Merck arreglará en US$ 4.850 millones las 27.000 demandas por Vioxx

Tres años luego de retirar el específico, la norteamericana Merck pagará US$ 4.850 millones para cerrar 27.000 acciones colectivas. Las iniciaron personas a cuyo juicio ellas o sus allegados sufrieron daños colaterales y hasta la muerte.

8 noviembre, 2007

Naturalmente, la información dentro o fuera de los envases no alertaba obre determinadas contraindicaciones no reacciones alérgicas al analgésico. El arreglo –uno de los mayores en el fuero- sigue a casi veinte causas civiles abiertas desde 2005, desde Nuevo Jersey hasta California. Tras perder un primer caso por US$ 253 millones, Merck fue ganando la mayoría del resto en la etapa oral –algunos sospecharon presiones sobre jurados-, a los litigantes no es quedaba casi otra opción que arreglar. Esto ha sido negocio redondo para la compañía.

Esta salida contribuirá a que la farmoquímica reduzca gastos jurídicos, que hoy alcanzaban algo más de US$ 600 millones. Jueces en Luisiana, Nuevo Jersey y California urgían llegar a acuerdos, antes de otra ola de acciones colectivas, prevista para enero. Pocas veces tanto magistrados se ha desvelado por los problemas de una empresa.

El arreglo todavía puede capotar pero, en general, abogados familiarizados con el tema no creen que eso suceda. El convenio recién tendrá vigencia una vez que 85% de los demandantes haya desistido de sus litigios. A cambio, percibirán indemnizaciones según graves de daños sufridos por ellos o terceros y el tiempo que estuvieron tomando Vioxx. Por supuesto, las causas que implican decesos exigen cierres separados y montos superiores.

Puesto que las 27.000 demandas colectivas abarcan 47.000 grupos de litigantes, el accionante promedio percibirá poco más de US$ 100.000 brutos. Gastos y honorarios legales por lo común representan 40 a 50% de esa suma, lo cual subraya el carácter leonino de los estudios norteamericanos.

Hicieron falta varias semanas de negociaciones entre Merck y el comité de abogados que timonea el asunto y representa a quienes litigaron ante instancias federales por la mayoría de los 47.000 grupos. No obstante, el arrreglo no cierra investigaciones ni causas en escala federal y estadual. Esto explica que, al presente, Merck haya gastado más de US$ 1.200 millones en litigios alrededor de Vioxx. Este monto y el del arreglo parecen altos pero apenas equivalen a las utilidades de un año para la tercera farmoquímica norteamericana.

En realidad, quienes emergen mejor son los abogados. Sus estudios tal vez se quedarán con US$ 2.000 millones de los 4.850 millones pactados: un jugoso 41,2%. Por supuesto, Merck también sale bien parada: en 2005, varios analistas estimaban que Vioxx le costaría entre US$ 10.000 y 25.000 millones.

Naturalmente, la información dentro o fuera de los envases no alertaba obre determinadas contraindicaciones no reacciones alérgicas al analgésico. El arreglo –uno de los mayores en el fuero- sigue a casi veinte causas civiles abiertas desde 2005, desde Nuevo Jersey hasta California. Tras perder un primer caso por US$ 253 millones, Merck fue ganando la mayoría del resto en la etapa oral –algunos sospecharon presiones sobre jurados-, a los litigantes no es quedaba casi otra opción que arreglar. Esto ha sido negocio redondo para la compañía.

Esta salida contribuirá a que la farmoquímica reduzca gastos jurídicos, que hoy alcanzaban algo más de US$ 600 millones. Jueces en Luisiana, Nuevo Jersey y California urgían llegar a acuerdos, antes de otra ola de acciones colectivas, prevista para enero. Pocas veces tanto magistrados se ha desvelado por los problemas de una empresa.

El arreglo todavía puede capotar pero, en general, abogados familiarizados con el tema no creen que eso suceda. El convenio recién tendrá vigencia una vez que 85% de los demandantes haya desistido de sus litigios. A cambio, percibirán indemnizaciones según graves de daños sufridos por ellos o terceros y el tiempo que estuvieron tomando Vioxx. Por supuesto, las causas que implican decesos exigen cierres separados y montos superiores.

Puesto que las 27.000 demandas colectivas abarcan 47.000 grupos de litigantes, el accionante promedio percibirá poco más de US$ 100.000 brutos. Gastos y honorarios legales por lo común representan 40 a 50% de esa suma, lo cual subraya el carácter leonino de los estudios norteamericanos.

Hicieron falta varias semanas de negociaciones entre Merck y el comité de abogados que timonea el asunto y representa a quienes litigaron ante instancias federales por la mayoría de los 47.000 grupos. No obstante, el arrreglo no cierra investigaciones ni causas en escala federal y estadual. Esto explica que, al presente, Merck haya gastado más de US$ 1.200 millones en litigios alrededor de Vioxx. Este monto y el del arreglo parecen altos pero apenas equivalen a las utilidades de un año para la tercera farmoquímica norteamericana.

En realidad, quienes emergen mejor son los abogados. Sus estudios tal vez se quedarán con US$ 2.000 millones de los 4.850 millones pactados: un jugoso 41,2%. Por supuesto, Merck también sale bien parada: en 2005, varios analistas estimaban que Vioxx le costaría entre US$ 10.000 y 25.000 millones.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades