Telecom Italia: la fiscalía de Milán abre indagaciones

Aun sin hipótesis de delitos, el procurador Giovanni Ferrara inició un expediente. También pidió un informe a la Commissione nazionale per società e borse (Consob) sobre posibles recaudos adoptados en el caso TIM.

19 septiembre, 2006

Por su parte, el consejo de administración (junta ejecutiva) de Telecom Italia ha frenado el plan del ex presidente, Mario Tronchetti Provera, para escindir Telecom Italia mobili (TIM) del grupo. Esto incluía armar una nueva sociedad para la red física y los medios.

Ambas novedades hicieron que, el lunes, la acción atravesase fuertes altibajos, lo cual preocupó a la Consob. Paralelamene, el nuevo CEO, Guido Rossi, se apresta a presentarse ante la comisión de comunicaciones (un diario conservador la llama “authority”). En otro frente, la compañía reveló que la venta del 40,5% en Türk Telekom le redituará € 500 millones.

La suma no es gran cosa, si se la compara con una masa de deudas por € 41.300 millones que aquejan a Telecom Italia. En cuanto a la autoridad reguladora, su presidente (Corrado Calabrò) ya le fijó cita a Rossi para estos mismos días. Deberá presentarse junto con el director ejecutivo, Riccardo Ruggiero, y el director de legales, Riccardo Perissich.

Nada de todo eso parece influir en el parlamento, donde la coalición oficialista presiona para que el estado haga valer su acción de oro e impida la separación lisa y llana de TIM. En realidad, lo que la izquierda teme –y la derecha apoya tibiamente- es que el magnate ultraconservador Rupert Murdoch (News Corporation, Fox) haga pie en un multimedios italiano capaz de competir Mediaset, el conglomerado de Silvio Berlusconi, políticamente afín al australiano y, como él, amigo de George W.Bush.

.

Por su parte, el consejo de administración (junta ejecutiva) de Telecom Italia ha frenado el plan del ex presidente, Mario Tronchetti Provera, para escindir Telecom Italia mobili (TIM) del grupo. Esto incluía armar una nueva sociedad para la red física y los medios.

Ambas novedades hicieron que, el lunes, la acción atravesase fuertes altibajos, lo cual preocupó a la Consob. Paralelamene, el nuevo CEO, Guido Rossi, se apresta a presentarse ante la comisión de comunicaciones (un diario conservador la llama “authority”). En otro frente, la compañía reveló que la venta del 40,5% en Türk Telekom le redituará € 500 millones.

La suma no es gran cosa, si se la compara con una masa de deudas por € 41.300 millones que aquejan a Telecom Italia. En cuanto a la autoridad reguladora, su presidente (Corrado Calabrò) ya le fijó cita a Rossi para estos mismos días. Deberá presentarse junto con el director ejecutivo, Riccardo Ruggiero, y el director de legales, Riccardo Perissich.

Nada de todo eso parece influir en el parlamento, donde la coalición oficialista presiona para que el estado haga valer su acción de oro e impida la separación lisa y llana de TIM. En realidad, lo que la izquierda teme –y la derecha apoya tibiamente- es que el magnate ultraconservador Rupert Murdoch (News Corporation, Fox) haga pie en un multimedios italiano capaz de competir Mediaset, el conglomerado de Silvio Berlusconi, políticamente afín al australiano y, como él, amigo de George W.Bush.

.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades