Telefónica: llegó el nuevo presidente

César Alierta, quien a fines de julio reemplazó al polémico Juan Villalonga como titular mundial de la compañía, vino a Buenos Aires para reunirse con el management local.

20 septiembre, 2000

A menos de dos meses de haber asumido la presidencia mundial de Telefónica, César Alierta llegó a Buenos Aires para entrevistarse con los máximos responsables de la filial local.

Aunque no hubo hasta hoy (miércoles 20) información oficial sobre la visita, fuentes de la compañía señalaron que Alierta vino a bajar línea en una de las más importantes filiales del conglomerado español, luego de los turbulentos cambios de dirección ocurridos recientemente.

Alierta asumió la presidencia de Telefónica el 26 de julio pasado, luego de que el directorio de la compañía forzara la renuncia del anterior titular, Juan Villalonga, quien meses atrás había sido acusado –e investigado por ello– de haberse enriquecido en operaciones bursátiles gracias a información privilegiada.

Según trascendió entonces, Villalonga aceptó renunciar a cambio de una indemnización estimada en US$ 28 millones.

Poco tiempo después, la compañía produjo otra desvinculación resonante: la de Luis Martín de Bustamante, ex encargado de las operaciones nacionales de Telefónica de España y ex presidente de Telefónica de Argentina.

La renuncia de Bustamante, quien era considerado como la mano derecha de Villalonga, habría costado a Telefónica unos US$ 10 millones.

Hasta ahora, esos cambios en la cúpula internacional del grupo no tuvieron repercusión en el management local, que encabeza Carlos Fernández Prida.

A menos de dos meses de haber asumido la presidencia mundial de Telefónica, César Alierta llegó a Buenos Aires para entrevistarse con los máximos responsables de la filial local.

Aunque no hubo hasta hoy (miércoles 20) información oficial sobre la visita, fuentes de la compañía señalaron que Alierta vino a bajar línea en una de las más importantes filiales del conglomerado español, luego de los turbulentos cambios de dirección ocurridos recientemente.

Alierta asumió la presidencia de Telefónica el 26 de julio pasado, luego de que el directorio de la compañía forzara la renuncia del anterior titular, Juan Villalonga, quien meses atrás había sido acusado –e investigado por ello– de haberse enriquecido en operaciones bursátiles gracias a información privilegiada.

Según trascendió entonces, Villalonga aceptó renunciar a cambio de una indemnización estimada en US$ 28 millones.

Poco tiempo después, la compañía produjo otra desvinculación resonante: la de Luis Martín de Bustamante, ex encargado de las operaciones nacionales de Telefónica de España y ex presidente de Telefónica de Argentina.

La renuncia de Bustamante, quien era considerado como la mano derecha de Villalonga, habría costado a Telefónica unos US$ 10 millones.

Hasta ahora, esos cambios en la cúpula internacional del grupo no tuvieron repercusión en el management local, que encabeza Carlos Fernández Prida.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades