MasterCard arregla en un juicio por US$ $39.000 millones

Horas antes del juicio, MasterCard International –segundo emisor mundial de tarjetas- llegó a arreglo en un litigio por US$ 39.000 millones. La otra demandada, Visa, no pudo impedir el pleito. Wal-Mart es una de las litigantes.

Los términos del arreglo posiblemente se conozcan recién después de que los abogados de Visa USA (la mayor emisora del planeta) interroguen a los miembros del jurado, primer paso del juicio. Un enorme bloque minorista demanda a ambos gigantes por imponer tarjetas de débito –que exigen contrafirmas- junto con las de crédito, bloquear la competencia en el primer rubro y cobrar comisiones excesivas.

“La causa MasterCard se zanjó a ultimísima hora, pero he ordenado a las partes no comentar públicamente los términos”, informó John Gleeson, juez de distrito (Brooklyn) a cargo del litigio. Este mismo magistrado había dictaminado, días atrás, que los demandantes no debían probar que tarjetas de débito y crédito fuesen productos separados, punto clave para una acción antioligopólica.

Gleeson observó, además, que la participación de Visa en el mercado es por demás amplia y “podría forzar a los minoristas a aceptar un producto no deseado”. A criterio de David Balto, experto en prácticas monopólicas y ex director en la Comisión Federal de Comercio, “Visa afronta un reto decisivo, pues el veredicto la pone en evidencia y le abre un calvario en los tribunales”.

Si los minoristas prueban que vincular obligatoriamente tarjetas de débito y crédito viola la ley, podrán negarse a aceptar transacciones con las primeras que exijan contrafirma. A su vez, eso les permitiría a sus clientes usar tarjetas convalidadas vía número de identificación personal, que implican comisiones más bajas. La opción representaría un apreciable descenso de ingresos para los bancos miembros de los sistemas VISA y MasterCard.

Los términos del arreglo posiblemente se conozcan recién después de que los abogados de Visa USA (la mayor emisora del planeta) interroguen a los miembros del jurado, primer paso del juicio. Un enorme bloque minorista demanda a ambos gigantes por imponer tarjetas de débito –que exigen contrafirmas- junto con las de crédito, bloquear la competencia en el primer rubro y cobrar comisiones excesivas.

“La causa MasterCard se zanjó a ultimísima hora, pero he ordenado a las partes no comentar públicamente los términos”, informó John Gleeson, juez de distrito (Brooklyn) a cargo del litigio. Este mismo magistrado había dictaminado, días atrás, que los demandantes no debían probar que tarjetas de débito y crédito fuesen productos separados, punto clave para una acción antioligopólica.

Gleeson observó, además, que la participación de Visa en el mercado es por demás amplia y “podría forzar a los minoristas a aceptar un producto no deseado”. A criterio de David Balto, experto en prácticas monopólicas y ex director en la Comisión Federal de Comercio, “Visa afronta un reto decisivo, pues el veredicto la pone en evidencia y le abre un calvario en los tribunales”.

Si los minoristas prueban que vincular obligatoriamente tarjetas de débito y crédito viola la ley, podrán negarse a aceptar transacciones con las primeras que exijan contrafirma. A su vez, eso les permitiría a sus clientes usar tarjetas convalidadas vía número de identificación personal, que implican comisiones más bajas. La opción representaría un apreciable descenso de ingresos para los bancos miembros de los sistemas VISA y MasterCard.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades