Taiwán pierde la carrera en innovación

Aunque una vez fue considerada la meca de la innovación la pequeña isla asiática ha entrado en crisis. Sus ingenieros se escapan a China y sus empresas sufren la falta de innovación de los más jóvenes. ¿Hay una salida? 

La industria de electrónicos de consumo masivo ha sufrido una caída en la isla de Taiwán por lo que las empresas están prestándole más atención a la importancia de la innovación puertas adentro. 
Sirven algunas cifras para ilustrar la situación. Las ventas de PC han experimentado una caída importante en el último tiempo y, naturalmente, Taiwán ha amortizado parte del impacto al fabricar 90% de los dispositivos del mundo. Mientras tanto, los teléfonos inteligentes han ganado terreno, un área en la que su vecina, Corea del Sur, le lleva varias cabezas. Samsung lidera el crecimiento en teléfonos inteligentes, tabletas y electrodomésticos. 
Tanto Foxconn como Acer reportaron pérdidas en el primer trimestre que rondan 19% con respecto al mismo periodo del año anterior. Otro gigante HTC vio bajar sus ventas 37% este año.  Por su parte la china Lenovo logró mejorar sus precios porque el trabajo es considerablemente más barato que en Taiwán, siendo la única de los cinco fabricantes de computadoras en lograr ganancias este año. 
Estados Unidos gana por otro lado, el de la innovación. Tanto Apple como Google y Amazon han creado productos innovadores que han roto paradigmas en IT. Tanto es así que Microsoft, tradicionalmente adverso al hardware, sacó su tableta Surface el año pasado. Dicen los especialistas que es un mensaje a los ingenieros taiwaneses: la innovación, claramente, está viniendo desde otro lado. 
La excepción que confirma la regla es Asus. Sus tabletas con Android lograron superar a Amazon en dispositivos vendidos en 2013, convirtiéndose en el tercer jugador global en el mercado de las tabletas después de Apple y Samsung. De hecho, sus ventas han crecido 16%. 
El problema en Taiwán no es original sino bastante parecido al que enfrentan todos los países del mundo que quieren dedicarse a la innovación tecnológica y a su comercialización. En el caso del pequeño país asiático se trata de no perder más terreno del necesario: no se puede seguir mirando a ingenieros de más de 60 sino crecer desde la base etaria puertas adentro de las empresas y universidades. El gobierno ha respondido iniciando programas de becas para que los más emprendedores puedan comercializar sus ideas. Es que la fuga de cerebros es más seria de lo que se cree: muchos taiwanesas capacitados que saben hablar chino mandarín huyen al gigante asiático en busca de mejores empleos. 
Desde el sector privado han aumentado los presupuestos de Investigación y Desarrollo para estimular a más profesionales a quedarse y a dinamizar el proceso de invención. Tal vez esa sea la proverbial luz al final del camino que los traiga devuelta a la tierra de los jugadores relevantes. 
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades