Macron propone devolver arte robado a sus colonias

Despierta una disputa que lleva décadas entre los museos occidentales y los países despojados.

En la década del 80 los viajes a Inglaterra de Melina Mercouri, por entonces Ministro de Cultura de Grecia, eran repetidos y frecuentes. Su obsesión era recuperar los “mármoles del Partenón” que se exhibían – y se siguen exhibiendo – en el Museo Británico. Argumentaba la delegación griega que lo que reclamaban no era una pieza única, como podía ser una estatua individual, sino trozos del frontispicio del Partenón que fueron arrancados por orden de Lord Elgin (embajador inglés ante el Imperio Otomano) con autorización de los turcos que gobernaban Grecia. Hoy la muestra se llama “Los mármoles de Elgin”.

Todos aquellos viajes y todos aquellos reclamos cayeron en saco roto. La posición inmutable del Museo Británico era siempre la misma: Nosotros hemos salvado aquellas piezas. Si hubieran estado todos estos años a la intemperie, expuestas a la polución del aire de Grecia, ya no existirían. Mientras tanto, quien visita Grecia ve un Partenón lleno de partes faltantes. Ésas están en Londres.

Hoy, los curadores y miembros de directorios de los grandes museos del mundo están en estado de que fueran robados a sus colonias africanas de antaño. Para el presidente de Francia, el pasado debe ser enmendado. Y si lo hace Francia, es posible que lo sigan otros, porque el sentimiento mundial ha girado más hacia lo políticamente correcto.

El Museo Británico, el Louvre, el Metropolitan Museum of Art y muchos más vienen siendo centro de controversias similares a la planteada por Mercouri.  Las potencias centrales han saqueado sistemáticamente sus colonias y la situación no se ha corregido hasta la fecha.

Macron dice que “la herencia africana no puede estar prisionera en los museos europeos”. Nombró dos expertos para que desarrollen un plan de acción. Si tienen suerte, las propuestas van a ejercer una fuerte presión moral sobre los museos.

 

Por otro lado hay que reconocer que  los museos son inmensas instituciones enciclopédicas que muestran toda junta la herencia de la humanidad para ser estudiadas y admiradas. Las culturas se ven una al lado de la otra. En muchos casos las colecciones han sido adquiridas en forma legítima. Esas, claro, no estarían cuestionadas por la iniciativa francesa.

 

Los ingleses, que todavía no parecen darse cuenta de que ya no son más un imperio todopoderoso sino un país más, y pequeño por añadidura, sugieren que en última instancia se podría pensar en “prestarles” las piezas a sus países de origen. Así han dicho las autoridades del Victoria & Albert Museum.

Notas Relacionadas

Suscripción Digital

Suscríbase a Mercado y reciba todos los meses la mas completa información sobre Economía, Negocios, Tecnología, Managment y más.

Suscribirse Archivo Ver todos los planes

Newsletter


Reciba todas las novedades de la Revista Mercado en su email.

Reciba todas las novedades