Arde Troya en una Europa desconcertada

Minuto a minuto, el mundo palpita la carrera contra el reloj para salvar al euro. Ansiedades financieras tensan al eje de poder más antiguo de la civilización. Exigua competitividad y demasiada deuda, la ecuación a resolver entre los desparejos 17 socios de la moneda común.

2 diciembre, 2012

<p>&nbsp;<span style="color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; ">Por Rub&eacute;n Chorny</span></p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; ">Los 1.000 a&ntilde;os de oscuridad europea en la Edad Media pudieron transcurrir a fuego lento por no estar narrados, como esta crisis iniciada en dos cap&iacute;tulos desde 2008, desde el v&eacute;rtigo medi&aacute;tico ni inyectados por la adrenalina de los mercados.<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
En estos d&iacute;as, agoreros titulares de la prensa ametrallan al mundo con el&nbsp;<em style="margin: 0px; padding: 0px; ">default</em>&nbsp;griego, su merma r&eacute;cord burs&aacute;til y las sucesivas ca&iacute;das de sus Gobiernos, los barquinazos del ajuste espa&ntilde;ol, la zozobra bancaria, la indignaci&oacute;n francesa y los operadores financieros baj&aacute;ndole esquizofr&eacute;nicamente el pulgar a la moneda &uacute;nica que abrazaron 17 de los 27 naciones europeas, antes siquiera de que haya sido anunciado el salvataje que puso en marcha su Banco Central.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Si alguien conoce de cerca, aunque en miniatura, crisis como esta es el actual embajador argentino ante la Uni&oacute;n Europea, Jorge Remes Lenicov, quien vivi&oacute; una experiencia an&aacute;loga como ministro de Econom&iacute;a de la posconvertibilidad de 2001.</p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; "><img src="http://www.mercado.com.ar/mercado/ro/imagenes/foto_nota_1131_7_1.jpg" alt="" style="margin: 0px; padding: 0px; border: 0px; " /><br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Jorge Remes Lenicov</p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; "><strong style="margin: 0px; padding: 0px; ">&ndash;&iquest;Por qu&eacute; no terminan de surtir efecto las medidas financieras en curso?</strong><br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
&ndash;Cuando se lanz&oacute; el euro, hace 11 a&ntilde;os, no se previ&oacute; una autoridad econ&oacute;mica com&uacute;n ni un presupuesto federal; las decisiones se tienen que definir entre todos los pa&iacute;ses a partir del consenso, no se incorporaron mecanismos de control que incluyeran, adem&aacute;s de las variables fiscales (d&eacute;ficit y deuda), las cuestiones reales (costo laboral unitario, productividad, d&eacute;ficit en la cuenta corriente). Y fall&oacute; la disciplina interna, porque desde 2000 hubo 68 violaciones al Pacto de Estabilidad y Crecimiento y no se aplic&oacute; ninguna sanci&oacute;n. Adem&aacute;s, no hubo plan de prevenci&oacute;n ni resoluci&oacute;n de crisis, como la vivida a partir de 2008. Finalmente, y si bien hubo importantes avances en la pol&iacute;tica com&uacute;n, falta alcanzar una mayor integraci&oacute;n en los mercados de factores, bienes y servicios para facilitar la convergencia entre los pa&iacute;ses.<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Especialista en estudiar costos de&nbsp;<em style="margin: 0px; padding: 0px; ">defaults</em>&nbsp;soberanos y la relaci&oacute;n entre crisis financieras y productividad (para publicar trabajos en el<em style="margin: 0px; padding: 0px; ">&nbsp;Journal of International Economics, International Review of Economics and Finance, Journal of International Money and Finance&nbsp;</em>y por&nbsp;<em style="margin: 0px; padding: 0px; ">Oxford University Press)</em>, Guido Sandleris advierte que el riesgo de haber financiado, sin mediar un compromiso firme, a tasas bajas a los bancos y que estos volcaran parte de esa liquidez en los mercados de deuda soberana (lo que se dio en llamar el&nbsp;<em style="margin: 0px; padding: 0px; ">carry trade</em>&nbsp;soberano), es que no se logre revertir la desconfianza y solo se estreche a&uacute;n m&aacute;s la solvencia del sector p&uacute;blico con la del sector bancario&rdquo;.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Para el economista y docente de la Universidad Torcuato Di Tella Lucas Llach, &ldquo;en el fondo en Europa est&aacute;n haciendo, aunque cuatro a&ntilde;os despu&eacute;s, algo parecido a lo de Estados Unidos en 2008 y se esperanzan en que ese mecanismo genere cierta confianza. Pero la diferencia es que ac&aacute; estamos hablando de distintos pa&iacute;ses: el temor es que Grecia caiga en&nbsp;<em style="margin: 0px; padding: 0px; ">default</em>, y estar&iacute;a por verse si el Banco Central Europeo gira fondos a los bancos o al banco central griego, con lo cual obviamente le estar&iacute;a dando la plata a un Estado en&nbsp;<em style="margin: 0px; padding: 0px; ">default</em>. Una dificultad de credibilidad en el sistema bancario es una falta de credibilidad sobre la solvencia de los Estados&rdquo;.<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Seg&uacute;n la visi&oacute;n del catedr&aacute;tico en CEDES, UBA, Universidad de San Andr&eacute;s y Conicet, Jos&eacute; Mar&iacute;a Fanelli, &ldquo;los pa&iacute;ses con problemas en Europa tienen dos tipos de cuestiones a resolver: liquidez y solvencia. Las acciones del BCE para manejar la liquidez est&aacute;n en la l&iacute;nea correcta porque evitan que la aversi&oacute;n al riesgo sea afectada por eventos de corto plazo&rdquo;. Pero &ldquo;hay que separar lo que ocurre con la confianza a corto y a largo plazo. A largo plazo, lo que importa para ganar credibilidad es la solvencia, no la liquidez&rdquo;, aclara.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
<strong style="margin: 0px; padding: 0px; "><br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Austeridad o crecimiento<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
&ndash;&iquest;Hay diferencia entre los Estados que deben recortar y los que tienen margen fiscal para maniobrar? &ndash;le pregunta&nbsp;<em style="margin: 0px; padding: 0px; ">Mercado</em>&nbsp;a Remes.</strong><br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
&ndash;Es cierto que se est&aacute;n pagando los costos de la crisis de 2008: la deuda p&uacute;blica creci&oacute; casi 30 puntos entre 2007 y 2011 y se acerca a 90% del PIB, el d&eacute;ficit fiscal pas&oacute; de 0,9% del PIB en 2007 a 6% en 2011, y los bancos est&aacute;n debilitados, a pesar de que se estatiz&oacute; su deuda con los ahorristas y se evit&oacute; el&nbsp;<em style="margin: 0px; padding: 0px; ">crack</em>&nbsp;del sistema debido a los altos niveles de la deuda privada: 230% del PIB. El PIB sigue siendo m&aacute;s bajo que en 2007, la desocupaci&oacute;n lleg&oacute; al r&eacute;cord de 10,8% y se registraron fuertes cambios pol&iacute;ticos: cayeron seis Gobiernos y en todas las elecciones triunf&oacute; la oposici&oacute;n. Pero si se contin&uacute;a aplicando una pol&iacute;tica de ajuste fiscal en un contexto de estancamiento o recesi&oacute;n el resultado ser&aacute; m&aacute;s recesi&oacute;n.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Por sobre todo, Remes previene: &ldquo;En una crisis que ya lleva muchos a&ntilde;os hay que discutir qui&eacute;n la paga: hasta ahora han sido solo los asalariados y la clase media&rdquo;, dice.<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Fanelli relativiza la dicotom&iacute;a entre austeridad y crecimiento, ya que &ldquo;es clave desde el punto de vista del discurso pol&iacute;tico, pero en econom&iacute;a a veces puede llevar a confusi&oacute;n exagerarla&rdquo;. Se&ntilde;ala que si por un lado el desempleo fuera exagerado y la econom&iacute;a cayera en una depresi&oacute;n, el crecimiento no ser&iacute;a sostenible, porque el Gobierno no recaudar&iacute;a lo suficiente para gastar y pagar la deuda. Y, por otro, si para garantizar un nivel de empleo razonable a corto plazo hay que generar d&eacute;ficits fiscales muy altos, deber&iacute;a entonces mostrarse un plan cre&iacute;ble a largo plazo respecto de que la deuda ser&aacute; repagada, porque de lo contrario nadie le prestar&iacute;a hoy al Gobierno.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
&ldquo;&iquest;C&oacute;mo se enfrenta este dilema? Con pol&iacute;tica expansiva a corto plazo y consolidaci&oacute;n fiscal a largo plazo&rdquo;, se pregunta y se responde Fanelli.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
&ldquo;&iquest;Y c&oacute;mo hacer cre&iacute;ble que habr&aacute; consolidaci&oacute;n en el futuro? Solo puede hacerse si los pa&iacute;ses con super&aacute;vit (como Alemania y probablemente con ayuda de otros extra zona) expresan claramente que apoyan la generaci&oacute;n de d&eacute;ficit a corto plazo en los pa&iacute;ses con problemas, a cambio de compromisos pol&iacute;ticos de cada uno de consolidar con reformas cuando la crisis est&eacute; superada&rdquo;, repite.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Agrega que &ldquo;los pa&iacute;ses que est&aacute;n en mejor posici&oacute;n deber&aacute;n hacer una contribuci&oacute;n adicional: permitir que su tasa de inflaci&oacute;n interna sea menor que la del resto, a fin de mejorar la competitividad de los pa&iacute;ses en crisis por esa v&iacute;a, lo cual podr&iacute;a afectar el empleo en las naciones m&aacute;s s&oacute;lidas. &iquest;Dif&iacute;cil? S&iacute;, claro, si no ya lo hubieran hecho&rdquo;.</p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; "><img src="http://www.mercado.com.ar/mercado/ro/imagenes/foto_nota_1131_7_2.jpg" alt="" style="margin: 0px; padding: 0px; border: 0px; " /></p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; ">Guido Sandleris<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Foto: Gabriel Reig&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
<strong style="margin: 0px; padding: 0px; ">Teorema de los ajustes</strong><br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Sandleris desarrolla un planteo coincidente: &ldquo;Paul Krugman le ha encontrado un lindo nombre a la teor&iacute;a de que los ajustes fiscales, en este contexto, pueden ser expansivos, porque restaurar&iacute;an la confianza. Lo ha llamado<em style="margin: 0px; padding: 0px; ">&nbsp;the confidence fairy</em>&rdquo; [el hada de la confianza].&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Tras prevenir que &ldquo;los ajustes fiscales presentes no ser&aacute;n expansivos y pueden llevar a un pa&iacute;s hacia el c&iacute;rculo vicioso del ajuste, ca&iacute;da del PIB, m&aacute;s ajuste&rdquo;, opta por la estrategia de &ldquo;mejorar el valor presente de los d&eacute;ficits fiscales futuros, v&iacute;a reformas y recortes en gastos por venir. El desaf&iacute;o es lograr que un plan en este sentido sea cre&iacute;ble&rdquo;.<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Sin embargo, afirma que es &ldquo;incorrecto poner a todos los pa&iacute;ses en problemas en la misma bolsa. Mientras que la incontinencia fiscal fue un claro problema en Grecia, no es este el caso en Irlanda o Espa&ntilde;a, por ejemplo. En Irlanda, los problemas fiscales aparecieron cuando la Uni&oacute;n Europea la presion&oacute; para que rescatase a sus bancos. En Espa&ntilde;a, el Gobierno tuvo super&aacute;vit fiscal durante buena parte de la &uacute;ltima d&eacute;cada (tal vez insuficiente, pero super&aacute;vit al fin) y ratios de deuda p&uacute;blica-PIB en baja hasta la crisis financiera global de 2008&rdquo;, diferencia.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Llach hace la salvedad de &ldquo;si se cree que el problema que afecta a los Estados de Europa es ante todo fiscal, o si sus econom&iacute;as crecen poco y, por lo tanto, tienen un problema fiscal. Quiz&aacute; tiene otra ra&iacute;z, que es la competitividad&rdquo;.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
En esto de sumas y restas, Sandleri diferencia entre pol&iacute;ticas sociales y despilfarro fiscal: &ldquo;Las crisis en general sirven para corregir sobrestimaciones de la riqueza &ndash;reflexiona&ndash;. Si los Estados de bienestar son acordes a flujos de ingreso futuros superiores a los verdaderos, entonces es posible que la crisis los haga reducir. De todas formas, varias econom&iacute;as con grandes Estados de bienestar, como Alemania y los pa&iacute;ses escandinavos, no son las que hasta el momento posean su solvencia puesta en duda&rdquo;.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
&ldquo;Posiblemente la Uni&oacute;n Europea haya acudido al FMI para reforzar la postura alemana de seguir la secuencia &lsquo;ajuste fiscal y reforma laboral y despu&eacute;s vendr&aacute; el crecimiento…&rsquo;&rdquo;, ensaya Remes, si bien entrev&eacute; que m&aacute;s all&aacute; de los paliativos financieros destinados, el bloque tendr&iacute;a con qu&eacute; emerger por s&iacute; mismo.<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
En todo caso, Sandleris afirma que &ldquo;con lo que no cuenta es con un Banco Central dispuesto a inyectar la suficiente liquidez en los mercados y, ante la inflexibilidad de los pa&iacute;ses del centro de Europa de aceptar una mayor inflaci&oacute;n, recurre al Fondo Monetario como complemento&rdquo;, completa.<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Fanelli advierte que &ldquo;si la crisis se extendiese a Espa&ntilde;a bajo la forma de inestabilidad financiera, se necesitar&iacute;an todos los fondos que puedan conseguirse para llevar adelante la estrategia de expandir en el corto y consolidar fiscalmente en el largo&rdquo;. Sin negar que el FMI sea necesario, &ldquo;tambi&eacute;n lo es la iniciativa pol&iacute;tica del G-20 para coordinar el esfuerzo y movilizar los fondos que se precisen&rdquo;, indica.<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Ante la pregunta de si Estados Unidos y alguna regi&oacute;n importante como China realmente querr&iacute;an ayudar, Llach responde que &ldquo;no mucho, porque prevalece la creencia en que Europa tiene una soluci&oacute;n posible europea, para la que se cuenta, en general, con la fortaleza de Alemania&rdquo;.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Para Sandleris, el origen de las crisis de las econom&iacute;as en la periferia europea es que experimentaron una reversi&oacute;n en los flujos de financiamiento luego del estallido financiero global.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
&ldquo;Durante los a&ntilde;os de vigencia del euro, Espa&ntilde;a, Irlanda, Grecia, Italia y Portugal fueron focos de importantes flujos de financiamiento desde los pa&iacute;ses del centro y norte de la Eurozona &ndash;narra&ndash;. La fuerte entrada de capitales gener&oacute; una sobrevaluaci&oacute;n de su tipo de cambio real, que les deterior&oacute; la competitividad y, por ende, increment&oacute; el d&eacute;ficit de la cuenta corriente.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Es as&iacute; como llega a la conclusi&oacute;n de que &ldquo;la integraci&oacute;n monetaria trajo una enfermedad holandesa (versi&oacute;n financiera) a las econom&iacute;as de la periferia europea, que las coloc&oacute; en una posici&oacute;n de vulnerabilidad ante un posible&nbsp;<em style="margin: 0px; padding: 0px; ">sudden stop</em>. Y econom&iacute;as como la alemana se beneficiaron tambi&eacute;n de esta bonanza e incrementaron sus exportaciones netas al resto del continente&rdquo;.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Sostiene como colof&oacute;n que &ldquo;si ambas regiones se beneficiaron en los primeros a&ntilde;os de la uni&oacute;n monetaria, y la crisis actual en varios pa&iacute;ses de la Eurozona es consecuencia de la formaci&oacute;n misma de la UE, hacer recaer todo el peso del ajuste en los pa&iacute;ses de la periferia implicar&iacute;a que Alemania estar&iacute;a<em style="margin: 0px; padding: 0px; ">&nbsp;free-riding</em>&nbsp;en el euro&rdquo;.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Para Fanelli, Alemania no es el villano de esta pel&iacute;cula sino que &ldquo;simplemente est&aacute; impulsando pol&iacute;ticas poco correctas: pretende que el ajuste se haga a corto plazo y no a largo. Es la econom&iacute;a que est&aacute; en mejor posici&oacute;n para aportar al esfuerzo de financiar la expansi&oacute;n a corto plazo por la v&iacute;a fiscal y de permitir una inflaci&oacute;n mayor dentro de su econom&iacute;a para hacer m&aacute;s competitivo al resto. Aunque es l&oacute;gico que trate de poner lo menos posible, si sobreact&uacute;a se equivoca&rdquo;, advierte.</p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; "><img src="http://www.mercado.com.ar/mercado/ro/imagenes/foto_nota_1131_7_3.jpg" alt="" style="margin: 0px; padding: 0px; border: 0px; " /></p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; ">Lucas Llach<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Foto: Diego Fasce</p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; "><strong style="margin: 0px; padding: 0px; ">Los incentivos a la demanda</strong><br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Casi en la escalerilla del avi&oacute;n que lo llevar&iacute;a de Ginebra a China, Remes Lenicov recuerda que &ldquo;hubo fuertes discusiones entre Alemania y algunos otros pa&iacute;ses, promotores de una fuerte restricci&oacute;n fiscal y monetaria y la aplicaci&oacute;n del concepto de<em style="margin: 0px; padding: 0px; ">moral hazard</em>, con el resto, que pretend&iacute;a no eliminar los incentivos a la demanda. Y el resultado fue algo intermedio: con la asunci&oacute;n de Mario Draghi en el BCE se redujo la tasa de inter&eacute;s y se inyect&oacute; liquidez de manera ilimitada para disipar el p&aacute;nico financiero y evitar la ca&iacute;da de los bancos&rdquo;. Pero al mismo tiempo se consolid&oacute; la obligaci&oacute;n de reducir el d&eacute;ficit fiscal (m&aacute;ximo 3% del PIB) y se ampl&iacute;a la flexibilizaci&oacute;n laboral y el congelamiento o baja de los salarios.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Atribuye a esa pol&iacute;tica, m&aacute;s las demoras en definirla, la ca&iacute;da del PIB prevista para este a&ntilde;o y fundamenta en que la pol&iacute;tica fiscal compensaba la actitud extremadamente cauta de los consumidores y empresarios, debido a la desocupaci&oacute;n, la capacidad ociosa y el desapalancamiento. &ldquo;Quedaban solo las exportaciones, pero reservadas para algunos pocos pa&iacute;ses, como &uacute;nico incentivo de la demanda&rdquo;, indica.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
&ldquo;Alemania, Holanda, Austria tienen muy altos niveles de competitividad y sus super&aacute;vits comerciales equivalen al d&eacute;ficit de los dem&aacute;s&rdquo; &ndash;sostiene el embajador en la UE&ndash;, con la salvedad de que &ldquo;no se puede cargar las tintas sobre los alemanes, por m&aacute;s que se discuta el tipo de pol&iacute;tica que ellos pretenden que todos apliquen en medio de una crisis&rdquo;.<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Sandleris rescata que Mario Draghi parece haber entendido la gravedad de la situaci&oacute;n, a diferencia de Trichet, pero lo mismo debe enfrentar la oposici&oacute;n alemana.<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
A lo que Fanelli interpreta que el BCE s&iacute; le est&aacute; dando apoyo a las finanzas de los Gobiernos: &ldquo;Cuando compra bonos para que no suba la tasa de inter&eacute;s sobre la deuda soberana est&aacute; haciendo una gran contribuci&oacute;n que lo est&aacute; llevando, incluso, a poner en riesgo su patrimonio&rdquo;.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Llach en cambio subraya que &ldquo;lo l&oacute;gico ser&iacute;a que se compraran mucho m&aacute;s bonos, de modo que el riesgo de estos pa&iacute;ses, como Italia y Espa&ntilde;a, quedase mucho m&aacute;s bajo para que esas econom&iacute;as puedan recuperarse. Y es ah&iacute; cuando Alemania dir&iacute;a cu&aacute;nta deuda espa&ntilde;ola e italiana querr&iacute;a que est&eacute; en manos del Banco Central Europeo, ya que no tiene ganas de hacerse cargo de problemas que se generan en otros lugares&rdquo;.</p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; "><img src="http://www.mercado.com.ar/mercado/ro/imagenes/foto_nota_1131_7_4.jpg" alt="" style="margin: 0px; padding: 0px; border: 0px; " /></p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; ">Jos&eacute; Mar&iacute;a Fanelli</p>
<p style="margin: 0px 0px 15px; padding: 0px; color: rgb(85, 85, 85); font-family: Arial, Helvetica, sans-serif; line-height: 16px; "><strong style="margin: 0px; padding: 0px; ">Gravedad</strong><br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Seg&uacute;n Remes, la crisis econ&oacute;mica es la m&aacute;s grave desde la terminaci&oacute;n de la Segunda Guerra Mundial, y eso tendr&aacute; que promover cambios de concepci&oacute;n en los dos grandes agrupamientos pol&iacute;ticos (conservadores y socialdem&oacute;cratas), porque hasta ahora sus propuestas no lograron cumplir con el objetivo de salir de la crisis. Adem&aacute;s, se necesitar&aacute;n mayores niveles de consenso dentro de cada pa&iacute;s y dentro de la Eurozona.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Aduce que la victoria del socialismo en Francia con Hollande abre una esperanza, toda vez que pueda hacer fuerza para cambiar la idea liderada por Alemania de la secuencia &ldquo;ajuste fiscal, reformas y… despu&eacute;s vendr&aacute; el crecimiento&rdquo;. Subraya que &ldquo;las necesarias reformas se podr&aacute;n realizar en un contexto de crecimiento y donde la desocupaci&oacute;n comience a reducirse y los salarios dejen de caer&rdquo;.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Esta discusi&oacute;n es muy parecida a la que tuvimos en la Argentina entre 1999 y 2001, cuando se dec&iacute;a que el problema era fiscal y de rigidez en el mercado laboral, cuando los problemas m&aacute;s serios eran la falta de competitividad y el alto endeudamiento que imped&iacute;an crecer.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Para Fanelli, &ldquo;lo m&aacute;s dif&iacute;cil es que el r&eacute;gimen del euro no permite que los pa&iacute;ses deprecien la moneda para ganar competitividad. Por ello, la &uacute;nica chance de salvar la moneda, si es que existe, ser&iacute;a utilizar tasas de inflaci&oacute;n diferenciales: los pa&iacute;ses menos competitivos deber&iacute;an&nbsp;<em style="margin: 0px; padding: 0px; ">inflacionar</em>&nbsp;m&aacute;s que el resto&rdquo;.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Culpa Sandleris de la crisis del euro a los desequilibrios de balanza de pagos que gener&oacute; tener una moneda com&uacute;n, lo cual repercuti&oacute; directamente en los balances fiscales de las econom&iacute;as que est&aacute;n en crisis; por lo que hoy, el deterioro en la sostenibilidad de estas deudas es un problema en s&iacute; mismo.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Llach prefiere tomarle el pulso a la crisis y avisa: &ldquo;Los mercados reaccionan mucho m&aacute;s r&aacute;pido que la pol&iacute;tica y se deteriora la situaci&oacute;n econ&oacute;mica&rdquo;, mientras Sandleri concuerda en que la crisis pol&iacute;tica es consecuencia de la econ&oacute;mica, aunque en ese aspecto advierte sobre la gimnasia europea para atravesar guerras con tremendos impactos socioecon&oacute;micos.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Fanelli invita a no exagerar la cuesti&oacute;n pol&iacute;tica: &ldquo;Gracias a todas las redes sociales y financieras de contenci&oacute;n se han amortiguado muchos efectos muy negativos que estuvieron presentes en la crisis del 30 y ahora el desaf&iacute;o reside en coordinar y ganar credibilidad operando en el plano internacional, m&aacute;s que en el nacional&rdquo;, razona.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
Reconoce sin embargo que ser&iacute;a un desaf&iacute;o para cualquier l&iacute;der pol&iacute;tico, por cierto, si bien en el Viejo Mundo son muchos los dirigentes que mandan y las demandas que administran.&nbsp;<br style="margin: 0px; padding: 0px; " />
A lo que Llach pregunta ironizando: &ldquo;&iquest;Qu&eacute; n&uacute;mero habr&iacute;a que marcar para llamar a Europa?&rdquo;.</p>

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades