Se cree que DaimlerChrysler tomará una parte minoritaria en GM

Según el “Financial times” y el “Frankfurter allegemeine”, se canjearán acciones como forma indirecta de vender Chrysler Group a General Motors. O sea, Detroit pasará de tres a dos grandes automotrices, como en un remoto pasado.

27 febrero, 2007

Por una parte, fuentes de DaimlerChrysler señalan que ésa es una entre tres o cuatro posibilidades que se manejan en discretas conversaciones. Por la otra, oficialmente nadie abre la boca, aunque ejecutivos de ambos lados deslizan trascendidos a los medios.

Otra solución puede ser, como se baraja en Alemania, una venta a fondos privados, a cambio de mayor liquidez. Ello derivaría en una compra apalancada, quizá lo peor que puede sucederle a una empresa de la economía física. Existe en este plano una variante más potable: incorporar inversores industriales al paquete Chrysler.

En cuarto lugar, varios medios especializados prefieren una opción más directa: escindir Chrysler Group y colocar el futuro paquete en la bolsa. Sin duda, el periódico londinense –muy proclive a este tipo de maniobras, que a veces le cuestan caro- se ha lanzado a promover la primera posibilidad.

En su óptica, hay ventajas claras. Por ejemplo, Daimler-Benz obtendría sinergias y ahorro de costos por varios miles de millones. Al menos dos accionistas institucionales apoyarán esta salida, considerada técnicamente más lógica. Ello le evitaría a GM desembolsos financieros (la compañía no tiene caja suficiente, por ahora).

Al respecto, algunos analistas recuerdan que las deudas de las tres automotrices de Detroit están en categoría chatarra desde hace bastante tiempo y eso les dificulta juntar fondos. Eso sí, hay una cosa evidente: casi nadie apuesta a la continuidad del malhadado matrimonio DaimlerChyser. Ni a la de Dieter Zetsche, Tommaso LaSorda ni otros directivos.

Por una parte, fuentes de DaimlerChrysler señalan que ésa es una entre tres o cuatro posibilidades que se manejan en discretas conversaciones. Por la otra, oficialmente nadie abre la boca, aunque ejecutivos de ambos lados deslizan trascendidos a los medios.

Otra solución puede ser, como se baraja en Alemania, una venta a fondos privados, a cambio de mayor liquidez. Ello derivaría en una compra apalancada, quizá lo peor que puede sucederle a una empresa de la economía física. Existe en este plano una variante más potable: incorporar inversores industriales al paquete Chrysler.

En cuarto lugar, varios medios especializados prefieren una opción más directa: escindir Chrysler Group y colocar el futuro paquete en la bolsa. Sin duda, el periódico londinense –muy proclive a este tipo de maniobras, que a veces le cuestan caro- se ha lanzado a promover la primera posibilidad.

En su óptica, hay ventajas claras. Por ejemplo, Daimler-Benz obtendría sinergias y ahorro de costos por varios miles de millones. Al menos dos accionistas institucionales apoyarán esta salida, considerada técnicamente más lógica. Ello le evitaría a GM desembolsos financieros (la compañía no tiene caja suficiente, por ahora).

Al respecto, algunos analistas recuerdan que las deudas de las tres automotrices de Detroit están en categoría chatarra desde hace bastante tiempo y eso les dificulta juntar fondos. Eso sí, hay una cosa evidente: casi nadie apuesta a la continuidad del malhadado matrimonio DaimlerChyser. Ni a la de Dieter Zetsche, Tommaso LaSorda ni otros directivos.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades