Vastos hallazgos en Kadzajstán ponen al ENI en carrera

Los italianos están al frente, debido al mayor yacimiento descubierto en 30 años. Las reservas cubicadas suman 13.000 millones de barriles (8.200.000 m3) medidas en crudos. Hasta ahora, se estima una producción de 1.500.000 barriles diarios.

1 diciembre, 2006

Pero nuevas proyecciones sugieren, según expertos privados consultados por el “Financial times”, existencias no menos de 25% superiores a las calculadas. Vale decir, alrededor de 16.000 millones de barriles o 10 millones de m3. El rendimiento extra supera, entonces, la producción íntegra de 2005 en Sudán.

Para Ente nazionale idrocarburi (ENI), a cargo del proyecto en Kadzajstán (el paìs dodne se han revelado negocios de la Cosa nostra con gas natural), eso significa ubicarse a la altura de gigantes como Royal Dutch/Shell, Exxon Mobil, Conoco-Phillips y Total en la región del mar Caspio. Las nuevas cifras de reservas son una noticia por demás favorable, sin duda.

Sin embargo, el director ejecutivo Paolo Scaroni se muestra cauto, aunque admita que “el megayacimiento de Káshagan cumple con las esperanzas exploratorias iniciales”. Lo mismo cree Stefano Cao, responsable de las operaciones petroleras de ENI. En la actualidad, el grupo produce 1.800.000 b/d en total, pero el reciente acuerdo con Gazprom y su asociación con la ex Yukos se agregan a las noticias de Kadzasjtán.

En el caso de la república de habla turca, los italianos disponen todavía de áreas inexploradas. Pero, por ahora, Káshagan es también el campo más complicado del mundo, sostienen los técnicos, donde cada día se afrontan dificultades operativas. Entre ellas, inviernos cuyas temperaturas llegan hasta 40 grados bajo cero, un mar congelado hasta casi un metro de profundidad y letales fugas de gas sulfídrico.

Este tipo de problemas explica, de paso, las continuas demoras en la extracción. Los primeros barriles estaba previstos para fines de 2005, luego se postergaron para este año y, ahora, es probable que recién aparezcan en 2008. De ahí la cautela de Scaroni y Cao. Es más: el FT indica que la fecha final puede pasar a principios de 2009.

Pero las novedades de Káshagan influyen en Rusia. Scaroni visitó esta semana la semana Kogalym, Siberia occidental, donde un encuentro de Eurispyés declaró a ENI como “vero ejemplo de excelencia en relaciones industriales con Rusia”. Mientras Moscú castiga a British Petroleum, Exxon Mobil o RD/S, los italianos hacen cada vez más negocios como el reciente con Gazprom. Poco antes, exponiendo ante la fundación Enrico Mattei en Italia, Scaroni antiipaba novedades en cuanto a regasificadores.

Pero nuevas proyecciones sugieren, según expertos privados consultados por el “Financial times”, existencias no menos de 25% superiores a las calculadas. Vale decir, alrededor de 16.000 millones de barriles o 10 millones de m3. El rendimiento extra supera, entonces, la producción íntegra de 2005 en Sudán.

Para Ente nazionale idrocarburi (ENI), a cargo del proyecto en Kadzajstán (el paìs dodne se han revelado negocios de la Cosa nostra con gas natural), eso significa ubicarse a la altura de gigantes como Royal Dutch/Shell, Exxon Mobil, Conoco-Phillips y Total en la región del mar Caspio. Las nuevas cifras de reservas son una noticia por demás favorable, sin duda.

Sin embargo, el director ejecutivo Paolo Scaroni se muestra cauto, aunque admita que “el megayacimiento de Káshagan cumple con las esperanzas exploratorias iniciales”. Lo mismo cree Stefano Cao, responsable de las operaciones petroleras de ENI. En la actualidad, el grupo produce 1.800.000 b/d en total, pero el reciente acuerdo con Gazprom y su asociación con la ex Yukos se agregan a las noticias de Kadzasjtán.

En el caso de la república de habla turca, los italianos disponen todavía de áreas inexploradas. Pero, por ahora, Káshagan es también el campo más complicado del mundo, sostienen los técnicos, donde cada día se afrontan dificultades operativas. Entre ellas, inviernos cuyas temperaturas llegan hasta 40 grados bajo cero, un mar congelado hasta casi un metro de profundidad y letales fugas de gas sulfídrico.

Este tipo de problemas explica, de paso, las continuas demoras en la extracción. Los primeros barriles estaba previstos para fines de 2005, luego se postergaron para este año y, ahora, es probable que recién aparezcan en 2008. De ahí la cautela de Scaroni y Cao. Es más: el FT indica que la fecha final puede pasar a principios de 2009.

Pero las novedades de Káshagan influyen en Rusia. Scaroni visitó esta semana la semana Kogalym, Siberia occidental, donde un encuentro de Eurispyés declaró a ENI como “vero ejemplo de excelencia en relaciones industriales con Rusia”. Mientras Moscú castiga a British Petroleum, Exxon Mobil o RD/S, los italianos hacen cada vez más negocios como el reciente con Gazprom. Poco antes, exponiendo ante la fundación Enrico Mattei en Italia, Scaroni antiipaba novedades en cuanto a regasificadores.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades