de sus compa&ntilde;&iacute;as (43% frente a 29%), y en el dise&ntilde;o de regulaci&oacute;n relevante (29% frente a 16%). <br />
Exceptuando las empresas energ&eacute;ticas, las pr&aacute;cticas de informaci&oacute;n son relativamente pobres, considerando el impacto que los ejecutivos dicen que tiene el tema en el negocio. Sorprende que las empresas no sean m&aacute;s activas en cuanto a informar al p&uacute;blico sobre sus iniciativas. Por cierto, 62% de los respondentes dice que sus compa&ntilde;&iacute;as no dan cifras a los inversores o ignoran las pr&aacute;cticas de sus compa&ntilde;&iacute;as sobre reportes de sustentabilidad.</p>
<p><strong><br />
Qu&eacute; hacen los proactivos</strong><br />
<br />
Apenas algo m&aacute;s de 6% de los ejecutivos dice que la sustentabilidad es una de las primeras tres prioridades en la agenda del CEO, que est&aacute; formalmente incorporada a las pr&aacute;cticas del negocio y que sus compa&ntilde;&iacute;as son &ldquo;extremadamente&rdquo; o &ldquo;muy eficaces&rdquo; manej&aacute;ndola. Esas compa&ntilde;&iacute;as buscan activamente oportunidades para invertir en sustentabilidad: 88% de los respondentes en este grupo lo dicen, comparado con 23% de todas las dem&aacute;s. <br />
Adem&aacute;s, una gran mayor&iacute;a considera que la sustentabilidad es importante en muchas &aacute;reas: desarrollo y marketing de productos y servicios, planificaci&oacute;n de inversiones, administraci&oacute;n de las operaciones internas, desarrollo de estrategia regulatoria, manejo de reputaci&oacute;n empresarial y marcas y estrategia corporativa en general.</p>
<p><strong><br />
El tema de la regulaci&oacute;n</strong><br />
<br />
La regulaci&oacute;n, especialmente la ambiental, puede tener un efecto muy fuerte sobre las actividades sobre sustentabilidad Sin embargo, solo alrededor de 35% de los ejecutivos dice que sus compa&ntilde;&iacute;as cuantificaron el impacto posible de la regulaci&oacute;n ambiental en sus negocios; solo 40% se siente en condiciones de cumplir con la regulaci&oacute;n en los pr&oacute;ximos tres a cinco a&ntilde;os y conf&iacute;an en poder manejar temas de cambio clim&aacute;tico. <br />
El fracaso en llegar a un acuerdo en la Conferencia para el Cambio Clim&aacute;tico de Copenhague fue visto por los respondentes de esta encuesta como un elemento que duplica la incertidumbre (30%) que la reduce (15%); 55% dice que no ve diferencia. Y mientras 53% dice que las conversaciones no tuvieron efecto directo sobre las estrategias de sustentabilidad de sus compa&ntilde;&iacute;as, muchos dicen que, como resultado del fracaso en lograr acuerdo, aumentar&aacute;n su colaboraci&oacute;n con alg&uacute;n grupo. <br />
Por cierto, 19% de los respondentes dice que proyecta trabajar con m&aacute;s socios, como organizaciones no gubernamentales u otras empresas. 12% dice que proyecta trabajar con el gobierno.</p>
<p><strong><br />
Hacia adelante</strong><br />
<br />
&bull; 76% de los ejecutivos dice que involucrarse en sustentabilidad contribuye a aumentar valor para el accionista en el largo plazo. Las empresas que manejan sustentabilidad proactivamente tienen m&aacute;s probabilidad de buscar y encontrar oportunidades de creaci&oacute;n de valor. <br />
&bull; Las empresas donde la sustentabilidad es un elemento importante en la agenda de su CEO tienen doble probabilidad de integrar sustentabilidad en las pr&aacute;cticas de negocios de sus compa&ntilde;&iacute;as. Esto sugiere que los altos ejecutivos que quieran obtener los beneficios de incorporar sustentabilidad a las estrategias generales de la compa&ntilde;&iacute;a deben tomar participaci&oacute;n activa en el esfuerzo. <br />
&bull; Un primer paso para lograr reconocimiento y mejorar el impacto de las actividades de sustentabilidad podr&iacute;a ser mejorar la comunicaci&oacute;n con inversores y dem&aacute;s grupos relacionados con la empresa.</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades