Volkswagen no cierra su planta bonaerense

La reducción de personal de la fábrica de General Pacheco no significa el cierre, ni el despido de empleados, según los directivos de la automotriz alemana. Esa parte de los empleados seguirá trabajando en Córdoba.

El director de la compañía automovilística alemana, Ferdinand Piech, explicó e una entrevista concedida a los medios argentinos, que la reestructuración mundial anunciada por la firma no implica el cierre de ninguna planta en la Argentina.

La aclaración fue realizada ayer, en la ciudad de Wolksburg, tras la conferencia de prensa realizada por Volkswagen para anunciar sus resultados del año 2000.

En declaraciones al diario La Nación, el jefe de recursos humanos del grupo alemán, Peter Hartz, ratificó que no está en los planes cerrar la planta de General Pacheco, en la provincia de Buenos Aires, más allá de que si se realizará un ajuste del personal de la fábrica.

Los directivos alemanes habían explicado ayer que más allá de los problemas en determinados mercados la facturación global había alcanzado casi US$ 3.000 millones, esto es, 4,6% más de lo obtenido en el año 1999.

De ese total, 12% corresponde a la Argentina y Brasil, mercados en los que Volkswagen sigue confiando a pesar de la delicada situación de estas plazas, en particular la argentina.

Según Peter Hartz, la situación en el país genera la necesidad de una reestructuración y de ninguna manera se ha hablado de despidos.

El programa incluye a 700 empleados de la planta bonaerense, de los cuales 270 ya aceptaron acogerse a un retiro voluntario, mientras que entre 100 y 200 trabajadores serían trasladados al Centro Industrial Córdoba.

El anuncio no es descabellado si se tiene en cuenta que entre las previsiones de las autoridades de Volkswagen, figura un aumento de la producción que podría llevar las 1.500 cajas de cambio que se producen, a 2.500 en 2002, y a 3.500 para el año 2003.

Ese incremento de la producción responde a las exportaciones, lo cual les da a los directivos la tranquilidad de saber que no dependerán de los vaivenes lógicos de un mercado recesivo como el argentino.

El resto de los empleados, más los que pudieran adherirse a alguna otra propuesta de retiro voluntario, permanecerían en la planta de Pacheco a la espera de la demanda del mercado mexicano, de no ser así también se irían a Córdoba.

Volkswagen tiene en la actualidad 3565 empleados, de los cuales 2215 trabajan en Buenos Aires, 1203 en Córdoba y 149 pertenecen a la compañía financiera.

El director de la compañía automovilística alemana, Ferdinand Piech, explicó e una entrevista concedida a los medios argentinos, que la reestructuración mundial anunciada por la firma no implica el cierre de ninguna planta en la Argentina.

La aclaración fue realizada ayer, en la ciudad de Wolksburg, tras la conferencia de prensa realizada por Volkswagen para anunciar sus resultados del año 2000.

En declaraciones al diario La Nación, el jefe de recursos humanos del grupo alemán, Peter Hartz, ratificó que no está en los planes cerrar la planta de General Pacheco, en la provincia de Buenos Aires, más allá de que si se realizará un ajuste del personal de la fábrica.

Los directivos alemanes habían explicado ayer que más allá de los problemas en determinados mercados la facturación global había alcanzado casi US$ 3.000 millones, esto es, 4,6% más de lo obtenido en el año 1999.

De ese total, 12% corresponde a la Argentina y Brasil, mercados en los que Volkswagen sigue confiando a pesar de la delicada situación de estas plazas, en particular la argentina.

Según Peter Hartz, la situación en el país genera la necesidad de una reestructuración y de ninguna manera se ha hablado de despidos.

El programa incluye a 700 empleados de la planta bonaerense, de los cuales 270 ya aceptaron acogerse a un retiro voluntario, mientras que entre 100 y 200 trabajadores serían trasladados al Centro Industrial Córdoba.

El anuncio no es descabellado si se tiene en cuenta que entre las previsiones de las autoridades de Volkswagen, figura un aumento de la producción que podría llevar las 1.500 cajas de cambio que se producen, a 2.500 en 2002, y a 3.500 para el año 2003.

Ese incremento de la producción responde a las exportaciones, lo cual les da a los directivos la tranquilidad de saber que no dependerán de los vaivenes lógicos de un mercado recesivo como el argentino.

El resto de los empleados, más los que pudieran adherirse a alguna otra propuesta de retiro voluntario, permanecerían en la planta de Pacheco a la espera de la demanda del mercado mexicano, de no ser así también se irían a Córdoba.

Volkswagen tiene en la actualidad 3565 empleados, de los cuales 2215 trabajan en Buenos Aires, 1203 en Córdoba y 149 pertenecen a la compañía financiera.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades