Vuelven a construirse menos viviendas en Estados Unidos

Al cabo de una pausa de cuatro meses, las nuevas construcciones residenciales disminuyeron 2,1% en mayo, debido al alza de tasas hipotecarias. Esto indica que se reanuda el peor bajón inmobiliario en dieciséis años.

Por ende, la proyección anual de nuevas unidades cede a 1.474.000, según informe del departamento federal de comercio. Pero los permisos subieron 3%, a 1.500.000 por año. Con altibajos, la tendencia regresiva viene prolongándose casi dos años. Como contrapartida, el interés promedio sobre hipotecas a treinta años toca el máximo en más de doce meses. Eso presiona a quienes deben comprar su primera vivienda y aumenta el riesgo de nuevas moras, incobrables y ejecuciones.

“La contracción del mercado proseguirá un tiempo”, sostiene un análisis de la consultoría financiera Global Insights. “Las tasas largas –ya en 5,3% anual- tornan a subir y se esperan más cimbronazos por el lado de los carteras de baja calidad”, es decir los deudores poco solventes que pagan intereses usurarios.

Por supuesto, la construcción y los prestamistas predatorios (“loan sharks”) afrontan creciente ceses de pagos y ejecuciones. Ambos factores perjudican al negocio inmobiliario en general y ponen en tela de juicio las tasaciones. Incentivos a potenciales adquirentes “normales”, verbigracia menores precios y mejores condiciones financieras, no surten aún efecto en el público.

Por ende, la proyección anual de nuevas unidades cede a 1.474.000, según informe del departamento federal de comercio. Pero los permisos subieron 3%, a 1.500.000 por año. Con altibajos, la tendencia regresiva viene prolongándose casi dos años. Como contrapartida, el interés promedio sobre hipotecas a treinta años toca el máximo en más de doce meses. Eso presiona a quienes deben comprar su primera vivienda y aumenta el riesgo de nuevas moras, incobrables y ejecuciones.

“La contracción del mercado proseguirá un tiempo”, sostiene un análisis de la consultoría financiera Global Insights. “Las tasas largas –ya en 5,3% anual- tornan a subir y se esperan más cimbronazos por el lado de los carteras de baja calidad”, es decir los deudores poco solventes que pagan intereses usurarios.

Por supuesto, la construcción y los prestamistas predatorios (“loan sharks”) afrontan creciente ceses de pagos y ejecuciones. Ambos factores perjudican al negocio inmobiliario en general y ponen en tela de juicio las tasaciones. Incentivos a potenciales adquirentes “normales”, verbigracia menores precios y mejores condiciones financieras, no surten aún efecto en el público.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades