Ratifican la actividad automotriz argentina

Ratazzi confirmó la permanencia de todas las terminales que producen en la Argentina y elogió las últimas medidas implementadas por economía, en un documento que fue entregado a Cavallo.

(NA). – El titular de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), Cristiano Ratazzi, aseguró ayer (lunes 2) que la diez terminales que trabajan en la Argentina se quedarán en el país y elogió las últimas medidas económicas implementadas por el ministro Domingo Cavallo, pues consideró que gracias a ellas “se revirtió una situación que era francamente caótica”.

“Las medidas son correctas. Si en el sector automotriz logramos costos competitivos, podremos bajar las brechas grandes que en esta materia existen con otros mercados, como el brasileño”, indicó el empresario, quien se mostró a favor de potenciar el comercio con Brasil.

En el marco de la presentación de un informe sectorial realizado por la consultora Booz Allen, Ratazzi aseguró que durante el mes en curso, Adefa estará en condiciones de evaluar el impacto de estas medidas sobre el sector.

El ejecutivo aseguró que las diez terminales que están radicadas en la Argentina “se van a quedar aquí, pues pensamos en un país que funciona. La recesión no va a quedarse para siempre, pues eso no se refleja en las variables macroeconómicas”.

No obstante, el presidente de Fiat Argentina afirmó que, en la actualidad, “no hay ningún proyecto de inversión” de las terminales, pero remarcó que “esto puede cambiar en el mediano plazo”.

Además, el dirigente remarcó que “en este sistema hiperregulado que se armó hace dos años, donde producir era casi un circo, las terminales no se han ido a Brasil”.

“Sólo lo hicieron los autopartistas, que en las condiciones actuales tendrían que evaluar su retorno a la Argentina”, dijo.

Ratazzi elogió también la decisión oficial de negociar con los Estados Unidos y la Unión Europea a través del Mercosur, y subrayó la relación que existe entre la Argentina y Brasil a nivel comercial, especialmente en el marco de la industria automotriz.

Minutos antes, durante la presentación del informe, Jorge Forteza –ejecutivo de Booz Allen– resaltó que el mercado automotriz argentino “es pequeño en términos globales, está en el límite de la viabilidad para producir localmente y solo adquiere relevancia estratégica dentro del Mercosur”.

El documento, que lleva por título “La industria automotriz en la Argentina: estado de situación y escenarios de desarrollo futuro”, ya está en manos de Cavallo.

En ese trabajo, se advirtió que todas las terminales “están reviendo su posición en aquellos países donde se fabrican menos de 500.000 unidades anuales”, como la Argentina, aunque, luego, Ratazzi ratificó la permanencia de todas las terminales que producen en la Argentina.

En tal sentido, el informe señaló que la recuperación de la actividad automotriz argentina se basa en tres pilares: mercado interno, Mercosur y exportaciones extra-zona.

A la vez, detectó como factores que perjudican el desarrollo de la industria a los “bajos niveles de productividad y baja especialización de la producción; las diferencias sustanciales de costos en insumos críticos dentro del Mercosur y los elevados aportes patronales”, entre otros. Con respecto a los costos, el informe indicó que producir un auto en la Argentina cuesta entre 20 y 30% más que en Brasil o Europa.

(NA). – El titular de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), Cristiano Ratazzi, aseguró ayer (lunes 2) que la diez terminales que trabajan en la Argentina se quedarán en el país y elogió las últimas medidas económicas implementadas por el ministro Domingo Cavallo, pues consideró que gracias a ellas “se revirtió una situación que era francamente caótica”.

“Las medidas son correctas. Si en el sector automotriz logramos costos competitivos, podremos bajar las brechas grandes que en esta materia existen con otros mercados, como el brasileño”, indicó el empresario, quien se mostró a favor de potenciar el comercio con Brasil.

En el marco de la presentación de un informe sectorial realizado por la consultora Booz Allen, Ratazzi aseguró que durante el mes en curso, Adefa estará en condiciones de evaluar el impacto de estas medidas sobre el sector.

El ejecutivo aseguró que las diez terminales que están radicadas en la Argentina “se van a quedar aquí, pues pensamos en un país que funciona. La recesión no va a quedarse para siempre, pues eso no se refleja en las variables macroeconómicas”.

No obstante, el presidente de Fiat Argentina afirmó que, en la actualidad, “no hay ningún proyecto de inversión” de las terminales, pero remarcó que “esto puede cambiar en el mediano plazo”.

Además, el dirigente remarcó que “en este sistema hiperregulado que se armó hace dos años, donde producir era casi un circo, las terminales no se han ido a Brasil”.

“Sólo lo hicieron los autopartistas, que en las condiciones actuales tendrían que evaluar su retorno a la Argentina”, dijo.

Ratazzi elogió también la decisión oficial de negociar con los Estados Unidos y la Unión Europea a través del Mercosur, y subrayó la relación que existe entre la Argentina y Brasil a nivel comercial, especialmente en el marco de la industria automotriz.

Minutos antes, durante la presentación del informe, Jorge Forteza –ejecutivo de Booz Allen– resaltó que el mercado automotriz argentino “es pequeño en términos globales, está en el límite de la viabilidad para producir localmente y solo adquiere relevancia estratégica dentro del Mercosur”.

El documento, que lleva por título “La industria automotriz en la Argentina: estado de situación y escenarios de desarrollo futuro”, ya está en manos de Cavallo.

En ese trabajo, se advirtió que todas las terminales “están reviendo su posición en aquellos países donde se fabrican menos de 500.000 unidades anuales”, como la Argentina, aunque, luego, Ratazzi ratificó la permanencia de todas las terminales que producen en la Argentina.

En tal sentido, el informe señaló que la recuperación de la actividad automotriz argentina se basa en tres pilares: mercado interno, Mercosur y exportaciones extra-zona.

A la vez, detectó como factores que perjudican el desarrollo de la industria a los “bajos niveles de productividad y baja especialización de la producción; las diferencias sustanciales de costos en insumos críticos dentro del Mercosur y los elevados aportes patronales”, entre otros. Con respecto a los costos, el informe indicó que producir un auto en la Argentina cuesta entre 20 y 30% más que en Brasil o Europa.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades