La agenda pública del CEO

Desde el punto de vista de la sociedad, el gran interrogante es si los líderes empresariales están equipados –en virtud de su experiencia, educación y temperamento– para ser grandes líderes de empresas y también hacer un aporte al interés público. Una discusión soterrada entre nosotros por el temor a represalias del poder político.

24 febrero, 2009

<br />
La encuesta que se publica en las p&aacute;ginas siguientes da cuenta de las reacciones de los empresarios locales cuando se indaga sobre las caracter&iacute;sticas de la agenda sociopol&iacute;tica que confrontan.<br />
Como introducci&oacute;n ofrecemos esta investigaci&oacute;n sobre el estado de esta situaci&oacute;n en todo el mundo. Eso es precisamente lo que McKinsey se propuso averiguar en una encuesta entre ejecutivos de organizaciones globales. <br />
El mundo del CEO es hoy muy diferente de lo que era en la &uacute;ltima d&eacute;cada del siglo 20. Se acab&oacute; la bonanza de los a&ntilde;os 90, lleg&oacute; la incertidumbre geopol&iacute;tica, y muchas empresas fueron descubiertas en graves transgresiones que desataron un mar de cambios en el ambiente. <br />
Uno de los cambios m&aacute;s dif&iacute;ciles para los ejecutivos es el de involucrarse m&aacute;s en los temas de inter&eacute;s p&uacute;blico. O sea, hacer aportes a las pol&iacute;ticas p&uacute;blicas m&aacute;s all&aacute; de la propia empresa. En los 80 y los 90, la &uacute;nica misi&oacute;n del CEO era aumentar el precio de las acciones, y el &eacute;xito o fracaso se med&iacute;a en los resultados trimestrales que se analizaban en Wall Street. Esta noci&oacute;n se basaba en otra: lo que era bueno o malo para la sociedad estaba determinado por los resultados del mercado. Y en ese panorama los l&iacute;deres empresariales estaban absueltos de toda responsabilidad p&uacute;blica. Su tarea se limitaba a engordar las billeteras de los accionistas. <br />
El estallido de la burbuja de Internet demostr&oacute; que la sabidur&iacute;a de los mercados puede ser muy imperfecta. Los ataques terroristas de 2001 hicieron pensar a los estadounidenses que hay cosas m&aacute;s importantes que acumular riqueza. La sucesi&oacute;n de esc&aacute;ndalos empresariales mostr&oacute; que los mercados no eran siempre tan honestos como se cre&iacute;a.<br />
Tomados en conjunto, esos acontecimientos marcaron la importancia de pensar en el &ldquo;inter&eacute;s p&uacute;blico&rdquo; con mucha m&aacute;s intensidad que antes. Que tal vez los l&iacute;deres de las grandes empresas no deb&iacute;an quedar fuera de este cambio de mentalidad. <br />
<em>The McKinsey Quarterly </em>publica la encuesta realizada por la consultora global para ver qu&eacute; piensan al respecto los empresarios y en general, la respuesta de la mayor&iacute;a fue que deber&iacute;an jugar un mayor papel en la agenda sociopol&iacute;tica del pa&iacute;s y encabezar esfuerzos para producir los cambios necesarios. <br />
Casi la mitad de los ejecutivos cree que ellos y sus pares deber&iacute;an tener un rol de liderazgo en el dise&ntilde;o del debate p&uacute;blico y en los esfuerzos por atender temas sociopol&iacute;ticos como educaci&oacute;n, salud y pol&iacute;tica exterior. S&oacute;lo uno de cada siete encuestados dice que ya est&aacute; desempe&ntilde;ando ese rol. <br />
Esos pocos suelen ser miembros de directorio o directores ejecutivos y a menudo representan a empresas privadas. La mayor&iacute;a dice que lo hacen por razones personales y que act&uacute;an en calidad de ciudadanos comunes. Tambi&eacute;n dicen que para ese rol de liderazgo les ayuda tener una profunda comprensi&oacute;n de los temas p&uacute;blicos y una fuerte red de colegas con intereses similares. El principal obst&aacute;culo, la falta de tiempo. <br />
<p> <strong>Rol de liderazgo</strong><br />
<br />
Los ejecutivos se ocupan de los temas p&uacute;blicos de diversas formas. Pueden actuar a trav&eacute;s de las actividades de sus compa&ntilde;&iacute;as o como ciudadanos particulares. Algunos participan como miembros de una organizaci&oacute;n involucrada en asuntos de inter&eacute;s p&uacute;blico, mientras que otros pueden adoptar un papel de liderazgo. La encuesta de McKinsey defini&oacute; el rol de liderazgo como un intento de definir los t&eacute;rminos del debate y liderar los esfuerzos para solucionarlos. Las diferencias aparecieron cuando a los ejecutivos se les pregunt&oacute; qu&eacute; papel, si acaso alguno, creen ellos que cumplen sus pares en el tratamiento de dichos temas; qu&eacute; papel desempe&ntilde;an ellos y qu&eacute; papel creen que &ldquo;deber&iacute;an&rdquo; desempe&ntilde;ar los ejecutivos. <br />
S&oacute;lo 6% de los encuestados dice que la mayor&iacute;a de los ejecutivos interpreta un papel de liderazgo, mientras 35% dice que la mayor&iacute;a de los ejecutivos no tiene ning&uacute;n papel. 59% calcula que muchos ejecutivos cumplen &ldquo;alg&uacute;n&rdquo; papel, pero no de liderazgo.<br />
Cuando se les pregunta qu&eacute; papel juegan ellos en el tratamiento de los temas p&uacute;blicos, 14% (100 entrevistados) contesta que su papel de liderazgo; 27%, que no cumple ning&uacute;n papel. Cuando se les pregunta qu&eacute; papel creen que deber&iacute;a tener la mayor&iacute;a de los ejecutivos de empresa en estas cuestiones, expresan el deseo de mayor participaci&oacute;n.<br />
De los 100 encuestados que dicen estar desempe&ntilde;ando un papel de liderazgo en el tratamiento de temas inter&eacute;s p&uacute;blico, 56 son miembros de directorio y 14 de esos 56 tambi&eacute;n son CEO. Otros cinco son CEO pero no miembros de directorio.<br />
Del grupo restante de l&iacute;deres, 15 son ejecutivos nivel C y 24 tienen posiciones menos prominentes.<br />
&iquest;Qu&eacute; motiva a los que se involucran en temas sociopol&iacute;ticos? Otra vez, la encuesta revela disparidad entre percepci&oacute;n y pr&aacute;ctica. Entre los que dicen que no tienen rol de liderazgo, dos de cada tres perciben que los que s&iacute; lo tienen lo hacen fundamentalmente por razones comerciales y por lo general act&uacute;an como representantes de sus compa&ntilde;&iacute;as. Sin embargo, cuando la misma pregunta es hecha a ejecutivos que dicen estar desempe&ntilde;ando rol de liderazgo, sus respuestas son lo contrario: dos de cada tres dicen que les motiva primeramente razones personales y casi siempre act&uacute;an como ciudadanos particulares. De cualquier forma, m&aacute;s de la mitad de los que juegan un rol de liderazgo dice eso se incluye en el m&eacute;todo que aplica su compa&ntilde;&iacute;a para ejercer su ciudadan&iacute;a empresarial. <br />
&nbsp;<br />
<strong>Facilitadores y obst&aacute;culos<br />
</strong><br />
Los ejecutivos dicen que ciertos factores les facilitan la tarea y otros la dificultan. Ambos explican en parte la amplia brecha entre los que querr&iacute;an ver a m&aacute;s ejecutivos en papeles de liderazgo (44%) y los pocos (14%) que en verdad cumplen ese papel. <br />
Los que dicen jugar un rol de liderazgo mencionan como facilitadores de esas actividades dos factores no directamente relacionados con su papel de ejecutivos de empresa: una poderosa red de relaciones con inter&eacute;s en temas p&uacute;blicos y un amplio cuerpo de informaci&oacute;n sobre los temas p&uacute;blicos. Los ejecutivos que no juegan un rol en esto mencionan los valores y cultura de la empresa como facilitadores de la tarea.<br />
&nbsp;<br />
<strong>Perspectiva profesional y privada</strong><br />
<br />
Entonces, cualquier rol en lo que hace a los temas p&uacute;blicos puede ser motivado por el negocio o por razones personales y puede ser desempe&ntilde;ado en representaci&oacute;n de un negocio o a t&iacute;tulo personal. Por lo tanto, al clasificar la importancia de los diferentes temas, es interesante contrastar las opiniones sobre cu&aacute;les son los temas que tienen mayor efecto en el valor para el accionista frente a los que son m&aacute;s importantes a t&iacute;tulo personal. <br />
Desde ambas perspectivas &ndash;profesional y privada&ndash; los encuestados consideran los temas nacionales y globales como m&aacute;s importantes que los locales. Sin embargo, aparecen algunas diferencias cuando se pregunta sobre ciertos temas espec&iacute;ficos. Los encuestados clasifican la salud de la econom&iacute;a nacional, regulaciones federales y provisi&oacute;n y precio de la energ&iacute;a como mucho m&aacute;s importantes para el valor del accionista que para ellos a t&iacute;tulo personal. Por el contrario, clasifican el sistema de salud, pol&iacute;tica exterior y educaci&oacute;n como m&aacute;s importante para ellos personalmente que para el valor del accionista de sus compa&ntilde;&iacute;as. </p>
<p>&nbsp;</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades