Se completa la venta de Quilmes a un grupo internacional

Presentada como novedad, se trata realmente de ampliar de 56 a 91% el control de AmBev. Ello a cambio de US$ 1.200 millones, en la mayor operación de su tipo realizada en el país.

14 abril, 2006

En otras palabras, la marca Quilmes termina de internacionalizarse, pues tampoco su controlante (American Beverages) es del todo brasileña. AmBev, en efecto, forma parte de International Beverages (InBev), un grupo en parte belga. Por lo demás, hace mucho que los Bemberg –fundadores de la cervecería en 1887, 27 años después de Bieckert- tienen sus intereses en Luxemburgo, un “off shore” que inexplicablemente subsiste de la Eurozona. En el país, apenas restan las ruinosas residencias familiares en Quilmes y Hudson.

Tan es así que el 9% restante del paquete cotiza en la bolsa del gran ducado. En este momento, InBev es la fabricante más grande de cervezas en todo el globo. Factura alrededor de US$ 14.000 anuales y había ingresado a Quilmes en 2002, tras tomar una participación minoritaria. En cuanto a los vendedores, forman Beverages Associates Corporation y descienden de tres clanes: Bemberg, Miguens y Sainz Vicuña.

Más tarde, AmBev fue comprando acciones hasta llegar a 56% del paquete. En la actualidad, Quilmes S.A. (Quinsa) vende más de US$ 770 millones anuales, obtiene utilidades netas por alrededor de 60 millones y sus activos, en 2004, ascendían a US$ 1.520 millones. Su marcas más relevantes son la epónima e Iguana. No hace mucho, tenía Heineken, pero era rival de AmBev en Brasil y fue escindida. Ahora, debe vender Bieckert –la marca industrial más antigua sobreviviente- y Palermo. También maneja Pepsi y Eco de los Andes. En cuanto al gigante InBev, posee marcas como la alemana Beck, la belga Stella Artoi y la danesa Høgaarden.

En otras palabras, la marca Quilmes termina de internacionalizarse, pues tampoco su controlante (American Beverages) es del todo brasileña. AmBev, en efecto, forma parte de International Beverages (InBev), un grupo en parte belga. Por lo demás, hace mucho que los Bemberg –fundadores de la cervecería en 1887, 27 años después de Bieckert- tienen sus intereses en Luxemburgo, un “off shore” que inexplicablemente subsiste de la Eurozona. En el país, apenas restan las ruinosas residencias familiares en Quilmes y Hudson.

Tan es así que el 9% restante del paquete cotiza en la bolsa del gran ducado. En este momento, InBev es la fabricante más grande de cervezas en todo el globo. Factura alrededor de US$ 14.000 anuales y había ingresado a Quilmes en 2002, tras tomar una participación minoritaria. En cuanto a los vendedores, forman Beverages Associates Corporation y descienden de tres clanes: Bemberg, Miguens y Sainz Vicuña.

Más tarde, AmBev fue comprando acciones hasta llegar a 56% del paquete. En la actualidad, Quilmes S.A. (Quinsa) vende más de US$ 770 millones anuales, obtiene utilidades netas por alrededor de 60 millones y sus activos, en 2004, ascendían a US$ 1.520 millones. Su marcas más relevantes son la epónima e Iguana. No hace mucho, tenía Heineken, pero era rival de AmBev en Brasil y fue escindida. Ahora, debe vender Bieckert –la marca industrial más antigua sobreviviente- y Palermo. También maneja Pepsi y Eco de los Andes. En cuanto al gigante InBev, posee marcas como la alemana Beck, la belga Stella Artoi y la danesa Høgaarden.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades

    [honeypot honeypot-mercado-1 id:honeypot-mercado-1]

    Revista Mercado