Petrobras: más de US$ 110 M en multas

En lo que va del año la firma brasileña fue responsable de ocho derrames de petróleo, uno de ellos, el de julio pasado en el afluente del Iguazú, se constituyó en el accidente ambiental más importante de la región.

11 noviembre, 2000

(EFE).- La estatal brasileña Petrobras, que el lunes pasado fue sancionada por su responsabilidad en un nuevo derrame de petróleo -el octavo del año- y se ha convertido en la empresa más multada por accidentes ambientales, debe unos US$ 114 millones en multas por daños ecológicos.

Según un informe divulgado ayer (viernes 10) por el diario O Estado de Sao Paulo, Petrobras ha recibido 14 multas por su responsabilidad en ocho derrames de petróleo ocurridos este año y tan sólo ha saldado dos de dichas sanciones.

Las multas pagadas apenas suman 54 millones de reales (unos US$ 27,7 millones), en tanto que la estatal adeuda 223 millones de reales (unos US$ 114 millones) tanto al estatal Instituto Brasileño de Medio Ambiente como a secretarias regionales de medio ambiente de varios estados del país.

La deuda no incluye los US$ 500.000 de la multa que la secretaría de medio ambiente de Sao Paulo impuso a la empresa el pasado lunes por su responsabilidad en un derrame de crudo ocurrido el sábado en el litoral de ese estado.

Los 86.000 litros de petróleo vertidos por el carguero chipriota Verginia II, contratado por Petrobras para transportes internos de crudo, afectaron seis playas vecinas al puerto de Sao Sebastiao.

El del sábado fue el octavo derrame de petróleo provocado por Petrobras este año.

El accidente más grave se registró a mediados de julio, cuando un oleoducto de una refinería de Petrobras en el sureño estado de Paraná reventó y vertió unos cuatro millones de litros de crudo en un afluente del río Iguazú.

El de Paraná fue el peor accidente ambiental ocurrido en Brasil en los últimos 25 años y le costó a la empresa multas por 172 millones de reales (unos US$ 88 millones).

En enero pasado, un oleoducto submarino de la empresa filtró 1,3 millones de litros de petróleo en la bahía de Guanabara, que baña las costas de la zona norte de Río de Janeiro, y provocó graves daños a un delicado ecosistema de manglares así como pérdidas millonarias a miles de pescadores.

(EFE).- La estatal brasileña Petrobras, que el lunes pasado fue sancionada por su responsabilidad en un nuevo derrame de petróleo -el octavo del año- y se ha convertido en la empresa más multada por accidentes ambientales, debe unos US$ 114 millones en multas por daños ecológicos.

Según un informe divulgado ayer (viernes 10) por el diario O Estado de Sao Paulo, Petrobras ha recibido 14 multas por su responsabilidad en ocho derrames de petróleo ocurridos este año y tan sólo ha saldado dos de dichas sanciones.

Las multas pagadas apenas suman 54 millones de reales (unos US$ 27,7 millones), en tanto que la estatal adeuda 223 millones de reales (unos US$ 114 millones) tanto al estatal Instituto Brasileño de Medio Ambiente como a secretarias regionales de medio ambiente de varios estados del país.

La deuda no incluye los US$ 500.000 de la multa que la secretaría de medio ambiente de Sao Paulo impuso a la empresa el pasado lunes por su responsabilidad en un derrame de crudo ocurrido el sábado en el litoral de ese estado.

Los 86.000 litros de petróleo vertidos por el carguero chipriota Verginia II, contratado por Petrobras para transportes internos de crudo, afectaron seis playas vecinas al puerto de Sao Sebastiao.

El del sábado fue el octavo derrame de petróleo provocado por Petrobras este año.

El accidente más grave se registró a mediados de julio, cuando un oleoducto de una refinería de Petrobras en el sureño estado de Paraná reventó y vertió unos cuatro millones de litros de crudo en un afluente del río Iguazú.

El de Paraná fue el peor accidente ambiental ocurrido en Brasil en los últimos 25 años y le costó a la empresa multas por 172 millones de reales (unos US$ 88 millones).

En enero pasado, un oleoducto submarino de la empresa filtró 1,3 millones de litros de petróleo en la bahía de Guanabara, que baña las costas de la zona norte de Río de Janeiro, y provocó graves daños a un delicado ecosistema de manglares así como pérdidas millonarias a miles de pescadores.

Compartir:
Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades