Volkswagen no prevé reestructurar a Seat

Además, aseguran que una caída de la producción no repercutirá en recortes de empleados. Por otra parte, la empresa se centrará en América latina, incluida la planta de Pacheco, en la Argentina.

(EFE).- La marca española Seat permanecerá en su actual posición dentro del grupo automovilístico Volkswagen, que no ha concebido planes para su reestructuración en favor de otras marcas dentro del consorcio, dijeron hoy (jueves 7) fuentes del grupo.

Tras unas declaraciones del presidente de Seat, Bernd Pieschetsrieder, que auguraba unos cuatro años difíciles para esta empresa, portavoces de Volkswagen han precisado que esos comentarios se refieren al plan de renovación de su gama de modelos y a cambios de imagen de la marca y de la red de distribución.

En la junta general de accionistas celebrada en Hamburgo, las fuentes agregaron que en ningún caso se ha pensado que desaparezca la marca española, sino al contrario.

En los próximos cinco años se habrá renovado toda su producción actual por nuevos modelos, incluida una versión deportiva que podría basarse en el prototipo Salsa Emoción.

Es completamente disparatado pensar que Volkswagen quiera desmantelar Seat, cuando se está trabajando en nuevos modelos y en estrategias de ventas a largo plazo y los rumores surgidos en este sentido carecen de todo fundamento, indicaron portavoces del grupo.

Las relaciones entre la dirección de Seat y los sindicatos fueron calificadas de buenas, tras haberse firmado en 2000 un convenio colectivo para tres años, y los problemas surgidos en la producción obedecen a causas externas, como huelgas de transportes y de suministradores, apuntaron los portavoces.

Añadieron que una posible caída de la producción en Seat no repercutirá en recortes de empleados, al contrario de otras marcas en España, que han introducido un expediente de regulación de empleo para ajustar el número de personal a sus necesidades.

Sin embargo, en agosto no se contratará personal temporal para cubrir los huecos dejados por las vacaciones, como se hacía en años anteriores, al pronosticarse una disminución de la producción por la previsible caída de la demanda, que puede agravarse por una mayor inflación y unos tipos de interés relativamente altos.

Las fuentes precisaron que la política de Seat es concentrar su producción en las fábricas españolas y abandonarla en plantas extranjeras, como en el caso del modelo Toledo, que a partir de junio sólo saldrá de Martorell (Barcelona) y ya no se hará en Bruselas.

De esta forma, el monovolumen Alhambra, que se fabrica en Portugal y que comparte carrocería con el Sharan de Volkswagen y el Galaxy de Ford, será el único vehículo que Seat no produzca en España.

Para el conjunto de 2001, Seat espera vender unos 30.000 autos menos que los 515.000 entregados en 2000, una caída atribuible, en parte, a la reestructuración de su red de concesionarios en Alemania, su primer mercado exterior, pero también a factores coyunturales.

De cumplirse estos pronósticos, Seat contribuirá casi con 10% al total de 5 millones de vehículos que espera vender en 2001 en su conjunto el grupo Volkswagen, incluidos los vehículos industriales.

Las ventas de Seat en mayo, hasta las 16.359 unidades en España, “fueron satisfactorias” y colocaron a la marca en el segundo puesto, tras Renault, en el mercado nacional, en el que tiene una penetración de 12%.

Las fuentes de Seat recordaron que en América latina, la marca ha logrado introducirse en el mercado mexicano, donde desde mediados de marzo hasta finales de abril vendió sus primeros 1.070 vehículos, una cifra aún modesta que la empresa espera mejorar hasta las 20.000 unidades en los próximos tres años.

Seat seguirá centrándose en “el mercado natural latinoamericano”, incluido el ensamblaje de la furgoneta Inca y el Córdoba 4 puertas en Pacheco (Argentina) un país en recesión y un mercado en condiciones difíciles, recordaron asistentes a la junta de accionistas.

(EFE).- La marca española Seat permanecerá en su actual posición dentro del grupo automovilístico Volkswagen, que no ha concebido planes para su reestructuración en favor de otras marcas dentro del consorcio, dijeron hoy (jueves 7) fuentes del grupo.

Tras unas declaraciones del presidente de Seat, Bernd Pieschetsrieder, que auguraba unos cuatro años difíciles para esta empresa, portavoces de Volkswagen han precisado que esos comentarios se refieren al plan de renovación de su gama de modelos y a cambios de imagen de la marca y de la red de distribución.

En la junta general de accionistas celebrada en Hamburgo, las fuentes agregaron que en ningún caso se ha pensado que desaparezca la marca española, sino al contrario.

En los próximos cinco años se habrá renovado toda su producción actual por nuevos modelos, incluida una versión deportiva que podría basarse en el prototipo Salsa Emoción.

Es completamente disparatado pensar que Volkswagen quiera desmantelar Seat, cuando se está trabajando en nuevos modelos y en estrategias de ventas a largo plazo y los rumores surgidos en este sentido carecen de todo fundamento, indicaron portavoces del grupo.

Las relaciones entre la dirección de Seat y los sindicatos fueron calificadas de buenas, tras haberse firmado en 2000 un convenio colectivo para tres años, y los problemas surgidos en la producción obedecen a causas externas, como huelgas de transportes y de suministradores, apuntaron los portavoces.

Añadieron que una posible caída de la producción en Seat no repercutirá en recortes de empleados, al contrario de otras marcas en España, que han introducido un expediente de regulación de empleo para ajustar el número de personal a sus necesidades.

Sin embargo, en agosto no se contratará personal temporal para cubrir los huecos dejados por las vacaciones, como se hacía en años anteriores, al pronosticarse una disminución de la producción por la previsible caída de la demanda, que puede agravarse por una mayor inflación y unos tipos de interés relativamente altos.

Las fuentes precisaron que la política de Seat es concentrar su producción en las fábricas españolas y abandonarla en plantas extranjeras, como en el caso del modelo Toledo, que a partir de junio sólo saldrá de Martorell (Barcelona) y ya no se hará en Bruselas.

De esta forma, el monovolumen Alhambra, que se fabrica en Portugal y que comparte carrocería con el Sharan de Volkswagen y el Galaxy de Ford, será el único vehículo que Seat no produzca en España.

Para el conjunto de 2001, Seat espera vender unos 30.000 autos menos que los 515.000 entregados en 2000, una caída atribuible, en parte, a la reestructuración de su red de concesionarios en Alemania, su primer mercado exterior, pero también a factores coyunturales.

De cumplirse estos pronósticos, Seat contribuirá casi con 10% al total de 5 millones de vehículos que espera vender en 2001 en su conjunto el grupo Volkswagen, incluidos los vehículos industriales.

Las ventas de Seat en mayo, hasta las 16.359 unidades en España, “fueron satisfactorias” y colocaron a la marca en el segundo puesto, tras Renault, en el mercado nacional, en el que tiene una penetración de 12%.

Las fuentes de Seat recordaron que en América latina, la marca ha logrado introducirse en el mercado mexicano, donde desde mediados de marzo hasta finales de abril vendió sus primeros 1.070 vehículos, una cifra aún modesta que la empresa espera mejorar hasta las 20.000 unidades en los próximos tres años.

Seat seguirá centrándose en “el mercado natural latinoamericano”, incluido el ensamblaje de la furgoneta Inca y el Córdoba 4 puertas en Pacheco (Argentina) un país en recesión y un mercado en condiciones difíciles, recordaron asistentes a la junta de accionistas.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades