Sellada la fusión de US Airways y American Airlines

Luego de un prolongado periodo de negociaciones ambas aerolíneas aceptaron la fusión que crea la compañía más grande de Estados Unidos,  que llevará el nombre de American Airlines. 

14 febrero, 2013

Tal como se había anunciado a principios de febrero, los directorios de ambas compañías aprobaron unánimemente el acuerdo, valuado en US$ 11.000 millones, según se difundió esta mañana. De acuerdo con los términos del acuerdo, los accionistas de US Airways tendrán 28% de la aerolínea combinada, mientras que 72% estará en poder de  accionistas, deudores, sindicatos y empleados de AMR (la empresa holding de American Airlines).

La nueva empresa tendrá el tamaño y la fuerza necesarias para competir con United Airlines y Delta Air Lines,  que también crecieron con fusiones propias en años recientes. 

Pero mientras United y Delta pasaron por quiebras y fusiones en los últimos diez años, American  fue gradualmente perdiendo terreno y acumulando deudas que llegaron a totalizar más de US$ 12.000 millones desde 2001. Fue la última de las grandes aerolíneas en recurrir a la convocatoria de acreedores para reorganizar su necogio en noviembre 2011. 

La ola de grandes fusiones en la industria ha creado aerolíneas más sanas y más rentables que están en mejores condiciones de invertir en nuevos aviones y productos, incluyendo Wi-Fi, pantallas de entretenimiento individual y asientos más cómodos para los pasajeros de negocios. 

Pero las fusiones preocupan a los defensores de los consumidores, quienes dicen que menos aerolíneas significará, en el largo, plazo, aumentos en los pasajes. 

W. Douglas Parker, CEO y presidente del directorio de US Airways, será CEO de la compañía fusionada; y Thomas W. Horton, actual CERO y presidente del directorio de American, presidirá el directorio de la nueva compañía. 

La fusión todavía debe ser aprobada por el juez de la quiebra de American y por los accionistas de US Airways. Además tendrá que ser revisada por la división antimonopólica del Departamento de Justicia, aunque los analistas suponen que los reguladores van a dar vía libre a la operación. Si se aprueba, las cuatro grandes aerolíneas de la nación – American, United, Delta y Southwest Airlines, controlarían casi 70% del mercado interno. 

El mahyor desafío para la compañía fusionada, que se llamará American Airlines, será integrar operaciones en los próximos dos años. 

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades