Suez-Gaz de France: fusión a punto de caer por presiones judiciales

A juicio del mercado, la sonada unión -€ 42,900 millones- entre una firma privada (Suez) y una pública (GdF), forzada por el gobierno francés, está por colapsar. El Consejo constitucional postergó el trámite no menos de siete meses.

2 diciembre, 2006

Este matrimonio hubiese generado la segunda empresa de servicios públicos en la Eurozona (la primera es E.On, alemana, a punto de absorber la española Endesa). “Cunde la impresión de que el acuerdo quedará en nada”, presumen analistas de Knight Vinke Asset Management, que administra una cartera donde hay papeles de Suez. Esta compañía belga es la mayor del país en electricidad y la segunda del mundo en aguas corrientes. Pero su trayectoria internacional incluye fracasos como el argentino.

La máxima instancia judicial francesa dictaminó que la combinación de las dos compañías, radicadas en París, no puede completarse por lo menos hasta junio próximo, cuando toda la zona se abra a la competencia. El motivo especial es que GdF es una sociedad estatal. Este veredicto es el segundo revés sufrido en poco días. En efecto, el 22 de noviembre otro fallo judicial postergaba toda decisión hasta después de los comicios presidenciales, previstos en mayo venidero.

En cierto sentido, ambas instancias han enterrado el proyecto. El partido Socialista –actual oposición- ya había anticipado que, de ganar, bloqueará la fusión. “El futuro de la operación se ha tornad muy incierto”, manifestó Jean Arthuis, presidente del comité senatorial de hacienda. “El fallo del Consejo constitucional hace imposible esta fusión”.

Este matrimonio hubiese generado la segunda empresa de servicios públicos en la Eurozona (la primera es E.On, alemana, a punto de absorber la española Endesa). “Cunde la impresión de que el acuerdo quedará en nada”, presumen analistas de Knight Vinke Asset Management, que administra una cartera donde hay papeles de Suez. Esta compañía belga es la mayor del país en electricidad y la segunda del mundo en aguas corrientes. Pero su trayectoria internacional incluye fracasos como el argentino.

La máxima instancia judicial francesa dictaminó que la combinación de las dos compañías, radicadas en París, no puede completarse por lo menos hasta junio próximo, cuando toda la zona se abra a la competencia. El motivo especial es que GdF es una sociedad estatal. Este veredicto es el segundo revés sufrido en poco días. En efecto, el 22 de noviembre otro fallo judicial postergaba toda decisión hasta después de los comicios presidenciales, previstos en mayo venidero.

En cierto sentido, ambas instancias han enterrado el proyecto. El partido Socialista –actual oposición- ya había anticipado que, de ganar, bloqueará la fusión. “El futuro de la operación se ha tornad muy incierto”, manifestó Jean Arthuis, presidente del comité senatorial de hacienda. “El fallo del Consejo constitucional hace imposible esta fusión”.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades