Napocor e Impsa reanudan negociaciones

La firma filipina y la empresa de construcciones del grupo Pescarmona intentan reiniciar las conversaciones para recomponer el acuerdo de 1998.

(EFE).- La empresa estatal filipina National Power Corp. (Napocor) y la argentina Industrias Metalúrgicas Pescarmona Sociedad Anónima (Impsa) Asia Ltd. se reunirán próximamente para tratar sus desacuerdos sobre un contrato firmado en noviembre de 1998, informó la prensa local.

El presidente de Napocor y ministro de Energía, Mario Tiaoqui, aseguró que, incluso si la disputa llegara a los tribunales internacionales, no será un obstáculo para la finalización de las obras de la hidroeléctrica Caliraya-Botocan-Kalayaan (CBK), en parte de las cuales intervino Impsa.

Tiaoqui indicó que Napocor, que prevé un largo enfrentamiento en los tribunales con Impsa, puede permitirse retrasar la finalización del proyecto un par de años debido al exceso de capacidad energética en el país.

Aunque CBK se considera una planta reguladora para equilibrar la oferta y demanda de electricidad, Tiaoqui reiteró que su puesta en marcha no es necesaria de momento.

“Tenemos exceso de energía en la industria y continuaremos teniendo ese exceso hasta 2005. Cuando tengamos todas las plantas de energía situadas no hay duda de que CBK será necesaria aún. Pero en estos momentos, no lo necesitamos”, dijo el presidente de Napocor.

Napocor tiene previsto completar el proyecto CBK en enero de 2003, a tiempo del inicio de suministro de gas natural proveniente de la planta de extracción costera de Malampaya, en Palawan, para alimentar tres centrales eléctricas, cuya producción conjunta se estima en 3.000 megavatios.

La cancelación del proyecto de construcción, rehabilitación, operación y transferencia con Impsa obliga a Napocor a pagar sólo el coste de la reparación de la planta Kalayaan 2 por parte de la firma argentina, que Impsa calcula en unos US$ 80 millones, agregó Tiaoqui.

“Forma parte del acuerdo suplementario que les permite reembolsar lo que hayan desembolsado en el proyecto a falta de la efectividad del contrato. No veo que haya ninguna violación (por parte de Napocor) porque el contrato ha sido cancelado. Y, por otra parte, la reparación de la planta y este reembolso no tienen nada que ver con el contrato mismo”, explicó el ministro.

Añadió que el desembolso de US$ 80 millones por parte de Impsa no puede considerarse una señal de un compromiso total hacia el proyecto.

(EFE).- La empresa estatal filipina National Power Corp. (Napocor) y la argentina Industrias Metalúrgicas Pescarmona Sociedad Anónima (Impsa) Asia Ltd. se reunirán próximamente para tratar sus desacuerdos sobre un contrato firmado en noviembre de 1998, informó la prensa local.

El presidente de Napocor y ministro de Energía, Mario Tiaoqui, aseguró que, incluso si la disputa llegara a los tribunales internacionales, no será un obstáculo para la finalización de las obras de la hidroeléctrica Caliraya-Botocan-Kalayaan (CBK), en parte de las cuales intervino Impsa.

Tiaoqui indicó que Napocor, que prevé un largo enfrentamiento en los tribunales con Impsa, puede permitirse retrasar la finalización del proyecto un par de años debido al exceso de capacidad energética en el país.

Aunque CBK se considera una planta reguladora para equilibrar la oferta y demanda de electricidad, Tiaoqui reiteró que su puesta en marcha no es necesaria de momento.

“Tenemos exceso de energía en la industria y continuaremos teniendo ese exceso hasta 2005. Cuando tengamos todas las plantas de energía situadas no hay duda de que CBK será necesaria aún. Pero en estos momentos, no lo necesitamos”, dijo el presidente de Napocor.

Napocor tiene previsto completar el proyecto CBK en enero de 2003, a tiempo del inicio de suministro de gas natural proveniente de la planta de extracción costera de Malampaya, en Palawan, para alimentar tres centrales eléctricas, cuya producción conjunta se estima en 3.000 megavatios.

La cancelación del proyecto de construcción, rehabilitación, operación y transferencia con Impsa obliga a Napocor a pagar sólo el coste de la reparación de la planta Kalayaan 2 por parte de la firma argentina, que Impsa calcula en unos US$ 80 millones, agregó Tiaoqui.

“Forma parte del acuerdo suplementario que les permite reembolsar lo que hayan desembolsado en el proyecto a falta de la efectividad del contrato. No veo que haya ninguna violación (por parte de Napocor) porque el contrato ha sido cancelado. Y, por otra parte, la reparación de la planta y este reembolso no tienen nada que ver con el contrato mismo”, explicó el ministro.

Añadió que el desembolso de US$ 80 millones por parte de Impsa no puede considerarse una señal de un compromiso total hacia el proyecto.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades