Sprint Nextel declara altas pérdidas y no pagará dividendos

La tercera telefónica móvil de Estados Unidos sufrió un quebranto de US$ 29.450 millones en el cuarto trimestre de 2007. Esto se debe a una fuerte depreciación en el fondo de comercio. La acción cayó 13% al piso en cinco años.

29 febrero, 2008

El trasfondo del asunto remite a un creciente drenaje de abonados, es decir problemas para competir en plaza. Según informa Daniel Hesse, presidente ejecutivo en aprietos, la compañía ha suspendido “sine die” el pago de dividendos. “Debemos reconstruir la marca”, confiesa.

“Francamente, nuestros problemas son peores de cuanto esperábamos”, admite Hesse. En diciembre reemplazó a Gary Forsee y, a dos meses, afronta los mismos dilemas. “Costará mucho recobrar reputación”, teme.

Desde hace tiempo, Sprint Nextel pierde terreno ante rivales más dinámicos, a causa de fallas en redes y servicios a subscriptores. La firma y los analistas esperaban un mal IV trimestre, pero de ningún modo estos números. Tampoco se ha producido algo clave: un buen plan de negocios.

En vez de ello, la compañía sorprendió a Wall Street anunciando ulterior pérdida de abonados. Sólo en este trimestre, se le irán 1.200.000, o sea 75,5% más que los 683.000 en octubre-diciembre. Hasta estas revelaciones, el mercado esperaba apenas 400.000 de drenaje.

El deterioro no para ahí. La propia Sprint Nextel espera una pérdida considerable de subscriptores en el segundo trimestre. En otras palabras, hacia mediados de años estarán en ceustipon la viabilidad de la compañía y su CEO. Algunos barajan la posibilidad de vender SN a un competidor más chico, T-Mobile USA (Deutsche Telekom), que en el IV trimestre ganó 951.000 clientes en Estados Unidos.

El trasfondo del asunto remite a un creciente drenaje de abonados, es decir problemas para competir en plaza. Según informa Daniel Hesse, presidente ejecutivo en aprietos, la compañía ha suspendido “sine die” el pago de dividendos. “Debemos reconstruir la marca”, confiesa.

“Francamente, nuestros problemas son peores de cuanto esperábamos”, admite Hesse. En diciembre reemplazó a Gary Forsee y, a dos meses, afronta los mismos dilemas. “Costará mucho recobrar reputación”, teme.

Desde hace tiempo, Sprint Nextel pierde terreno ante rivales más dinámicos, a causa de fallas en redes y servicios a subscriptores. La firma y los analistas esperaban un mal IV trimestre, pero de ningún modo estos números. Tampoco se ha producido algo clave: un buen plan de negocios.

En vez de ello, la compañía sorprendió a Wall Street anunciando ulterior pérdida de abonados. Sólo en este trimestre, se le irán 1.200.000, o sea 75,5% más que los 683.000 en octubre-diciembre. Hasta estas revelaciones, el mercado esperaba apenas 400.000 de drenaje.

El deterioro no para ahí. La propia Sprint Nextel espera una pérdida considerable de subscriptores en el segundo trimestre. En otras palabras, hacia mediados de años estarán en ceustipon la viabilidad de la compañía y su CEO. Algunos barajan la posibilidad de vender SN a un competidor más chico, T-Mobile USA (Deutsche Telekom), que en el IV trimestre ganó 951.000 clientes en Estados Unidos.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades