Volare: hay seis acusados por fraguar balances y malversar fondos

La quiebra de la aerolínea económica véneta se debió a desvío de fondos hacia otras sociedades. Así se fundo una competidora, MyAir. Ya hay presas o con arresto domiciario seis personas. Entre ellas, el argentino Eduardo Eurnekián.

28 abril, 2005

Esta fase del proceso está a cargo del fiscal Busto Arsizio e incluye indagatorias y otras actuaciones. De ahí han salido las órdenes de detención contra Gino Zoccai (fundador y ex presidente de Volare), Giuliano Martinelli (ex vocal de la junta directiva) y Vincenzo Soddu (director gerente hasta julio de 2004).

También se dispuso el arresto domiciliario de Mauro Gambaro (último presidente y director), Eduardo Eurnekián y su mano derecha, Hernán Pflaum. El argentino de origen armenio está refugiado en Buenos Aires, pero días atrás se hallaba en Roma con otro operador menemista, Esteban Caselli).

Los montos involucrados en el proceso ascienden a € 500 millones. Así lo confirma Giorgio Fossa, otro ex director ejecutivo de Volare, También ex presidente de Confindustria –la UIA italiana, hoy encabezada por Luca Montezemolo- y de Società aeroportuale milaneses, SEA. Curiosamente, Eurnekián tiene en Argentina un negocio similar, Aeropuertos 2000. Indagado en esta fase procesal, Fossa afirma tener la conciencia tranquila.

La historia de Volare arranca en 1997, con Zoccai y Soddu al mando. Un año después, Swissair compra 30% del paquete y eleva la participación a 40% en 2000. En 2002, quiebra la aerolínea suiza de bandera y Volare sale a buscar nuevos socios. Al año siguiente, entran Eurnekián, Interbanca y Fondo tricolore. Fossa pasa a presidente y Andrea Molinari a director gerente. Surge Volareweb, la primera aerolínea económica italiana. Por entonces, obtiene un permiso de charter para volar peregrinos a Lourdes, merced a contactos eclesiásticos.

En 2004, dimiten Fossa y Molinari. Mauro Gambaro pasa a presidente. En noviembre, la compañía de acoje a la ley de quiebras y la intervienen. En ese momento, las diócesis de Bérgamo, Cremona, Mantua y Brescia sospechan que han sido partícipes en enjuagues. También lo descubren la compañía de San Pablo y las Hermanas de caridad. El nexo entre Volare y la iglesia, Soddu, había creado sociedades fantasmas por cuenta propia.

Esta fase del proceso está a cargo del fiscal Busto Arsizio e incluye indagatorias y otras actuaciones. De ahí han salido las órdenes de detención contra Gino Zoccai (fundador y ex presidente de Volare), Giuliano Martinelli (ex vocal de la junta directiva) y Vincenzo Soddu (director gerente hasta julio de 2004).

También se dispuso el arresto domiciliario de Mauro Gambaro (último presidente y director), Eduardo Eurnekián y su mano derecha, Hernán Pflaum. El argentino de origen armenio está refugiado en Buenos Aires, pero días atrás se hallaba en Roma con otro operador menemista, Esteban Caselli).

Los montos involucrados en el proceso ascienden a € 500 millones. Así lo confirma Giorgio Fossa, otro ex director ejecutivo de Volare, También ex presidente de Confindustria –la UIA italiana, hoy encabezada por Luca Montezemolo- y de Società aeroportuale milaneses, SEA. Curiosamente, Eurnekián tiene en Argentina un negocio similar, Aeropuertos 2000. Indagado en esta fase procesal, Fossa afirma tener la conciencia tranquila.

La historia de Volare arranca en 1997, con Zoccai y Soddu al mando. Un año después, Swissair compra 30% del paquete y eleva la participación a 40% en 2000. En 2002, quiebra la aerolínea suiza de bandera y Volare sale a buscar nuevos socios. Al año siguiente, entran Eurnekián, Interbanca y Fondo tricolore. Fossa pasa a presidente y Andrea Molinari a director gerente. Surge Volareweb, la primera aerolínea económica italiana. Por entonces, obtiene un permiso de charter para volar peregrinos a Lourdes, merced a contactos eclesiásticos.

En 2004, dimiten Fossa y Molinari. Mauro Gambaro pasa a presidente. En noviembre, la compañía de acoje a la ley de quiebras y la intervienen. En ese momento, las diócesis de Bérgamo, Cremona, Mantua y Brescia sospechan que han sido partícipes en enjuagues. También lo descubren la compañía de San Pablo y las Hermanas de caridad. El nexo entre Volare y la iglesia, Soddu, había creado sociedades fantasmas por cuenta propia.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades