Dos caminos al éxito

La escuela de negocios de Wharton invitó a dos mujeres exitosas a contar sus historias y explicar cómo hicieron para llegar a la cima en el ámbito empresarial. Dos caminos, dos actitudes, mismo resultado.

29 noviembre, 2011

<p>La escuela de negocios de Wharton invit&oacute; a dos mujeres exitosas a contar sus historias y explicar c&oacute;mo hicieron para llegar a la cima en el &aacute;mbito empresarial. Dos caminos, dos actitudes, mismo resultado. Por un lado, la planificaci&oacute;n al detalle del camino a seguir. Por el otro, la pasi&oacute;n por el trabajo y disposici&oacute;n a zambullirse en lo desconocido.</p>
<p>Una de ellas es Lori Greeley, CEO de Victoria&rsquo;s Secret, la cadena mundial de lencer&iacute;a para damas con m&aacute;s de 1.000 puntos de ventas en todo el mundo. La otra es Denise Morrison, vicepresidenta ejecutiva y COO de Campbell Soup, el gigante alimentario que vende sopas, galletitas y bebidas en m&aacute;s de 100 pa&iacute;ses. Es probable que en agosto de este a&ntilde;o se convierta en CEO de la compa&ntilde;&iacute;a.&nbsp;</p>
<p style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 15px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; ">Ambas mujeres crecieron en familias que las alentaron a aventurarse en el mundo de los negocios. Ambas encontraron fuertes mentores y aprendieron a priorizar las exigencias en conflicto entre trabajo y familia. Hasta aqu&iacute; las coincidencias, lo dem&aacute;s es puro contraste.&nbsp;<br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
Sus caminos se diferenciaron desde muy temprano. &ldquo;Nunca habr&iacute;a so&ntilde;ado con tener un plan maestro para llegar a CEO,&rdquo; dijo Greeley al grupo de 200 mujeres que la escuchaba en la&nbsp;<em style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; ">Wharton Women Business Conference</em>. Morrison expres&oacute; lo opuesto. &ldquo;Siempre supe que quer&iacute;a llegar a ser CEO. Ten&iacute;a ese objetivo desde muy joven. Creo que la idea me vino cuando quise trabajar en empresas. Y luego, si iba a estar all&iacute;, querr&iacute;a estar arriba de todo&rdquo;, dijo.</p>
<p style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 15px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; "><strong style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; ">El origen</strong><br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
Morrison creci&oacute; en un hogar de Nueva Jersey como la mayor de cuatro hijas. Su padre, un alto ejecutivo de AT&amp;T, decidi&oacute; que criar&iacute;a a sus ni&ntilde;as como varones. Las llevaba a su oficina en el verano y programaba paseos a la bolsa de valores de Nueva York. Esa crianza donde todo se ve&iacute;a como posible prepar&oacute; a Morrison para triunfar en el mundo de los hombres.&nbsp;<br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
Greeley, por su parte, advirti&oacute; muy temprano que era diferente de los varones. Creci&oacute; en un peque&ntilde;o pueblo de Pennsylvania en una gran familia alemana donde fue la regalona de su abuela por ser la primera nieta mujer en la familia. &ldquo;Hab&iacute;a otros 10 nietos antes que yo, pero yo era especial,&rdquo; recuerda Greeley. &ldquo;Mi abuela lo fue todo para m&iacute;&rdquo;.&nbsp;<br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
Llevaba los negocios en la sangre. Su abuelo ten&iacute;a la maderera local. Su padre, no queriendo seguir los pasos de su propio padre, comenz&oacute; un negocio de excavaci&oacute;n y construcci&oacute;n. La maderera se convirti&oacute; en el patio de juegos de Greeley; los camiones con el logo pintado eran un recordatorio del estatus de la familia en la comunidad. &ldquo;Yo ve&iacute;a el nombre de mi familia por todas partes, era como un refuerzo subliminal para ir tras los sue&ntilde;os&rdquo;.&nbsp;<br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
Entre peque&ntilde;os trabajos en la tienda por departamentos del pueblo y restaurantes de la zona, Greeley complement&oacute; sus estudios secundarios con deportes, clubes y actividades extraescolares. &ldquo;En un pueblo se puede hacer de todo, y yo lo hac&iacute;a porque quer&iacute;a aprender lo m&aacute;s posible&rdquo;.<br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
Greeley se gradu&oacute; con las mejores notas de la promoci&oacute;n y gan&oacute; una beca para jugar hockey sobre c&eacute;sped en&nbsp;<em style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; ">Bucknell University</em>. El entusiasmo se fue desdibujando cuando pas&oacute; de ser la mejor alumna a una m&aacute;s del mont&oacute;n. Hab&iacute;a elegido biolog&iacute;a pero pronto descubri&oacute; que eso no era lo suyo. Se pas&oacute; a estudiar para maestra. All&iacute; sus notas eran mejores pero se aburr&iacute;a como una ostra. Pens&oacute; entonces en psicolog&iacute;a. El estudio de la conducta humana la entusiasm&oacute; y en 1982 obten&iacute;a su diploma.</p>
<p style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 15px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; "><strong style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; ">Estrategia y azar</strong><br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
Morrison tambi&eacute;n obtuvo una licenciatura en psicolog&iacute;a adem&aacute;s de un postgrado en econom&iacute;a en el&nbsp;<em style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; ">Boston College</em>&nbsp;en 1975. Eran a&ntilde;os en que la econom&iacute;a estaba en recesi&oacute;n, pero a trav&eacute;s de un amigo consigui&oacute; un empleo en Procter &amp; Gamble, con lo que se convirti&oacute; en la primera mujer en unirse a la fuerza de ventas de la compa&ntilde;&iacute;a.&nbsp;<br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
Como mujer en un negocio dominado por hombres, muchas veces tuvo que venderse a s&iacute; misma antes de poder vender los productos de la compa&ntilde;&iacute;a. Recuerda especialmente a un comprador que literalmente le dio la espalda mientras dec&iacute;a &ldquo;no hago tratos con mujeres&rdquo;. Ella le contest&oacute; al punto: &ldquo;Bueno, yo trabajo para Procter &amp; Gamble, tengo US$ 11 millones de su negocio, de modo que si usted quiere hacer tratos con Procter &amp; Gamble, supongo que tendr&aacute; que negociar conmigo. De inmediato dio la vuelta e hizo el trato conmigo&rdquo;.<br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
Morrison decidi&oacute; tomar los obst&aacute;culos como oportunidades y traz&oacute; planes detallados para saber remontarlos y avanzar en su carrera. Su consejo a las mujeres: &ldquo;no dejen que la carrera sea algo que les pase. Deben ser estrat&eacute;gicas en cuanto a c&oacute;mo definir el trayecto hacia el liderazgo y ad&oacute;nde quieren llegar&rdquo;.<br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
Esa inclinaci&oacute;n hacia la planificaci&oacute;n le viene de sus padres, quienes exigieron mucho a sus ni&ntilde;as y convirtieron las actividades familiares en lecciones para progresar. Las tareas de la casa, por ejemplo, se sacaban en papelitos del &ldquo;frasco de las tareas&rdquo;. Las cuatro hermanas hac&iacute;an intercambios con lo que les tocaba, pero todos los quehaceres deb&iacute;an estar hechos para el fin de semana. &ldquo;Eso nos ense&ntilde;&oacute; que la familia es un equipo, que es importante tener metas y que tambi&eacute;n es importante lograr esas metas en determinado tiempo&rdquo;, explica Morrison.<br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
Las cuatro hermanas aprendieron muy bien esa lecci&oacute;n. Todas tienen hoy posiciones gerenciales de alto nivel. En art&iacute;culos y declaraciones p&uacute;blicas, las hermanas reflejan su convicci&oacute;n de que la planificaci&oacute;n es un elemento fundamental en el &eacute;xito. &ldquo;La esperanza no es una estrategia&rdquo;, dijo Doelling, la m&aacute;s peque&ntilde;a de todas en un&nbsp;<em style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; ">blog</em>. &ldquo;Debemos planificar cada movimiento tanto en la vida privada como en la profesional y hacernos responsables de nuestras elecciones&rdquo;.<br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
A mitad de su carrera, despu&eacute;s de trabajar en Pepsi durante dos a&ntilde;os y en Nestl&eacute; por m&aacute;s de 10, Morrison puso su plan sobre papel y dibuj&oacute; lo que llam&oacute; su &ldquo;camino cr&iacute;tico&rdquo; para el &eacute;xito de su carrera. Su receta: fijar el destino final, trazar la senda a seguir, desarrollar habilidades, asegurar la experiencia necesaria, fijar cronogramas realistas y finalmente arribar a la meta.&nbsp;<br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
&ldquo;Este m&eacute;todo de planear estrat&eacute;gicamente destruye el mito seg&uacute;n el cual si yo trabajo bien alguien va a venir, me va a dar una palmadita en la cabeza y me va a promover. As&iacute; no funciona. Yo digo que el buen trabajo y los resultados positivos son algo que se da por descontado, pero adem&aacute;s hay que tener un plan. Y uno tiene que ser autora y controladora de ese plan&rdquo;.<br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
El m&eacute;todo de Greeley fue mucho menos estructurado, seg&uacute;n lo cuenta. Ella atribuye sus logros en Victoria&rsquo;s Secret al hecho de verse a s&iacute; misma como una &ldquo;estudiante perpetua&rdquo; y cree que el &eacute;xito exige &ldquo;una disposici&oacute;n a emprender un viaje, a zambullirse en lo desconocido&rdquo;. Aunque hab&iacute;a trabajado en&nbsp;<em style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; ">retail</em>&nbsp;desde los 15 a&ntilde;os, la perspectiva de una carrera en esa actividad se le hizo m&aacute;s interesante despu&eacute;s de participar en un programa de capacitaci&oacute;n ejecutiva. All&iacute; comenz&oacute; a comprender que lo que amaba del<em style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; ">retail</em>&nbsp;es que uno tiene una libreta de calificaciones todos los d&iacute;as. O cumple con el plan de ventas o no.&nbsp;<br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
Un a&ntilde;o y medio despu&eacute;s la recomendaron para una posici&oacute;n en una cadena de ropa infantil llamada Youthland en Columbus, Ohio. El pase signific&oacute; una &ldquo;enorme promoci&oacute;n&rdquo; para Greeley: un aumento de 25% en el sueldo y la posibilidad de salir de Pennsylvania.&nbsp;<br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
Eso la llev&oacute; tambi&eacute;n a lo que llama &ldquo;una de las conexiones m&aacute;s importantes en mi carrera&rdquo;. Grace Nichols, ejecutiva en la filial Columbus de Victoria&rsquo;s Secret, quien m&aacute;s tarde se convertir&iacute;a en CEO de la marca, compraba en Youthland para sus dos hijas. M&aacute;s tarde contar&iacute;a a Greeley que le sorprendi&oacute; la gracia y creatividad en la secci&oacute;n ni&ntilde;as de Youthland, de la cual Greeley era responsable. Orden&oacute; averiguar qui&eacute;n era la responsable de compras de la secci&oacute;n y luego la reclut&oacute; para unirse a Victoria&rsquo;s Secret como compradora asociada en 1989.</p>
<p style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 15px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; "><strong style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; ">Dos liderazgos</strong><br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
Las diferentes estrategias de Greeley y Morrison para afrontar la vida y el trabajo se reflejan tambi&eacute;n en sus estilos de liderazgo y experiencias laborales. Morrison se&ntilde;ala la importancia del autoan&aacute;lisis:&rdquo; no se puede dirigir si no se tiene conciencia del propio yo, si no se sabe qui&eacute;n es uno, qu&eacute; representa y cu&aacute;les son sus valores&rdquo;.&nbsp;<br style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; " />
Greeley dice que trata de crear un ambiente donde se sienta que se pueden correr riesgos. En las reuniones busca lo que llama &ldquo;burbujas de pensamiento&rdquo; sobre las cabezas de la gente, o sea, se&ntilde;ales de que tienen ideas pero que no las est&aacute;n expresando. Y en esos casos, los invita a abrirse. &ldquo;Es siempre importante saber escuchar. A la gente no le importa tanto que sus ideas se adopten como saber que fueron escuchadas&rdquo;.</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades