Merkel arregló con Obama y Opel será para Magna-Gaz

Tocará al grupo ruso-australiano hacerse cargo de Opel-Vauxhall. Tras un veloz acuerdo entre el presidente norteamericano y la canciller de Alemania, General Motors se saca de encima un problema y encara, este lunes, la quiebra negociada.

Sum&aacute;ndose a Sergio Marchionne (&ldquo;eso parec&iacute;a una opereta&rdquo;), Giulio Tremonti, ministro de econom&iacute;a fue tambi&eacute;n duro. &ldquo;Dieron vuelta las cosas en plena carrera. Mientras Fiat &ndash;se&ntilde;al&oacute;- jugaba con criterios de mercado, ellos empleaban los del rugby&rdquo;. Pero la oposici&oacute;n denuncia la pasividad de Silvio Berlusconi, que no defendi&oacute; a la industria italiana. <br />
<br />
En lo que medios brit&aacute;nicos llaman ya &ldquo;coalici&oacute;n Opel&rdquo;, ir&oacute;nica alusi&oacute;n a la &ldquo;grosse Koalition&rdquo; cuya suerte electoral se juega en septiembre. Por su parte, medios franceses sospechan una &ldquo;alianza f&aacute;ctica&rdquo; entre Washington, Berl&iacute;n, Mosc&uacute; y &ndash;sigilosamente- Volkswagen. En efecto, este fin de semana Barack Obama y Merkel no dejaban el tel&eacute;fono. <br />
<br />
Por cierto, este proceso corr&iacute;a paralelo a una borrascosa interna en el gabinete alem&aacute;n. El componente sociadem&oacute;crata de la coalici&oacute;n jug&oacute; abiertamente por la propuesta Magna-Gaz y su gestor, el Sbyerbank. Ahora canta victoria sobre el democristiano Karl-Teodor von &amp; zu Guttenberg, ministro de econom&iacute;a. <br />
<br />
El propio presidente del partido sociadem&oacute;crata, Torsten Sch&auml;ffer-G&uuml;mbel, proclam&oacute; haber vencido &ldquo;al bar&oacute;n negro b&aacute;varo, que coqueteaba con una oferta poco solvente&rdquo;. Pero este desenlace abre una brecha entre el PSD y una opini&oacute;n p&uacute;blica renuente a rescatar empresas con fondos p&uacute;blicos. Eso puede sentirse en los comicios generales. <br />
<br />
Tal como quedan las cosas, el consorcio que toma Opel-Vauxhall-Saab contar&aacute; con &euro; 4.500 millones de financiamiento estatal, inclusive un cr&eacute;dito puente de 1.500 millones garantizado por Berl&iacute;n y cuatro estados federales. Magma pone apenas &euro; 300 millones, m&aacute;s 700 millones de Sbyerbank. Nada de este dinero va a GM. <br />
<br />
Magna-Gaz tendr&aacute; 20% del futuro paquete, 35% va a Sbyerbank, igual proporci&oacute;n recibir&aacute; GM (donde el estado norteamericano controla 70%) y el restante 10% se reparte entre el personal y los concesionarios europeos. <br />
Otro factor de mal efecto electoral ser&aacute;n los despidos. Sumar&aacute;n 11.000, de los cuales 2.600 en Alemania y el resto en Espa&ntilde;a, Gran Breta&ntilde;a (Vauxhall), B&eacute;lgica y Polonia. Queda por verse qu&eacute; suceder&aacute; con las operaciones de GM en Sudam&eacute;rica, que interesaban a Fiat-Chrysler. <br />

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades